Somewhere in Providencia

Esta isla del tesoro perdida y olvidada en el inmenso océano es para ti

Etiqueta: literatura

El mar invertido

¿Has visto el mar invertido?

¿Sientes la fuerza de sus olas allá arriba?

¿Hueles el aroma a salitre de su silenciosa espuma?

¿Notas las gélidas gotas que se incrustan en tu piel mientras las lejanas aguas se retuercen de furia?

¿Escuchas el silencio que precede a la tempestad?

Hoy amaneció el mar invertido.

Cubriendo el mundo con agitadas ondulaciones grises.

La tormenta esta cerca y será mejor encontrar refugio.

Si este existe para nosotros.

___***___

Anuncios

La boda


Gusta el poeta versar que el amor todo lo puede. Que no tiene barreras ni límites. Que puede aprisionar a cualquiera sin importar edad, estatus o raza. Que ciega y a la vez hace contemplar el mundo con otros sentidos.

Todo eso dice el poeta y puedo dar Fe de que no pueden ser más ciertas sus proclamas.

El y yo. Dos mundos contrarios. Alejados. Dos existencias opuestas. Dos caras de una moneda. Dos locos enamorados que cometieron la locura de mantenerse juntos soñando con hacer posible lo imposible. De darse la mano algún día y avanzar contracorriente hacia el manantial de los prejuicios que nublan la mente de este mundo sordo, mudo y ciego. Vacío.

Y ha llegado el momento. El día más largo. El momento que siempre he soñado. El que llevamos incontables años esperando. Conocernos y ante un altar decir alto y claro “Si quiero” para dar paso a una nueva realidad eternamente juntos.

Ahora que una corona de flores blancas y rosas rodea mi pelo reseco encanecido por el pasar de los años. Los lustros. Siglos de soledad. Insoportable soledad.

Ahora que visto de blanco inmaculado cubriendo la pálida piel con ese tenue azul tintado. Con el velo cubriendo mis rasgos. Mis labios y el irresistible deseo de vestir a mi futuro esposo de besos. Y sentir su corazón latir por los dos desbocado.

Llega la hora. Como es tradición, el novio espera en el altar a la novia. Su fiel compañera en la vida o en la muerte. Para siempre.

Agarro la cola del traje y bajo la empedrada escalinata solemnemente. El carruaje me aguarda. Oscuro como el ébano tirado por lustrosos corceles negros. En sus cojines de seda roja me acomodo y al chasquido de un látigo furioso comienza el trayecto hacia el anhelado futuro. El viaje más largo. Afuera los nevados caminos y bosques se emborronan, mientras sobre las sombrías siluetas de las copas de los pinos una enorme luna llena sangrienta sonríe. Las ruedas giran. Giran y giran como la cíclica vida que nos aguarda juntos. Si mi corazón pudiese latir, hace tiempo habría estallado, haciendo fluir por mis venas un cálido sopló que templaria mi gélida piel haciéndome sentir de nuevo viva.

Y así, después de una eternidad, el carro se detiene a las puertas de una imponente y olvidada catedral de retorcidas formas, indescriptibles cristaleras  de mil colores y macabras efigies adornando sus pétreos muros. Gárgolas suspendidas en cada esquina sosteniendo carámbanos con sus grotescas lenguas bajo los puntiagudos tejados de pizarra cubiertos de nieve. Y la puerta como una enorme boca abierta de par en par dejando que la ventisca haga de testigo de mi triunfal entrada.

El largo pasillo escoltado por hileras de bancos de madera carcomidos está adelante, prácticamente vacío. Una única figura erguida ante el altar, entre las sombras, espera pacientemente a su amada. Su idealizado amor. Acelero el paso, y el eco de los tacones resuena entre las vigas de madera y antiguas cúpulas de piedra.

Al fin puedo contemplar su rostro. Después de tantos años de correspondencia. De espera.

Un hombre cultivado, de unos cuarenta años. De rasgos afilados. Noble sin duda. Enamorado de mis cartas. Mis confesiones e historias de amor verdadero. Poemas de amores de ensueño. Puedo leer su rostro. Reflejo del Alma. Desencajado. Mezcla de miedo, horror y repulsa. Más todo se acaba aceptando si es el amor quien lo ha preparado. Con el repicar de las campanas en las montañas y un beso, en unos instantes estará al igual  que yo muerto. Viviendo la eternidad junto a su auténtico amor. Aquel que carta tras carta escribia versos como estos:

Amor mío
Mi sueño eterno
Bajo una fría luna de invierno
Unamos al fin nuestros cuerpos
Por siempre
Y que jamás
Echemos en falta ese deseo
Que busca arder dentro
Muy adentro.

___***___

Para Carmen.
¡Feliz cumpleaños!

La espada en la roca

“Aquel que saque la espada de la roca ha de ser el futuro y único Rey de Reyes”. Rezaba el texto grabado en la piedra que hacía de soporte a la brillante espada clavada hasta la empuñadura.

Aquel tesoro había aparecido enterrado durante la excavación para los cimientos de mi nueva casa, y dado su innegable valor arqueológico no quise dar parte a las autoridades del hayazgo. Habría paralizado las obras y el filo cogiendo polvo en el sótano de algún museo o formando colas de turistas para hacerse la típica foto intentando sacar la espada.

Pensé que sería un adorno estupendo en el cuarto de baño, frente al “trono”. Después de todo…

¿Quien necesita Reyes?

Microcuento – Siempre la misma historia

Siempre la misma historia. Miró hacia atrás y al observar las pilas de cadáveres ensangrentados y despojos humanos descuartizados sintió una profunda y desgarradora tristeza.

¿Porqué tenían que invocar lo que no debería ser invocado?

___***___

Otro de los Microcuentos que me han publicado en microcuento.es.

Y con este van…

El Tubo

Todos los días maldigo al que nos engañó con el tópico “el trabajo dignifica”. Un ser perverso y cruel que aplastó una existencia como animales en la búsqueda de la supervivencia sin más preocupaciones que acostarse con algo que llevarse al estómago. O vivíamos o moríamos según nuestras fortalezas. Un trato justo. Pero alguien decidió que era más digno levantarse cada día en una rutina interminable para hacer que unos pocos vivan como Reyes y otros supliquemos las migajas. El fuerte toca la campanilla y el débil se desvive para lamer sus botas por si se deja caer alguna moneda de hojalata de forma completamente casual. La muerte sin duda es más digna.

Esa cruel maquinaria esta tan bien engrasada que cualquiera que se desvíe de la ruta trazada es tratado como un paria. El sistema se ha interiorizado de tal forma que hasta el colectivo más inteligente, la mujer, que siempre se mantuvo al margen de esa vorágine que devora nuestras vidas poco a poco llegó a pensar que era un privilegio y luchó por unirse para tirar del arado. Lo consiguió y ahora ya no hay vuelta atrás. Son otros engranajes que giran tirados por los dientes de engranajes más poderosos y ya no existe el tiempo para hacer de lo natural algo normal.

Ya no se recuerda el día en que todos los niños se empezaron a fabricar en laboratorios.

¿Quieres un hijo?

Firmas una hipoteca y lo tienes de catálogo. Nosotros elegimos un niño rubio de pelo rizado y ojos grises. 49% genética mía y 51% de mi pareja. La quiero mucho e hice esa pequeña concesión. Ahora los dos nos vemos abocados a trabajar al menos cuarenta años sin descanso. La moratoria de pago en los préstamos de natalidad implican además de una enorme caida del estatus social, la retirada del retoño y traslado a una cadena de separación de residuos de por vida. Ellos te dan vida, ellos te la quitan, o al menos disponen de ella.

Todos los días me pierdo en estos triviales pensamientos cuando llego al Tubo. El medio de transporte del trabajador mundano de la central de energía solar de la luna, donde por turnos de veinticuatro horas se trabaja sin descanso.

Pero hoy al llegar algo era diferente. Una enorme congregación de trabajadores abarrotaba paralizada el acceso. Se veían en sus rostros reflejada la la sorpresa y la desesperación.

¡El Tubo había sufrido un problema técnico de difícil reparación!

Los altavoces en lugar de dar instrucciones para mantener el orden de entrada al transporte repetían sin cesar un mensaje insólito:

“Estimados trabajadores, se están realizando unas reparaciones en el Tubo que se estima se prolongarán por más de una semana. La compañía les otorga este periodo de vacaciones. Regresen a sus hogares y disfruten del tiempo libre. Muchísimas gracias por su comprensión.”

Aún resuenan esas palabras en mi cabeza como un eco.

“Regresen a sus hogares y disfruten del tiempo libre.”

“Regresen a sus hogares y disfruten del tiempo libre.”

“Regresen a sus hogares y disfruten del tiempo libre.”

¿Y que coño pretenden que hagamos en el tiempo libre?

La fuente

Buscando santuario en un paraje apartado de las miradas ajenas, llegué a una plazuela olvidada por el tiempo al final de una intransitada callejuela tras las irregulares líneas de viejas edificaciones en ruinas. Allí inmutables reposaban las aguas de la fuente.

Una fuente de piedra entre las sombras de enmarañadas hiedras y milenarias higueras cuyas ramas enroscadas elevaban a categoría de arte la caprichosa arquitectura de la naturaleza. Formando cúpulas y arcos de tonos verdes imposibles acompañadas de la orquestación de hojas silbando al son del viento y el murmullo del fluir de las aguas.

Casi se podía palpar la tranquilidad que manaba de las cristalinas aguas reflejando aquel templo que invitaba al culto al pensamiento contemplativo y meditación. Invitación que acepté gustoso saciando la sed con sus heladas aguas y quedándome sentado en su borde respirando la mágica ambientación de aquel lugar que parecía arrancado de antiguos cuentos y leyendas.

Me dejé arrastrar por las ensoñaciones que incitaba, y ante tanta calma en su estado más puro me pareció sentir a mi alrededor la inusual presencia de todos aquellas criaturas que sabiamente ocultan su presencia al ser humano. Hadas y duendes observando tras el follaje. Bailando, cantando, saltando, haciendo cabriolas y el amor entre las ramas, como si este mágico refugio estuviese apartado del mundo, y aquellos seres mitológicos no tuviesen nada que temer del despiadado ser humano.

Cuando desperté de aquel místico sueño estaba ya muerto. El ancestral veneno diluido en las aguas de aquella fuente me arrebató la vida sin dolor ni castigo. Dejando a su vera un cuerpo que parece eternamente dormido, y un espectro que avisa al viajero sediento que no sucumba a este paraje de ensueño, como antes que yo, otros tantos hicieron.

Microcuento – Nubes

Cansado de la tormentosa nube sobre la cabeza y su incansable lluvia, partió en un interminable viaje por todo el mundo buscando fertilizar las tierras yermas y paliar las bocas sedientas.

Regreso a casa

Un día, sin previo aviso, regresó. Los ojos se humedecían según recorría las calles que habían sido su hogar de niñez. Sucias calles en las que se palpaba la ruina y pobreza a cada paso, en cada esquina. Allí aprendió la ley de la calle. El arte del hurto. A luchar por su vida. Sobrevivir. Matar…

Todo seguía tal y como recordaba en el “estercolero”, como si el tiempo se hubiese detenido en el mismo instante en que puso los pies fuera de sus límites.

Recordó un viejo dicho que resumía perfectamente aquel lugar: “La basura siempre acaba regresando al estercolero”.

Y era cierto.

Regresó a su antigua vida en aquel suburbio. Y sintió alivio de retomar la vida justo donde la había dejado. Nadie recodaría la vida de un desgraciado, y el tiempo siempre acaba borrando el pasado. Cualquier pasado. Incluso el de aquellas manos manchadas de sangre. Sangre de aquellos cuya vida vale menos que un puñado de grano.

___***___

Delirios de un bufón loco – Notas y anécdotas sobre los escritos III

Y aquí llega la última entrada hablando de los escritos seleccionados para mi segunda antología “Delirios de un bufón loco”. ¡Espero que os gusten!

27 – La torre

En este relato fantástico habló sobre los sueños que perdemos según pasan los años y la frustración de no llegar a alcanzarlos, tomando la forma de blanca torre entre las nubes.

La escribí con un estilo antiguo como queriendo emular relatos del siglo XVIII. Muy recargado y evocador en el viaje que realiza el personaje.

28 – Como un perro

Siempre me han hecho mucha gracia los panfletos de “Eminentes Chamanes Africanos”. Las descripciones que hacen de sus supuestos servicios son en la mayoría de los casos hilarantes. Este poema (Cuya historia bien podría ser una “Historia de la cripta”) está basado en un épico texto de chamán que proclama que “la persona querida regresará a ti como un perro” (Literal) y… Bueno… Guarde el panfleto, nunca se sabe cuándo puedes necesitar un servicio así.

El poema en sí personalmente me gusta mucho… Es de lo más original que he escrito (Recordad que mis pseudo poemas en realidad son historias con cierta rima).

29 – Como ratas

Este pequeño poema se gestó en una conversación sobre cómo han ido evolucionando las comunidades: De viviendas individuales en las que vivía una familia al completo , a Macro comunidades donde viven apiladas cientos de familias y miran raro al vecino que antepone su intimidad a vivir entre el compadreo que se crea entre vecinos.

30 – El contrato

Un pseudo poema en el que juego con la firma de unas explendidas condiciones de compraventa con el más “pillo” de los comerciales. Por mi parte y dado mi nivel de “creencia” creo que no tendría mucho problema en firmar si las condiciones individuales me son atractivas. En el caso del poema utilizó lo más superfluo posible.

31 – La casa del jardín de estrellas

Uno de mis escritos de ambientación onírica. En el, el protagonista llega hasta las casa de “La diosa” en mitad del espacio y pasa una buena temporada junto a ella “filosofando” hasta que…

Soy consciente de que este tipo de escritos no están hechos para todo el mundo, pero su poética presentación (Al menos en mi opinión) hace que sea fácil viajar al lugar donde se desarrolla la historia y pensar… De eso trata esto ¿No?

32 – El duelo

Este poema trata sobre la dificultad de dejar de fumar presentado como un duelo de Western. He visto cosas que nunca creeríais, como gente fumadora intenta dejarlo y a los dos días ha regresado o que desarrolla un cáncer y después de salvarlo regresar a hábito… Desde luego una batalla difícil debe de ser…

33 – Hoy toca guardia

Un poema sobre la problemática de los nacidos en zonas de conflicto bélico, y como su vida se torna un matar o ser matado. Hago reflexión también sobre la diferencia en la forma de vida de quienes tenemos la suerte de vivir cómodamente en nuestro país de la gominola.

34 – El monstruo

Un relato sobre el sufrimiento de los niños que viven abusos y violencia de género en sus hogares…

35 – El ritual

La trilogía acrostica de terror cierra este segundo volumen, terminando con un Microrelato que abre la posibilidad a que las salvaciones estén en nuestra mano (Ojo a la conexión en el concepto con el relato “La casa del jardín de estrellas”… ¿He dicho que me encantan estas conexiones?)

___***___

Y aquí termina todo el repaso a los escritos… O comienza si os hacéis con vuestra copia y viajáis a todos estos lugares…. Creo que por 6,99 € pocas posibilidades mejores vais a tener…

Compra “Delirios de un bufón loco aquí”

Delirios de un bufón loco – Notas y anécdotas sobre los escritos II

Posiblemente la portada de libro menos comercial de la historia

Continúo poniendo en contexto la selección de escritos para este segundo libro. ¡Espero que os anime a haceros con vuestra copia! (Y más cuando los comentarios que estoy recibiendo son cuanto menos geniales)

16 – La última hoja

Un pequeño escrito con carácter ecologista. En el, hablo del equilibrio, los ciclos y como todo puede cambiar. Sin tener nada que ver en temática, hago un homenaje al tema “Beautiful” de Marillion (Cuya letra habla de apreciar la belleza que reside en todo cuanto nos rodea, sin prejuicios) en la parte de pisar las hojas.

17 – En la oscuridad

Un pequeño relato que puede hablar sobre la depresión y la salida de ella con la esperanza de encontrar algún día la salida, o como tenía en mente a la hora de escribirlo, sobre un bebé en el interior del útero hasta su llegada a la luz.

18 – El caballero del horizonte

En ocasiones me da por escribir cosas raras, que se salen de lo que suelo escribir. En esta ocasión, haciendo uno de los dibujos a mi hija Minerva (Todas las mañanas cuando se levanta se encuentra un dibujo diferente en una pizarra) se me ocurrió transformar un garabato fruto de un error en una épica historia sobre héroes caídos, de esta forma partiendo de la desmotivación de un dibujante, juego a ir dibujando en su mente una historia mediante elucubraciones… Suena raro pero me gusta cómo quedó XD.

19 – El mal interior

En esta ocasión me adentro en el terror con un relato sobre lo atractivo del mal y como este te puede llevar su lado y manipularte hasta sus últimas consecuencias.

20 – La gran conspiración

Un relato de sci-fi en el que describo como la raza humana es esclavizada por no hacer caso a todo lo que proclaman los conspiranoicos. Este es un tema que me hace bastante gracia, ya que algunas de esas teorías son tan absurdas que cuesta creer que existan millones de personas creyendo que son ciertas. ¿Que ocurre si mezclas todas? Que queda un relato como este… ¡Hummmm! Galletitas. (Si lo lees lo entenderás… Y entenderás el texto trasero de “Crónicas de un bufón loco”).

21 – La cascada del fin del mundo

Un poema épico basado en el viaje organizado por las organizaciones terraplanistas en busca del borde del mundo… ¿Como no escribir sobre algo tan increíble?

22 – Flamante nueva moto

Un relato sobre la inmigración, sobre lo que se deja atrás y los deseos de recuperarlo.

El nombre del emigrante es una palabra inventada por mi hija Minerva (Básicamente la pregunté: ¿Que nombre le pongo? Y respondió eso al momento… ¡Y queda genial!)

23 – Típico despertar

Si lees cualquier lista de consejos sobre cómo no empezar una historia, en ellos encontrarás que haciendo que despierte el protagonista por lo manido del recurso. Pero a veces los consejos hay que saltarselos y pasar a la acción, como con este poema cuya historia gira alrededor de los cementerios.

24 – El hombre del islote de hielo

¿Quien no ha deseado alguna vez aislarse para siempre? Pues el protagonista de esta historia lo hizo hasta que un día todo empieza a torcerse en su particular país de la gominola…

25 – El naufrago

Un poema basado en la tragedia de los refugiados y en sus sueños e ilusiones a la hora de escapar de su particular infierno.

26 – El Salvador

Cuando leí la noticia del chico que intento llevar la palabra de Dios a una de las pocas tribus indígenas que viven aisladas y murió, pensé que era una gran historia sobre la estupidez humana. Y dicho y hecho. Esta escrito con cierta ironía, pero… ¿Se le puede reprochar eso a un bufón loco?

___***___

Y aquí termina la segunda entrega de notas y anécdotas sobre la selección de escritos de mi segundo libro… En la próxima termino el repaso…

¿Qué haces que no tienes tú copia?

Compra “Delirios de un bufón loco aquí”