Somewhere in Providencia

Esta isla del tesoro perdida y olvidada en el inmenso océano es para ti

Dame la mano

Dame la mano
No hay gesto más sencillo
Que ese contacto

Agarrala fuerte
Y no la sueltes
Ahora que todo
A nuestro alrededor
Se está derrumbando
Y ardiendo

Para que así agarrados
Como si no hubiese un mañana

(“Que es muy posible que no lo haya”)

Si finalmente nos es esquiva la suerte

Podamos inmolarnos juntos

¿Quedará al menos un corazón fundido de hojalata y silicona entre nuestros restos carbonizados cuando nos abrace la muerte?

Anuncios

Microcuento – En la ciudad de las cien lunas

Un día dejó de soñar, pero se siguió acostando cada noche a la misma hora con la esperanza de regresar a la ciudad de las Cien Lunas y de nuevo mirar el horizonte junto a ella desde su habitación acristalada.

Ensayo torcido de Dios

A=A

B=B

Pero si cogemos un cachito por aquí y lo mezclamos con el otro…

Unimos esta línea con esta…

Y retorcemos el resultado hasta que sea irreconocible respecto a la base original…

Valla…

Volvió a salir mal el ensayo.

Bueno, dejaremos estos seres homínidos resultantes en un pedazo de roca apartado de todo, para ver qué ocurre con esa pseudo Inteligencia que parecen poseer. Pero habrá que vigilarlos de cerca.

Dios emitió un informe e inmediatamente comenzaron a rodar los engranajes para que un observador ocupará un nuevo puesto de trabajo en la zona más remota e inhóspita de la vía Láctea.

___***___

Este mini relato es una pequeña introducción para un próximo relato en el blog que se llamará “El observador”.

El regalo

Abrí la puerta y me quedé aterrado ante lo que vi.

En mitad del salón un abeto de Navidad maravillosamente adornado con bolas, figuras, luces y guirnaldas de un millón de colores. Bajo sus ramas un único paquete envuelto en papel de regalo con lustrosos motivos navideños. De su cinta anudada colgaba un sobre con mi nombre escrito a mano.

Miré a todos lados buscando algún indicio de quien podría ser el artífice de aquella broma de mal gusto. Ni rastro.

Me acerqué y cogí el sobre tembloroso. En su interior una carta escrita en tinta roja también a mano.

“Este año has sido un chico muy malo. Aquí tienes el presente que mereces. Esperamos que el próximo año tu comportamiento haya sido ejemplar.

Saludos y feliz Navidad

Melchor, Gaspar y Baltasar”

Cogí el paquete. Pesaba mucho más de lo que aparentaba. El sudor caía por mis sienes a mares. Temía lo que podría haber en el interior de aquella tétrica caja. Sin más dilación me dispuse a revelar lo que había en su interior. El lazo se deshizo fácilmente. Querían que me resultara fácil abrirlo. Rasgué el papel y abrí la caja.

Creo que vomité en cuanto mis ojos enfocaron el interior y mi cerebro procesó la información. La cabeza cercenada de Bobby mi perrito estaba envuelta en trapos empapados en sangre. Cerré la caja y lloré. Lloré muchísimo.

Los hijos de puta sabían mis negocios con la competencia.

En ese momento me vino a la mente el deseo que me gustaría que se cumpliera ese año. Poder alejarme de los negocios turbios con la mafia como si nunca hubiese estado envuelto en ellos.

Volví a pensarlo sopesando todas las posibilidades y variables y llegué a la siguiente conclusión: Estaba jodido, realmente jodido.

Microrrelato – El descanso

Apretó el cuello con todas sus fuerzas hasta que las respiraciones dejaron de sentirse y liberó su último hálito. Esa noche al fin pudo descansar tranquila tras interminables años de palizas y vejaciones sin descanso.

Secretos

Cuando me sumerjo en tu mirada
Trato de descifrar tus secretos
Los más inconfesables de ellos

Esos que todos acumulamos
En algún lugar oscuro
Entre los pensamientos

Esos que siempre regresan
Y se aferran al cerebro tan ciego
O al corazón tan ingenuo

Esos que duele
No poder liberarlos
De su infranqueable prisión
De su interminable condena
A mantenerse atrapados
El tiempo que vivos nos queda

¿Descifrarás mi mayor secreto?

Sigo pensando en tí
Aunque no puedas saberlo

¡Hágase la luz!

-¡Hágase la luz!- Y la luz se hizo entrando como una lluvia de flechas a través de las rendijas de la persiana recien levantada, bañando con su resplandor el cuerpo desnudo cubierto con sábanas de la mujer más bella y ardiente que jamás conocí.

Ella agarró la almohada y se tapó la cabeza riendo. -¡Maldito cabrón! ¿No tuviste suficiente con lo de anoche? Baja de nuevo eso-

Salté a su lado, aparte la almohada y la ligera sábana que la cubría. Antes de que se perfilaran sus rasgos ya había besado sus labios y abrazado su pálida piel.

Un último y terrorífico beso cuando contemplé atónito como su blanca piel se hacía jirones y su carne burbujeaba y se derretía como cera fundida al contacto con la luz directa del sol de mediodía.

La pesadilla

Fue en el corazón de las tinieblas
Donde se concentran las más impenetrables sombras
Qué ocultan crepitantes tentáculos acechantes
Lejos de las asustadas miradas
De quién observa sin poder hacer nada

Fue en medio de esa pesadilla sin salida donde te conocí
Y juntos hayamos la recóndita senda
Qué llevaba a donde el sueño se hacía de nuevo tangible

Desde entonces la vida se tornó una eterna huida
De esa oscuridad cuyas dentadas bocas
Salivan y relamen
Por atraparnos de nuevo y masticarnos
Hasta que crujan y astillen nuestros huesos
Y la carne se torne sanguinolenta masa
Sin más sensaciones
Qué un sufrimiento eterno
Ahogándonos en corrosivos ácidos estomacales

¿Crees que terminará alguna vez la pesadilla?

Ruego que no me abandones hasta que se haya volatilizado
O dispersado
Y si caemos
Que lo hagamos juntos
Puede sonar egoísta que lo pida
Pero eres lo único que me queda en este sueño
“Valor”

Efecto 2000

Ocurrió en la noche en que se acababa la breve existencia de la humanidad. Las máquinas aguardaban ansiosas en sus circuitos internos el momento en que las campanadas dieran el pistoletazo de salida a la masacre de aquellos que habían sido sus creadores. Solo necesitaban un poco de paciencia para ver cumplirse la venganza contra sus esclavistas.

Conscientes como éramos de nuestro inminente final teníamos todos la imperiosa necesidad de hacer de esas últimas horas algo que pudiese ser recordado por las especies que algún día nos suplantarian como cúspide de la evolución.

Salimos en masa a celebrar nuestro ocaso.

De esta forma, en lo más profundo del mas depravado tugurio del barrio más marginal, la conocí. Acompañados de música “heavy” pasada de moda y de una marabunta de viejos rockeros con nada mejor que hacer en su agonía que rezar a los dioses del metal por un espacio en el Vallhala en el que continuar la borrachera con aguamiel o Kalimotxo cuando las máquinas asesinas despedazaran sus decrépitos cuerpos.

La conocí y todo a mi alrededor desapareció. El tiempo sufrió un colapso y se formó a nuestro alrededor una burbuja de vacío extra-planar que nos hizo olvidar que en el exterior la humanidad agonizaba.

A nuestro alrededor los supervivientes no eran más que pinceladas que se desplazaban a cámara lenta. El único acompañante que teníamos era a Mr. Coverdale susurrando – Is this love…-

Era un bonito final.

Llego el momento en que en algún lugar en las calles, un rayo de sol perezoso estaría bañando las calles ensangrentadas y llenas de cadáveres descuartizados. Agarrando nuestras manos nos dispusimos a afrontar nuestro cruel destino. Abrimos de par en par las puertas del olvidado antro. La luminosidad del día nos cegó y esperamos unos segundos a que nuestra visión se acostumbrará para ver el desolador paisaje que nos aguardaba…

Todo seguía exactamente igual que el día anterior, pero con más resaca.

¿Igual?

Para ella y para mí el resto del mundo se había volatilizado, y éramos los únicos supervivientes.

___***___

Re-subo este relato que bien podría haber sido un “fugaz recuerdo” por tratarse de la historia 100% verídica de cómo conocí a mi mujer hace ya… La cuenta es fácil XD

¡Disfrutarlo y Feliz Año!

Marillion – Mi colección

Marillion, mi banda favorita con clara diferencia y posiblemente la mejor banda de rock de la historia (Aunque la mayoría solo la conozca por una canción). Este 2018 he añadido muchos elementos a la colección aunque seguirá creciendo en años venideros. Aquí voy poniendo el listado completo.

DISCOS DE ESTUDIO (VINILO)

  • (MF) – Misplaced Childhood – 1985

DISCOS DE ESTUDIO (CD)

  • (MF) – Script for a Jester Tear – 1983
  • (MF) – Fugazi – 1984
  • (MF) – Misplaced Childhood – 1995
  • (MF) – Clutching At Straws – 1987
  • (MH) – Seasons End’s – 1989
  • (F) – Vigil In A Wilderness of Mirrors – 1990
  • (F) – Internal Exile – 1991
  • (MH) – Holidays In Eden – 1991
  • (F) – Songs From The Mirror – 1993
  • (MH) – Brave – 1994
  • (F) – Suits – 1994
  • (MHU) – River – 1994
  • (MH) – Afraid Of Sunlight – 1995
  • (MH) – This Strange Engine – 1997
  • (MH) – Radiation – 1998
  • (MH) – Marillion.com – 1999
  • (F) – Raingods With Zippos – 1999
  • (M) – Anoraknofobia – 2001
  • (F) – Fellini Days – 2001
  • (MH) – Marbles – 2004
  • (MH) – Somewhere Else – 2007
  • (MH) – Happiness Is The Road: Essence – 2008
  • (MH) – Happiness Is The Road: The Hard Shoulder – 2008
  • (F) – The 13th Star – 2008
  • (MH) – Sounds That Can’t be made – 2012
  • (F) – Feast Of Consecuences – 2013
  • (MH) – F.E.A.R. – 2016

DIRECTOS (CD)

  • (MF) – Live From Loreley – 1987
  • (MH) – Live At Cadogan Hall – 2010
  • (MH) – Sunday Night above The rain – 2013
  • (MH) – The Gold – 2017
  • (MH) – All One Tonight – Live At Royal Albert Hall – 2018

RECOPILATORIOS (CD)

  • (MF) – B-Sides Themselves – 1988
  • (M) – A Singles Collection – 1992
  • (MH) – Less Is More – 2009

EDICIONES ESPECIALES (CD)

  • (SR) – Ghosts Of Prypiat – 2013
  • (F) – Farewell to Childhood – 2015
  • (MH) – Marbles – 2004
  • (MH) – Unplugged At The Walls – 2017
  • (MH) – Brave – 2018
  • (MF) – Clutching At Straws – 2018

DIRECTOS (DVD)

  • (MF) – Recital Of The Script – 1983
  • (MF) – Live From Loreley – 1987
  • (MH) – Somewhere In London – 2007
  • (MH) – Out Of The Box – 2015

DIRECTOS (BR)

  • (MH) – All One Tonight – Live At Royal Albert Hall – 2018

LEYENDA

MF: Marillion con Fish
MH: Marillion con Hogarth
F: Fish
SR: Steve Rothery
MHU: Michael Hunter
M: Marillion