Somewhere in Providencia

Esta isla del tesoro perdida y olvidada en el inmenso océano es para ti

Categoría: Reflexión

Crónicas de un bufón loco – Sobre la selección de escritos del libro

Quieres publicar un libro y tienes un blog lleno de escritos de todo tipo de tamaño, temática, estilo… ¿Que posibilidades tienes a la hora de compilarlos en un libro? ¿Piensas que es fácil? Voy a exponer mis ideas y el porqué de la selección que he realizado para “Crónicas de un bufón loco”.

La primera opción es la más fácil. Agarras todo el contenido y tienes en un momento un tomo de más de 600 páginas. Una obra inmensa y atemporal que llega para hacer temblar los cimientos de la literatura universal… Una obra que no va a leer ni el “TATO”.

¿Cuántos de vosotros habéis comprado un libro de un autor desconocido que cumpla estás características?

Con el argumento de arriba dejó claro que esta no es la mejor opción, así que paso a la siguiente.

Por estilo. Selecciono por ejemplo todos los “Pseudo poemas” y los planto ahí en un libro que compendia la belleza del universo y que aquel que lo lee no puede hacer más que contemplar maravillado un nuevo amanecer de la lengua… Pffffffffff….

Hay que ser consciente de las limitaciones de uno y ni soy poeta ni pretendo serlo. Eso prefiero dejarlo a aquellos que poseen un mejor control de la palabra y de la rima y de…

Llega entonces la gran pregunta:

¿Que ofrezco yo?

Corregirme si me equivoco, pero pienso que el fuerte de mis escritos es el caos. Cada vez que escribo no me paro a pensar que escribo. Tengo una idea y la plasmo sin más, dejó que su propio espíritu diga que estilo tendrá. Luego esa idea hace que fluya su reverso, y me sale otro escrito dando la vuelta al argumentario del primero, haciendo que siga un camino diferente. Igual de bueno. Igual de malo. Es la esencia de lo que hago, y si el que me sigue tras leer algo de lo que escribo se para a pensar un instante en lo que a leído y le da su propia interpretación… ¡Pues he logrado mi objetivo!

De esta forma, mi opción a la hora de seleccionar los 35 escritos es que de alguna forma leerlos de continuo generen pensamientos y diferentes formas de ver el mundo. Es una lectura rápida que estoy seguro que quien se anime a seguirla lo hará de una sentada. Y al terminar se preguntará que ha leído realmente.

¿Y que ha leído realmente?

Amor, desamor, vida, muerte, alegría, tristeza, nostalgia, esperanza, desesperanza, futuro, pasado, presente, sueños, mitología, reflexiones, magia, secretos, luz, oscuridad, terror, viajes, amor verdadero… Y todo lo contrario.

¿Es corto?

Juzgarlo vosotros. Yo pienso que es exactamente lo que quería que fuera. Y lo tenéis aquí, a un par de clicks (Y hoy la edición digital GRATIS (Aunque la edición en papel en teoría también la incluye siempre)):

Consigue “CRÓNICAS DE UN BUFÓN LOCO” AQUÍ

¡Espero vuestras opiniones!

Aquí la primera víctima poseedora de la primerisima primera edición e impresión de “Crónicas de un bufón loco”. Un genio del mal como todo buen Excelentisimo Dr. En Historia del Arte que se precie de serlo… En concreto este es su reflejo bueno encerrado al otro lado del espejo.

Anuncios

Necesitamos guerra

Una simple chispa y comienzan a crepitar las incontrolables llamas de la guerra. Necesitamos guerra para vivir. Coger un fusil de asalto colgado y atado con telarañas a nuestro sombrerero y salir a disparar. Disparar indiscriminadamente. Al cielo o a tu vecino, lo mismo da. Sembrar de cuerpos inertes las calles, los bares, los parques y hacer que fluya la sangre. La sangre que alimente el nuevo renacer del hombre.

La solución a todos nuestros problemas es la guerra. Siempre lo ha sido y lo será. Fuente de nuestra evolución. Evolución forjada a fuego, sangre, acero, pólvora y lágrimas. Mares de lágrimas. Necesitamos guerra porque todo se acaba. Porqué sin guerra guerreamos y echamos bilis sobre todo lo que alguna vez construimos pensando en un futuro.

¿Quien quiere un futuro cuando se puede respirar y saborear la guerra?

___***___

Cada día que pasa crece en mi cabeza la idea de que inminentemente va a estallar una catastrófica guerra. Las piezas están ahí colocadas y solo falta ordenarlas. Terrorismo, desinformación, odio al vecino, crisis, trabajos precarios, descenso demográfico, egoísmo generalizado, indiferencia, cambio climático, aumento de la desigualdad…

Son tantos factores confluyendo en una única dirección que a la mínima puede saltar la chispa. Sobre todo porque la guerra siempre ha salido al paso para solventar todos los problemas. Todos los problemas del equipo vencedor.

¿Que opinas de esto?

Fugaz recuerdo V

El día que ella se fue el mundo se silenció y solo quedo un incesante eco de súplica y desesperación.

Quedó en las cuatro paredes que nos cobijaban un agujero temporal paralizado en esa fatídica hora en que partió.

Un rastro de plumas blancas alejándose hacia la ventana abierta de par en par quedó como única prueba del vacío que dejó en aquel lugar.

Con ella se alejó también la luz. Y a la tenue llama de las velas vimos la felicidad marchitarse y el futuro tornarse oscuro. De un negro que dolía observar. Que obligaba a apartar la mirada y llorar.

Tenia nueve años y al día siguiente iba a cumplir diez. Se fué y se llevó consigo mi sonrisa y la alegría. La sonrisa y alegría del niño perdido que sigo siendo aún hoy.

Exactamente veinticinco años después desde su nube me las devolvió. Nació Minerva y desde entonces la alegría regresó al hueco que jamás debió haber abandonado aquel lejano y helado marzo en que falleció.

Lo que perdimos

A veces me pregunto porque estamos fabricados de pasado. De vivencias que nuestras mentes manipulan para acomodar nuestras acciones del presente y moldear un futuro siempre incierto.

¿Por qué pasamos la vida añorando lo que perdimos?

Nuestro juguete favorito.

Nuestro mejor amigo del colegio.

Nuestras vacaciones en el pueblo.

Nuestra inocencia.

Nuestras tardes en la calle simplemente conversando.

Nuestro valor hacia el mundo.

Nuestros temores nocturnos.

Nuestro primer amor.

Nuestro primer desengaño.

Nuestra infancia.

Nuestros abuelos.

Nuestros santuarios.

Nuestros padres.

Nuestros hijos.

Nuestro hogar.

Nuestros aciertos y éxitos.

Nuestra imaginación.

Nuestros fracasos y errores.

Nuestra felicidad.

Nuestra pasión.

Nuestras esperanzas y sueños.

Cada vez que leo un “Vive el presente” no puedo hacer más que sonreír. Pues su significado en realidad es “Recupera lo que perdiste”.

¿Dónde lo habremos perdido?

La estrella solitaria

Era difícil reparar en ella, y ahora imposible encontrarla.

Una estrella solitaria alejada de las demás constelaciones.

Justo en medio de la nada.

Titilante en la distancia como haciendo una llamada a quien pudiese responderla.

Cada día más tenue.

Hasta que esta noche su leve resplandor se extinguió.

El minúsculo espacio del firmamento que ocupaba se tiñó de tinieblas.

Hoy hace varios millones de años un sol se apagó al otro lado del universo y nadie respondió a los rezos desesperados de aquellos a quien bañaba con su luz y calor.

El día que muera el amor

YO

Puedes escucharlo todos los días.

Se trata de un argumentario reiterativo. Una suerte de auto proclamación y reivindicación del YO como centro del universo. Reproducciones de discursos genéricos que ensalzan y transforman la persona que llevamos dentro en un producto de mercado más. Falsa libertad guiada como un rebaño.

¿Por cuanto te vendes?

“YO visto de manera diferente al resto. Soy mi marca personal.”

“YO soy especial. Me valgo por mi mismo y no necesito a nadie que me ayude.”

“YO recorro mi propio camino y no me ato a nadie.”

“YO no comprendo a la gente que vive en pareja. Se casa. Tiene hijos.”

“YO vivo mi propia vida.”

“YO valgo más que esas personas”

El YO como estandarte. El YO como escudo. El YO como espada. El YO como enemigo del TU, EL, NOSOTROS, VOSOTROS y ELLOS.

Llámalo como quieras.

Amor propio.

Onanismo.

Egoísmo.

YO = YO

Eliminar de la ecuación de la vida los factores ajenos al YO Lleva irremediablemente al patíbulo a aquello que implica algo más que el YO.

La muerte del amor.

“Por eso YO necesito de TI.”

¿Quien dicta las leyes?

Y ayer después de meses de deliberación salió a la luz la sentencia del caso de “La Manada”. Una condena no exenta de polémica por la denominación del crimen sexual perpetrado por cinco animales. 3 jueces, 2 de ellos de acuerdo en el delito de acoso sexual con agravante, y 1 que califica el acto como sexo en estado de jolgorio.

Puedo intentar razonar el acto pero no puedo entenderlo.

Penetración grupal sin protección. Superioridad numérica y fisica. Miembros de las fuerzas de seguridad del estado entre ellos (Esto de por sí debería ser agravante. ¿Quien cojones vela por nuestra seguridad?). Sometimiento y humillación de la víctima. Vídeos para jaztarse del “logro” ante su piara. Abandonó de la víctima en el lugar de los hechos (Un portalucho sin salida). Situación de shock. Robo de un medio para poder pedir ayuda. Investigacion a víctima para ver su comportamiento después de los hechos. Sin remordimientos… Unos santos… ¡JA!

Sí esto no está tipificado en la ley como violación, está debería cambiarse para que lo sea y que no hubiera lugar a duda. Si no es así ya tienen las pautas esa raza humana no evolucionada a la que pertenecen los cinco para realizar lo que quieran sin sanción proporcionada al crimen.

El resto debemos luchar para que así sea. Cambiar mentalidades para que evolucionen a un estado de igualdad y respeto.

Llámame soñador. Pero me gustaría en un futuro poder decirles a mis hij@s cuando salgan “Pasarlo bien” y no un “Cuidado”.

¿Distopía músical?

Cerrojo

Ayer me acerqué a comprar un par de discos a uno de los pocos establecimientos donde aún los venden. Mi necesaria “dosis” de música. Fueron 2 discos, una novedad (“Mariposas y Torneos de Verano”) y un clásico de los 70 (“Nursery cryme”). Hablo de 16 y 18 Euros respectivamente. Hace 20 años el segundo de ellos no me habría costado más de la mitad que la novedad.

Hoy en el periódico matinal uno de sus reportajes hablaba de como los “algoritmos” cada vez más nos condicionan y guían el comportamiento sin que apenas te des cuenta. Te dicen de manera subliminal lo que debe o no debe gustarte según los datos que tienen sobre ti.

Ayer hablando con un compañero salió a relucir esa recurrente conversación de si es o no necesario comprar cultura en formato físico o si es mejor el digital por su comodidad a la hora de elegir lo que quieres. ¿Eliges realmente lo que quieres?

Hoy mi hija de 2 años se ha acercado a la biblioteca de casa y ha sacado un libro para ver los dibujos. Me ha dicho “esta es la A”. Después me ha dicho “Papá pone musiquita. El disco del nene”. He sacado el “Misplaced Childhood” y lo he puesto. Minerva reía. ¿Habría reído si no tuviera esos objetos?

Con estos cuatro supuestos entre las manos voy a sacar unas conclusiones lógicas

Dentro de unos años y si sigue la tendencia actual, existira como mucho 1 o 2 tiendas donde se venda música en formato físico. El precio de esos productos harán que los potenciales compradores seán personas de edad superior a 30 años con trabajo estable y un nivel cultural academico medio/alto. El resto de perfiles consumirán música y tendrán un gran abanico de ella de manera gratuita, pero un altisimo porcentaje solo escuchará aquello que le sea accesible mediante las recomendaciones que le dén los propios programas que permitan consumir música. Estas recomendaciones  irán realizandose por las necesidades de venta de la industria, lo que relegara a un segundo plano todo aquello que no interese por beneficios compartir. Debido a que este sistema esta pensado para que lo consumido sea “fast food” musical (¿Alguien cree que dentro de 3 años se seguiran escuchando cosas como el “Despacito” salvo en fiestas “Remember”?) millones de canciones de calidad excepcional (Con el número no exagero) dejaran de escucharse, y si no se escuchan ¿Para que conservarlas?.

Es por esto que encuentro tan importante tener a mano cultura y que mis hij@s la tengan a mano, posiblemente es la única manera de que lleguen a conocer ciertas cosas (Algo muy distinto es que les guste, pero por lo menos entra en la ecuación esa variable). ¿Formato físico obsoleto? Yo creo que no… ¿Y tu?

Reino del miedo

miedo

Amanece un día más en el reino del miedo.

Miedo al futuro.

Miedo a perder el trabajo.

Miedo a no poder acceder a una vivienda.

Miedo a ser juzgado por ser como eres.

Miedo a salirte del camino establecido.

Miedo a que no se respete todo aquello que has luchado por conseguir.

Miedo a la inseguridad.

Miedo a lo desconocido.

Miedo a lo que conoces.

Miedo a la responsabilidad.

Miedo a expresar las ideas.

Miedo a que se entiendan.

Miedo a la oscuridad.

Miedo al vecino.

Miedo a la sociedad.

Miedo a la soledad.

Miedo a perderte.

Miedo a perderme.

Miedo a vivir con miedo.

Miedo a aquellos que no tienen miedo.

Miedo de saber que interesa que tengas miedo.

Miedo de ser uno de los que no tienen miedo.

Anochecerá un día más en el reino del miedo, y me acostaré sabiendo que mañana sea un día exactamente igual: Regido por el miedo.

Música

MUSICA

Siempre me gustó la música que despierta emociones. Que te haga sentir vivo. Que te agarre las entrañas y las lleve de viaje al recóndito reino donde la melodía nace. Que forme imágenes borrosas de ensoñaciones volátiles, delicadas y hermosas. Que toque las notas adecuadas al ritmo de una helada llovizna de invierno en el momento previo a que se transformen en estrellas de hielo. Que cuando cierres los ojos haga que tus pupilas sigan buscando ese tenue resplandor en las tinieblas. Que ahonde en los recuerdos más olvidados y los saque a flote, aunque regresen con alguna lágrima de acompañante.

Música como el latido de tu corazón que me hace querer seguir cantando.