Somewhere in Providencia

Esta isla del tesoro perdida y olvidada en el inmenso océano es para ti

Categoría: poesía

Próximamente o tal vez no tanto…

Imagina que recopilas un puñado de sueños y los mezclas a conciencia hasta conseguir una mezcla homogénea en la que cada bocado se distinguen trazos de diferentes
oníricos sabores.

Ahora imagina que con la masa resultante horneas una bandeja llena de deliciosas galletas. Pequeños bocados que digieres en un instante pero que dejan un exquisito regusto en el paladar.

¡Pero cuidado!


Unas pican. Otras son dulces. Otras saladas. Alguna te trae gratos recuerdos y otras…

Esta selección de treinta y cinco escritos son las “galletas literarias” que compilo en este tomo. Seleccionadas para
que cada mordisco sea un viaje sin retorno a un nuevo paraje donde cualquier cosa es posible.

¿Te apetece una galletita?

VERSION KINDLE

VERSIÓN PAPEL

___***___

Suelo cumplir las amenazas, y finalmente he realizado una pequeña selección de mis escritos. Un pequeño libro de piezas dispares y cortas con el denominador común de que invocan sentimientos. El orden en que están puestos le da una especie de sentido en conjunto aunque cada uno sea diferente. En este momento está disponible ya la versión Kindle, y en pocos días estará la de papel.

Los próximos días ire comentando algunas cosillas al respecto. Solo adelanto que aquel que se “aventure” a hacerse con una copia (Tranquilos, no os arruinará precisamente) me deje “feedback” aquí, en Twitter o Instagram… Puede que el futuro le traiga alguna sorpresa.

¡Muchísimas gracias por leerme!

Anuncios

El “Héroe” de taberna

“Héroe” de taberna
Polemista político sin igual
Abanderado de la bandera
Defensor a ultranza de la familia tradicional

Bebedor profesional
Cerveza
Coñac
Whisky
Da igual

Subirás las escaleras
A tu apartamento a duras penas
Pero subiras
Donde te aguardan
Tu mujer asustada
Magullada
Amoratada
Dos hijos que te prefieren evitar
Y tu cartón de vino “letal”
“Cumbre de Gredos” o similar

“Principe valiente” de mierda
A la hora de gritar
Insultar
O golpear
Antes de dormir a pierna suelta
A la vera de quién llora
Suplica
Y reza
Por un cambio que no llegará
O llegará como un suceso más
A sumar
En esa vergonzosa lista
Que no debería existir jamás

Acróstico – La flor del desierto

La fragil flor del desierto
Aguardaba en soledad

Fantaseaba bajo el sol
Lunas y estrellas
Orando por una llegada
Reclamando una mirada

Desde tiempos inmemoriales
Esperaba enraizada entre la arena
Lamentando su suerte

Dicen que un ardiente día
El horizonte dibujó una figura
Silenciosa y serena
Inclinada por el peso de la vida
Encontró esa joya de la naturaleza
Rozandola con sus arrugadas manos
Todo terminó en un momento
Otra flor marchita por egoísmo

La fiesta

¡Ven vamos!
Dame la mano
No querrás llegar tarde
A la madre de todas las fiestas

¡Ven vamos!
Tómate esto de un trago
Unámonos a la macabra danza
Que despierte nuestras bestias

¡Bailemos!

¡Riamos!

¡Cantemos!

¡Gritemos!

¡Follemos!

Quememos nuestros frágiles cuerpos
Con las ardientes llamas
De este colosal infierno
Ahora es el momento
Ahora o nunca
Ahora que el mundo entero
Está ardiendo

¿Puedes sentir mi calor?

Equilibrio

Reina la calma.
La más absoluta calma.
El cielo pincelado de nubes
Está paralizado
Es un lienzo
Gradiente que varía
Azul celeste al rojo llama
Arde en el horizonte
Tras monumentales cordilleras silenciosas
Inmutables en su eternidad

Una bandada de patos en formación
Señala una lejana dirección.
Su destino allí lejos
Donde no existe el invierno
Alto
Muy alto
Donde la vista apenas llega a alcanzar
Se entrecruzan estelas de vapor
O químicos carriles
Tejen un amanecer
Otro amanecer

Todo está en equilibrio
El aire
Sus brisas y fuertes vientos
El agua saltando en etéreas cascadas
La hierba
Los milenarios bosques
Y más lejos
A incomprensibles distancias
El universo

¿Que puede romper este perfecto equilibrio?

Hay en la oscuridad de la noche – Acróstico

Hay en la oscuridad de la noche
Algo parecido a un milagro
Y que desprende ilógica magia

Entra por las ventanas
Navega entre las sábanas

Lo sientes yacer en la almohada
Atando los sueños con redes de araña

Orando por permanecer a tu lado
Sacudiendo tus entrañas
Conociendo tu yo interior
Usando tus olvidados recuerdos
Rodeándolos de onírica gracia
Inscribiendolos en la tablilla
De historias sepultadas
Acaba diciéndote adiós
Dejando una atrás una semilla

Desvaneciente simiente
Esperando seguir viva

Latiendo
Aunque su tiempo sea finito

Nada queda al despertar
Oscuridad y vacío
Cuándo quieres darte cuenta
Ha desaparecido
En algún lugar más allá del sueño

Valiente (Brave)

Pasaba las horas perdidas
Perdida mirando la corriente
Al fondo la ciudad respiraba
Mostraba sus afilados dientes
Indiferente

Desde lo alto del puente acerado
El mundo parece diferente
Diferente es quien lo mira
Oteando nuevos horizontes
Inalcanzables

El rio murmuraba en la distancia
La invitaba a dar el paso
El último paso
El que dice adiós a una existencia
Inalterable

Ella echa una última mirada
Despliega sus blancas alas
Y planea sobre las aguas
Dejando surcos de plata
Inolvidables

___***___

Vale, no he podido evitar comprar la edición limitada del “Brave live 2013” y claro, me inspira… La historia músical de una chica que se encuentra en lo alto de un puente con intención de acabar con su vida. Un disco conceptual que entra en mi personal TOP 3 de discos (Todos de Marillion por supuesto). Un viaje músical que homenajeo con estas líneas. Os invito a escuchar “Brave” al completo (En el disco recomiendan volumen alto y luz tenue… Estoy completamente de acuerdo por la atmósfera que desprende)… Si no lo conocéis puede que os sorprenda ese viaje.

Espero que os haya gustado.

¡Nos leemos!

Como ratas

Vivimos como ratas.
Hacinados en nuestros agujeros
Refugiados en nuestras cloacas
Esperando ansiosamente qué
De algún estercolero nos lleguen las migajas.

Vivimos como ratas
En un naufragio buscando
Ahogarnos en mar abierto
Pisando la rata pequeña y débil
Dejando atrás sus restos
Para que las ratas rezagadas
Los devoren hasta los huesos.

Vivimos como ratas
En colonias de miles de miembros
Todas iguales,
Con el mismo pensamiento:
Vivir un día más
Olvidando nuestra condición de seres infectos.

Vivimos como ratas
Pero vivimos.

¿Realmente vivimos?

La montaña

santiago_2Dde_2Dchile

A través de la ventana se puede ver la montaña

Inmensa, solitaria, inmóvil, serena.

Con sus grises riscos cubiertos de un manto blanco

Con sus ocultos y polvorientos senderos olvidados.

Amaneceres, ocasos, lluvias de estrellas, cielos nublados

Lluvias, tormentas, el sol destellando,

y rompiendo el silencio el viento silbando.

En algún lugar cercano bajo la sombra de su falda

Ríe un niño jugando, cierra los ojos un anciano expirando

Sobre las ramas de un ciprés un jilguero cantando

Y en una oficina un hombre observa impasible, pensando.

___***___

Re-subo este escrito que publique en 2014 desde la oficina en la que pase infinitas horas durante mi estancia en Chile. A veces miraba por la ventana y me quedaba mirando los Andes… Y mis pensamientos volaban.

¡Espero que os guste!

La flecha errada

Era el mejor cazador
El que jamás erraba una presa
O dos
Le gustaba el riesgo
Atacar sin ser descubierto
Sin que su objetivo
Supiese su destino
Siempre el mismo

Aquella noche sintió una pareja
Un oscuro tugurio
Música, baile y ruido
Tabaco, alcohol y drogas
Conversación a la luz de ténues focos
Algún beso
Lenguas enlazándose
Y manos incursionando
Más allá de lo que marcaban las fronteras
Risas y miradas cómplices
Y ansia de sexo

Eran las víctimas perfectas

No le costó al cazador encontrar
El escondite perfecto
Cercano al acceso
Un callejón sin salida
Y únicamente una farola encendida
Generando sombras en las esquinas

Salieron trastabillando
Bien agarrados uno al otro
Riendo
Comiéndose a cada paso

Un ojo les observaba desde las tinieblas
Apuntó la flecha
No le tembló el pulso
Tensó la cuerda
Aguardó la oportunidad perfecta
Dos pájaros de un tiro
Silvó la flecha

Y erró

Solo el corazón de uno de ellos atravesó

Follaron sin pausa
Hasta desfallecer
A la mañana siguiente
El corazón herido de muerte
Despertó completamente solo
No volvió a ver a su casual amante
Pero el recuerdo de aquella noche persistio
Dolió hasta sangrar

En realidad a Eros no le importó