Somewhere in Providencia

Esta isla del tesoro perdida y olvidada en el inmenso océano es para ti

Categoría: poesía

Hacia la luz

Despertar en mitad de un túnel
Flotando hacia una luz blanca
Tanto se ha hablado de este momento
Qué avanzas en completo silencio

¿Así se siente estar muerto?

No
Ese es el error
La muerte ya es el pasado
En este momento estás naciendo

Anuncios

Primer viaje

– La primera vez siempre duele –

Dijiste acariciando mi cabello
Luego te tumbaste a mi lado
Nos besamos
Y todo alrededor se volvió bruma
Excepto tu y yo

En mitad de la neblina de ensueño
Vimos nuestros cuerpos dormidos
Respirando acompasados
Contenedores vacíos en suspensión

Creo que sujeté fuertemente tu mano
Y flotamos como golondrinas
Alrededor de nuestro nido
En la olvidada primavera del mundo

A nuestro alcance el infinito
Y aquella primera vez
No fuimos capaces
De alcanzar
La más lejana de las estrellas
La situada al borde del universo
Donde más allá no hay nada
Solo la eternidad
Esa eternidad que palpita dentro
Que parpadea al ritmo
De nuestros latidos
Tan intensos
Tan eternos

El regreso dolió
Tenías razón
Pero abrazados
En esta vacía realidad alternativa
Deseamos viajar de nuevo
Allí donde somos los únicos
Seres vivos del universo

Los únicos realmente vivos

La cascada del fin del mundo

El crucero al fin zarpó
Surcando una mar en calma
Dejando atrás estelas de plata
Y el pasado despidiéndonos
Apesumbrado para siempre
Desde los muelles

Un navío cargado de sueños
De deseos olvidados
De creencias increíbles
De verdades engañosas
De ilusiones
Fe
Y falta de ella

Comenzó un viaje al más allá
Hacia horizontes perfilados
Viaje de ánimas con ánimo
Y locos buscando cordura
O nadar en ella
Libres
De querer demostrar
Lo indemostrable
De creer

Ochenta y un días de viaje
Y sus oníricas noches
Nubes oceánicas
Violentas tormentas
Salvaje oleaje
Prados de estrellas
Camaleónicas lunas
Auroras boreales
Amaneceres cristalizados
Por un viento cada vez más frío
Que nos dejaba helados

Una tarde comenzó
A escucharse el ruido
Al principio un murmullo
Después atronador lamento
Al final un infierno sonoro

El viaje llegaba a su fin
Enfrente congeladas aguas
Caían por el borde del mundo
Hacia el vacío del universo
Tan desconocido y bello

Y así arremolinados en cubierta
Nos precipitamos hacia el infinito
Conocedores de una realidad encubierta
Por otras fuerzas
Sin testigos
Pero con nuestros sueños cumplidos

___***___

Los conspiranoicos me resultan gente entrañable. Capaces de creer lo que sea con tal de no aceptar está realidad. La teoría de la tierra plana es tan absurda que partir en un viaje para demostrarlo requiere una fe inquebrantable. Y el acto un cierto romanticismo. ¿Y si se hace realidad su sueño? Creo que soy el tipo de persona que desearía que estuviésemos todos equivocados. ¡Se iban a enterar esas manos negras que mueven los hilos del mundo!

Típico despertar

Desperté.

Desperté como en tantas otras historias.

Rodeada de densa niebla.

Cipreses balanceándose al son de un suave viento.

Y silencio.

Eterno y doloroso silencio.

Filas de lápidas de piedra.

Reflejos de lo que fuimos en vida.

Mausoleos de ricos que no valen de nada en la muerte.

Lápidas y nichos para la gente corriente.

Y para el pobre,

arena y tierra

Compartiendo lecho con un montón de huesos sin nombre.

Desperté.

Y comenzó mi nueva vida.

Mi no-vida.

Que comienza mirando hacia atrás.

Un texto grabado en el granito de una lápida vestida con coronas de flores

Qué el tiempo borrará.

“Mi dulce ángel. Descansa en paz”

Dame la mano

Dame la mano
No hay gesto más sencillo
Que ese contacto

Agarrala fuerte
Y no la sueltes
Ahora que todo
A nuestro alrededor
Se está derrumbando
Y ardiendo

Para que así agarrados
Como si no hubiese un mañana

(“Que es muy posible que no lo haya”)

Si finalmente nos es esquiva la suerte

Podamos inmolarnos juntos

¿Quedará al menos un corazón fundido de hojalata y silicona entre nuestros restos carbonizados cuando nos abrace la muerte?

Secretos

Cuando me sumerjo en tu mirada
Trato de descifrar tus secretos
Los más inconfesables de ellos

Esos que todos acumulamos
En algún lugar oscuro
Entre los pensamientos

Esos que siempre regresan
Y se aferran al cerebro tan ciego
O al corazón tan ingenuo

Esos que duele
No poder liberarlos
De su infranqueable prisión
De su interminable condena
A mantenerse atrapados
El tiempo que vivos nos queda

¿Descifrarás mi mayor secreto?

Sigo pensando en tí
Aunque no puedas saberlo

La pesadilla

Fue en el corazón de las tinieblas
Donde se concentran las más impenetrables sombras
Qué ocultan crepitantes tentáculos acechantes
Lejos de las asustadas miradas
De quién observa sin poder hacer nada

Fue en medio de esa pesadilla sin salida donde te conocí
Y juntos hayamos la recóndita senda
Qué llevaba a donde el sueño se hacía de nuevo tangible

Desde entonces la vida se tornó una eterna huida
De esa oscuridad cuyas dentadas bocas
Salivan y relamen
Por atraparnos de nuevo y masticarnos
Hasta que crujan y astillen nuestros huesos
Y la carne se torne sanguinolenta masa
Sin más sensaciones
Qué un sufrimiento eterno
Ahogándonos en corrosivos ácidos estomacales

¿Crees que terminará alguna vez la pesadilla?

Ruego que no me abandones hasta que se haya volatilizado
O dispersado
Y si caemos
Que lo hagamos juntos
Puede sonar egoísta que lo pida
Pero eres lo único que me queda en este sueño
“Valor”

Mientras duermes

Observo tu carita
Mientras duermes

Esa paz que trasmites
Respirando plácidamente
Con tus pestañas entrelazadas

¿Qué sueños estarás viviendo
En el Interior de tu cabecita?

Deseo que puedas atesorarlos
Y que no los pierdas
Condenandolos al olvido

Lo deseo
Lo deseo tanto…

Tal vez así el futuro
Sea como alguna vez soñamos
Aquellos que perdimos
Con la inocencia de la niñez
Toda esperanza

Cruce de caminos

Ocurrió en el breve lapso de tiempo
Qué sucede en el cruce de caminos
De dos perfectos desconocidos
En direcciones opuestas

Le miraste a los ojos
El té devolvió la mirada
Ambos sonreísteis
Se sonrojaron vuestras mejillas

Hay quien lo llamará magia
y quién dirá que fue química
Destinos cruzados
Tonterías al fin de al cabo

Después de todo
Continuasteis vuestro camino
Como si nada hubiese pasado

El contrato

Firme aquí, aquí y aquí
Todo listo

Ya es de usted la mansión
El lujoso vehículo nuevo
Aquel yate amarrado
Y el Jet privado

A partir de ahora
No le faltarán mujeres
De generosos senos
Y traseros desproporcionados

Podrá viajar donde quiera
Comer los mejores platos
Drogarse, beber o jugar
Jamás le faltará saldo en el banco

Créame ha firmado usted
El mejor de los contratos
Se lo dice el comercial más experimentado
No por nada me llaman
Diablo