Somewhere in Providencia

Esta isla del tesoro perdida y olvidada en el inmenso océano es para ti

Categoría: poesía

El poema sin fin (Acróstico)

Encerrado en mí
Tomé papel y lápiz.
Empecé a escribir versos.
Rápidas palabras sin sentido.
Nadie puede descifrarlos.
Imaginar el significado
De un poema sin fin.
Acabará donde empezó,
Donde nacen y mueren los sueños.

Anuncio publicitario

666 versos desde el infierno – Micropoemas de terror

Que guapo salgo en la cubierta
«¿No has tenido alguna vez miedo de cerrar los ojos y soñar aquello que nadie querría jamás soñar?
Tal vez si te adentras en el corazón de las pesadillas aquí recogidas comiences a tenerlo…
Cierra los ojos y compruébalo.»

Tenía ya ganas de publicar un nuevo libro, y este terrorifico poemario es el resultado.
Este extraño volumen surge de una idea cuanto menos curiosa.

Mientras escribía Haikus y Senryus para mis anteriores poemarios (véase «Haikus estacionarios»«Entre el cielo y el mar» y «Siendo aún un niño me enamoró una estrella»), me di cuenta de que su escueta estructura era capaz de condensar ideas de tal forma que el lector al leerlas era capaz de percibir la idea general que quería trasmitir y a su vez generar en su interior una clara sensación de bienestar o de conexión con la naturaleza. Me pregunté: ¿Y si uso tal métrica (tres versos de cinco, siete y cinco sílabas) para crear espantosas escenas capaces de creer desasosiego o miedo al lector?

Quizá no pueda parecer algo lógico, pero para un autor que adora los microrrelatos con alma de ciencia ficción, fantasía y terror como yo, me pareció una idea estupenda, y decidí dar forma a un libro único: 222 micropoemas (Que al ser de 3 versos hacen del número de estos el conocido como «número de la bestia») cuya lectura fuese un no parar de escenas que atentaran directamente contra la psique del lector y que le provocase fugaces sentimientos relacionados con el terror, el miedo o la ansiedad (añade aquí cualquier otra sensación de malestar).

Este poemario es el resultado de tal idea. Cada micropoema es una historia única (Un microcuento de terror de esos que tanto me gusta escribir), y a su vez un conjunto que cualquiera puede pensar que ha surgido de una mente demente.

En esta ocasión la obra consta de treinta y dos imágenes que acompañan los textos. Las he creado utilizando generación de imágenes por IA (Inteligencia Artificial) introduciendo los textos de estos poemas. Y no puedo estar más contento con el resultado, pues todas las imágenes generadas son oscuras, terroríficas, demenciales y aterradoras (De hecho, creo que según avanza la creación el sistema lo hace más patente).

Solo espero que con la lectura de estos seiscientos sesenta y seis versos encuentres una terrorífica lectura…

En realidad, sé que la encontraras.

Link de compra: 666 VERSOS DESDE EL INFIERNO

El mar de hierba

Campo florido

Navegante de un mar de hierba.
Verde de la esperanza de la primavera
Salpicado de coloridos veleros
con pétalos desplegados
capeando armónicas olas
al son de la brisa de la mañana.

Navegante hasta que las luces se desvanezcan
y solo la estrella del norte brille como una inmóvil luz guía
a la que poder seguir hasta que despunte un nuevo día
en tu largo viaje hasta tu destino.
Desconocida y fascinante eternidad
u olvido.

Microcuento – Ella

Etérea. Volátil como la bruma se movía grácil entre las flores. Reía. La alegría que desprendía era capaz de hacer latir con fuerza los corazones de piedra.

¿Qué fue de ella?

Desapareció sin más, como un sueño. Como un anhelo. Tal y como hiciste tú.

Amanecer – Acróstico

Amanece.
Muere la noche.
Avanzo.
No hay más que hacer.
En el camino hacia el «tajo».
Caen gotas de sudor
En las calles vacías
Rodeadas de grúas.

B – Poema – Aves en el paraíso

Alegría primaveral.
Brotes verdes y cielos azules,
campos espigados
y pájaros;
un millón de pájaros
capeando los vientos
y entonando himnos
a la pura libertad.

Sombras entretejidas
en las aceras vacías,
tórtolas en la calzada,
mirlos en las ramas,
gorriones en la baranda
y erigiendo nidos de barro
en el alfeizar de la ventana
unas golondrinas.

Las nubes se tornan grises,
se oscurece el día.
Rayos y centellas.
Redoble de truenos
y bajo la tormenta
las aves juegan
como antes los niños,
a sortear gotas de lluvia.

La ola

Ola 2

Hola.

Naciste mar adentro, donde el infinito azul del mar se codea con el cielo.

Hija de la luna y de las mareas.

Naciste para avanzar siempre, sin detenerte.

Saltas sobre las aguas haciendo cabriolas.

Vestida con una corona de blanca espuma y un vestido de burbujas, sorteas los navíos dejando tu plateada estela.

Saludas a las gaviotas
cuando te acercas a la costa.

Regalas un último brindis al sol
cuando acaricias la playa.

Llega el final del viaje.

Te mezclas con la arena.

Desapareces dejando un fugaz y húmedo legado.

Adiós.

Ciudad Esperanza – Acróstico


Esperando al otro lado del mundo
S
e yergue Ciudad Esperanza.
P
oesía erigida con acero y cemento.
E
scenario de acristalados muros
R
ociado de haces luminosos
A
guardando brillante al solitario
N
iño huérfano en mitad del sueño.
Z
agal que encuentre su hueco
A
llí donde todos acaban huyendo.

___***___
Este Acróstico complementa La ciudad Sin Esperanza. Al final todo tiene su reverso y ambos se necesitan para existir.

Bailabas entre la niebla

Cuentan que te vieron
bailando entre la niebla.
Una negra y fugaz silueta
enrollándose con ese gris velo
girando y riendo.

¿Puedes creerlo?

Yo que yacía a tu lado
puedo asegurar que dormías.
Con tu pecho subiendo
y bajando plácido.
Subiendo y bajando.
Tal vez soñando
que danzabas rodeada de niebla
girando y riendo.
Enrollándote en su gélido velo
en un húmedo abrazo.

Bajo un frío sol de invierno

Lo miraba en la distancia
al otro lado del camino
hiciera sol o nevara.
Día y noche
por su imagen suspiraba.

Triste vida de enamorados
qué ven en sus anhelos
un utópico imposible
pues por designios del destino
sus cuerpos son inmóviles
y están separados
a merced de los caprichos
de cíclicas estaciones
y un polvoriento camino.

Más las raíces son profundas
y su deseo imparable,
y se extienden hasta acariciarse
y entrelazarse.

Vientos helados soplan,
zarandean sus esbeltos tallos
y al son de su incesante silbido
bajo un frío sol de invierno
extienden hasta agarrarse
sus esqueléticas ramas
para formar cuando el tiempo temple
anudados a sus cuerpos y almas
nuevos brotes verdes,
flores de delicados colores
y frutos de mil sabores.