Somewhere in Providencia

Esta isla del tesoro perdida y olvidada en el inmenso océano es para ti

Categoría: poesía

Revista literaria gratuita – Balcones literarios Nº0

Portada Balcones literarios

Despues de un buen puñado de semanas confinados en casa y casi nula actividad en el blog, hoy os traigo el resultado de una idea germinada en el grupo de amigos escritores “Literary Planet”. Una revista literaria gratuita que desde ya mismo puede descargarse desde el portal “Lektu” (Si no lo conoceis está muy bien. Puedes hasta acceder con tu cuenta de Facebook y no da ningun problema). La idea es dar continuidad así que si odo sale bien traeré mas números.

La revista consta del siguiente contenido:

Pág. 3· Poesías, Ramiro Álvarez
Pág. 7· Mujeres en la literatura, Isamar Cabeza
Pág. 11· Diario de un confinado, Carlos Cantalapiedra Thomas
Pág. 16· Microcuentos, Ramiro Álvarez
Pág. 18· Poemas, Óscar Millán Vivancos
Pág. 23· La tentación, Isamar Cabeza
Pág. 28· Nair, Amalia Nadal
Pág. 30· Aluvión de versos, Joan Cabalgante
Pág. 35. Nair, Amalia Nadal
Pág. 37· Microrrelatos 1, Óscar Millán Vivancos
Pág. 40· Acrósticos, Ramiro Álvarez
Pág. 42· Ojo, Toni Sicilia
Pág. 52· Microrrelatos 2, Óscar Millán Vivancos

Mis aportaciones son textos ineditos.

Descarga “Balcones literarios” aquí

Estoy seguro que os gustará

¡Espero vuestros comentarios!

Versos del más allá

Pasé la noche en vela
Escribiendo un millón de versos
Y con cada nueva línea
De este absurdo poema
En lugar de un vacío inmenso
Hallé sin quererlo
Ni desearlo
El único universo
En que aún sigues viva
A mí lado

El grito

¿Cuánta angustia puede almacenar un cuerpo?

Se preguntaba cada día.

Y cada día la angustia iba aumentando.

Acrecentándose hasta doler.

Llenando cada espacio entre células que lo conformaban.

Angustia solidificada corriendo por sus venas y arterias

Hasta casi supurar por todos los poros y orificios de su cuerpo.

Es posible que no creas lo que entonces ocurrió.

Abrió todo lo que pudo la boca y gritó.

Ondas sonoras de angustia condensadas

Expandiéndose en un arco incapaz de reducir su potencia en la distancia.

Un sonido tan potente que hizo que saltarán las alarmas de todos los autos.

Qué estallaran todos los vasos y platos.

Ni un cristal quedó intacto a su paso.

Los perros aullaron.

Reventó muchos tímpanos.

Finalmente aquella tormenta perfecta sonora se alejó hacia el espacio.

Dejando atrás calma y destrucción.

En el espacio nadie puede escuchar tus gritos

Qué equivocados.

Continúo su viaje sin descanso hacia el infinito,

Apartando el vacío a un lado.

Eones más tarde causaría estragos en mundos y civilizaciones que aún no han florecido.

Tan lejanos.

No importaba el futuro de lo en ese momento inexistente.

Respiró tranquilo.

La angustia con el grito se había ido.

Cruce de caminos

Ocurrió en el breve lapso de tiempo
Qué sucede en el cruce de caminos
De dos perfectos desconocidos
En direcciones opuestas

Le miraste a los ojos
El té devolvió la mirada
Ambos sonreísteis
Se sonrojaron vuestras mejillas

Hay quien lo llamará magia
y quién dirá que fue química
Destinos cruzados
Tonterías al fin de al cabo

Después de todo
Continuasteis vuestro camino
Como si nada hubiese pasado

La cascada del fin del mundo

El crucero al fin zarpó
Surcando una mar en calma
Dejando atrás estelas de plata
Y el pasado despidiéndonos
Apesumbrado para siempre
Desde los muelles

Un navío cargado de sueños
De deseos olvidados
De creencias increíbles
De verdades engañosas
De ilusiones
Fe
Y falta de ella

Comenzó un viaje al más allá
Hacia horizontes perfilados
Viaje de ánimas con ánimo
Y locos buscando cordura
O nadar en ella
Libres
De querer demostrar
Lo indemostrable
De creer

Ochenta y un días de viaje
Y sus oníricas noches
Nubes oceánicas
Violentas tormentas
Salvaje oleaje
Prados de estrellas
Camaleónicas lunas
Auroras boreales
Amaneceres cristalizados
Por un viento cada vez más frío
Que nos dejaba helados

Una tarde comenzó
A escucharse el ruido
Al principio un murmullo
Después atronador lamento
Al final un infierno sonoro

El viaje llegaba a su fin
Enfrente congeladas aguas
Caían por el borde del mundo
Hacia el vacío del universo
Tan desconocido y bello

Y así arremolinados en cubierta
Nos precipitamos hacia el infinito
Conocedores de una realidad encubierta
Por otras fuerzas
Sin testigos
Pero con nuestros sueños cumplidos

___***___

Los conspiranoicos me resultan gente entrañable. Capaces de creer lo que sea con tal de no aceptar está realidad. La teoría de la tierra plana es tan absurda que partir en un viaje para demostrarlo requiere una fe inquebrantable. Y el acto un cierto romanticismo. ¿Y si se hace realidad su sueño? Creo que soy el tipo de persona que desearía que estuviésemos todos equivocados. ¡Se iban a enterar esas manos negras que mueven los hilos del mundo!

Ya disponible “Autorretratos de un bufón loco”

Después de 5 meses de arduo trabajo ya está disponible la edición impresa de “Autorretratos de un bufón loco” (La digital saldrá el 6 de marzo como estaba previsto).

Como ya comenté, todos los beneficios de este libro los destino a plantar árboles con la ONG Reforesta, y en la imagen superior aparecen aquellos que confiaron en mi ¿Criterio? Y reservaron el libro. Además están incluidos en la página de agradecimientos.

Sea como sea, con cualquier venta que haga del libro el beneficio lo utilizaré con el mismo fin.

Voy a dejar que los números hablen por mí:

  • 15,2 x 22,9 cm
  • 358 páginas
  • 100 ilustraciones
  • Más de 200 escritos (Algunos antiguos con sorpresa)
  • Todo tipo de géneros
  • Caos
  • Un mensaje en clave en la cubierta
  • Prólogo de Sergio Sánchez (Lothandir)
  • Ayuda a plantar árboles

Y todo por menos de lo que imaginas.

Puedes conseguir tu copia en los siguientes enlaces:

Amazon.es – Autorretratos de un bufón loco

Amazon.com – Autorretratos de un bufón loco (Spanish Edition)

¡Espero que os guste!

Haikus estacionarios – Mi otro blog y el de todos

Como algunos ya sabéis, además de este humilde blog, llevo el timón de otro blog de Haikus en el que publico una de estas sutiles poesias a diario. En unos pocos meses lleva publicados más de 100, y ahora mismo hay programados Haikus para mantenerlo con novedades más de dos años (E irá a mas). Quisiera animaros a pasaros por allí, a seguirlo y comentar.

¡Estoy seguro que os gustará!

Visita Haikus estacionarios aquí

Para ello os dejo una pequeña muestra de lo que depara el futuro.

Última llamada

Es tan doloroso despedirse para siempre de quienes quieres.

Saber que jamás volverás a ver sus rostros.

No escucharás sus voces, ni compartirás sus silencios.

Todo quedando relegado a una pequeña parcela de tu memoria que irá llenándose según pasen las estaciones de maleza y malas hierbas hasta que su significado sea una imagen distorsionada de lo que realmente fue.

Es tan difícil dar cada paso que te lleva a realizar está última llamada.

Te paras un segundo frente al teléfono.

Respiras profundamente.

Llega el momento de hacer lo que has venido a hacer.

Buscas y rebuscas unas monedas por tus bolsillos. No necesitas mucho saldo, será rápido y doloroso.

Descuelgas el auricular y compruebas que hay señal ya que estas viejas cabinas de teléfono en muchos casos ya ni funcionan.

El pitido plano te taladra la cabeza.

Hazlo.

Introduces las monedas en la ranura temblando. Te sobresaltas con el sonido del metal cayendo en el depósito vacío. Debe de hacer siglos que nadie utiliza este aparato. Posiblemente tú seas el último.

La pantalla digital llena de píxeles muertos muestra que puedes hacer la llamada.

Hazla.

Mecánicamente marcas los números y esperas que dé señal.

Un pitido.

Silencio.

Dos pitidos.

Si…

-¿Si? ¿Quién es?- Pregunta su voz al otro lado del teléfono. Esa misma voz con la que has compartido risas y lloros.

Te quedas paralizado. Sabes que serán las últimas palabras que pronuncies. Que algo se habrá roto para siempre cuando el sonido escape de tus labios.

Respiras profundamente. Te escucha. Sabe que estás ahí.

-Yo…- Los sonidos resisten a salir, pero sabes que lo vas a hacer. Lo has pensado tanto tiempo que ahora no puedes echarte atrás. -Lo… Siento.

Una lágrima se te escapa al decirlo.

-¿Porque…?- No dejas que termine la pregunta.

Pitido plano.

Lo hiciste.

¿Porque lo hiciste?

Mi libro solidario “Autorretratos de un bufón loco” – Disponible el 6 de marzo

Ya está todo preparado. Estoy dando los últimos retoques a mi última locura. “Autorretratos de un bufón loco” tiene listas sus 100 ilustraciones, su portada tentacular, sus más de 200 escritos en 360 paginas, su prólogo por Lothandir, a que destinar sus beneficios… Y su fecha de publicación:

6 de Marzo

Como ya comenté otra ocasión, mi idea es hacer un libro único en muchos aspectos. El primero de ellos es que todo el beneficio será utilizado con algún fin ecológico. Finalmente me he decidido por la ONG “Reforesta” en la cual puedes literalmente invertir para que se planten árboles.A partir de este instante, está disponible la edición digital en preventa a 3,99 €, de los cuales donaré 2 € (Todo el beneficio) a esta causa, y además si me avisáis de haberlo hecho antes del 20 de febrero os añadiré en los agradecimientos del libro :). (Después del 6 de marzo subirá a 5,99 €)

Hazte con “Autorretratos de un bufón loco” edición digital Aquí

La edición impresa saldrá a la venta finalmente a 11,95 € el 6 de marzo, y se destinarán también 2 € a la misma causa. Como ya comenté en otra ocasión, como he realizado todo aquello susceptible de ser un gasto: diseño de portada, edición, ilustración… El precio para el formato que tiene es prácticamente insuperable (Si eres de Madrid y quieres pedírmelo a mi directamente lo apañamos por 10 € que de esa forma Amazon solo se lleva el coste de impresión).

Además de esto, he realizado multitud de cambios en los escritos ya publicados (Este tomo incluye “Crónicas de un bufón loco”, “Delirios de un bufón loco”, “Ensoñaciones de un bufón loco” y la nueva selección… ¡Cuatro libros en uno!). Cosas como cambiar el sexo a personajes, modificar párrafos completos, doblar el número de Microcuentos en “Ensoñaciones de un bufón loco”…

Y como siempre, nunca sabrás el tipo de historia que encontrarás tras pasar la página.

La cubierta final (Que es la que inicia la entrada) tiene la imagen del cuadro “Autorretratos de un bufón loco” realizado por el pintor mexicano Víctor Manuel Quintanilla Cardona, el cual donó la imagen y me encanta. El resto del diseño está basado en un agujero negro, tentáculos primigenios asesinos y un misterioso mensaje en clave escrito en código binario…

¿Quien lo descifra? (Pista: la respuesta está en una entrada del blog con similar mensaje en morse XD).

Ya para finalizar, quisiera primero animaros a haceros con una copia del libro, ya sea digital o impresa. Estoy seguro que os encantará y además servirá para hacer una mini arboleda (El bosque del bufón loco suena bien XD).

Y ya como favor personal, si podéis dar difusión a este libro, ya sea en vuestros blogs o redes sociales os lo agradeceré eternamente (Fijaros que con ninguno de los anteriores libros lo hice, pero esta causa me invita a ello)

¡Muchísimas gracias por vuestra atención y espero que os guste!

El hombre de la eterna sonrisa

Nunca se paró a pensar en las consecuencias de una caída desde un piso cincuenta y dos el hombre de la eterna sonrisa.

Un hombre feliz.

Optimista hasta la médula.

Aferrado al marco de la ventana abierta miraba abajo,

Donde la marabunta humana iba y venía sin una secuencia concreta.

Sin lógica.

El viento allí arriba era fuerte.

Su corbata multicolor ondeaba espasmódica.

El como se encontraba en esa situación no parecía importar.

El presente era una ventana, él, y una simple elección:

Saltar o no saltar.

Y saltó.

La gravedad tirando.

El viento frenando.

Y la velocidad como en estos casos llevándole de la mano.

Dos palomas en una cornisa lo observan pasar en su descenso.

Lo miran.

Se miran.

Continúan copulando.

El fin está cerca, más él sigue sonriendo.

El credo del optimismo:

Algo ocurrirá que le saque del aprieto.

El suelo se ve más claro y detallado según va aumentando.

Y se encuentra ya a muy pocos metros.

La clásica cuenta atrás para un tremendo impacto.

¡Diez!

¡Nueve

¡Ocho!

¡Siete!

¡Seis!

¡Cinco!

¡Cuatro!

¡Tres!

¡Dos!

¡Uno!

El tiempo se detiene.

No como recurso literario.

Literal.

La ciudad congelada en la misma décima de segundo en que el cuerpo iba a estamparse contra el asfalto.

Un par de milímetros más y ese habría sido el resultado.

El hombre de la eterna sonrisa respiró aliviado.

Estiró los brazos y se ayudó para ponerse de pie a salvo.

Se crujió los dedos.

Se metió la camisa por el pantalón.

Se colocó la corbata.

Y se fué andando silbando una alegre canción.

A los pocos pasos el tiempo regresó.

El mundo siguió girando.

Y el hombre de la eterna sonrisa rió.