Somewhere in Providencia

Esta isla del tesoro perdida y olvidada en el inmenso océano es para ti

Categoría: poema

Con permiso del Sr. Baco

Con permiso del Sr. Baco

(No me llames Dioniso.
Llámame Baco)

Me voy retirando
“Eseando” al camastro
A ver si la lira y el canto
De Don Morfeo
Apartan de mi cabeza
La sensual danza de esas ninfas
Contoneándose en el frenesí
De la incansable e hipnótica zampoña
Del estimado Pan

¿Que verán en ese artista que manosea y besa día y noche sin descanso el cuerpo de Siringa?

Anuncios

El arbol

Siempre fui como el árbol solitario
Erguido en mitad de la yerma nada
Enraizado donde la vida es utopía

Reflexionando acerca de como
Presente, futuro y pasado
Se mantienen inamovibles.
Nunca cambian
Hasta que la tempestad estalla
Y sus torrenciales lluvias
Alimentan hojas, raíces y ramas
Y sus revitalizadoras aguas
Calman la sed
Y esperanzan el alma

Acróstico – Nuevos dioses (El ritual III)

Nuevos dioses despertaron
Un nuevo orden mundial comenzó
El mundo se cubrió de sangre
Volvió un reinado de terror
Ocaso de nuestra podrida civilización
Silencio y olvidó esperan al final

Dolor y angustia es mi único recuerdo
Impío altar replicándose en sueños
Oscuro sacrificio a la luz de antorchas
Sonidos de otros planos crepitando, y
Entre las impenetrables sombras el
Sacrílego ser tentacular elevándose

Acróstico – Impío altar (El ritual II)

Insoportable hedor a sangre seca
Muerte y sacrificio sobre la roca
Palidecieron nuestros rostros
Imágenes de horrendos rituales con
Oscuras manchas pincelando la sala

Altar reposando en lo más profundo
Letanías impías nacen en la cabeza
Todo se tuerce y retuerce alrededor
Acero brillante y afilado en la mano
Regresé de aquel lugar solo, llorando

Acróstico – La escalera (El ritual I)

Lóbrego y angosto era el sendero
A través del nebuloso bosque

Encontramos un acceso oculto
Siniestro agujero entre la maleza
Con árboles secos cubiertos de musgo
Alrededor como antiguos guardianes
Lentamente comenzamos el descenso
Empinada excavación en oscura roca
Rodeados de irracionales grabados, y
Al final de la escalera el impío altar

Micropoema – Mis tesoros

En este mundo
Donde todo se compra y vende
Y hasta la amistad y el amor
Tienen un alto precio
Mis mas preciados tesoros
Siempre serán
Aquellos ardientes besos.

La fina línea entre la vida y la nada

Cuerda Floja

No te engañes, somos funambulistas haciendo equilibrio en la fina línea entre la vida y la nada.

Cada paso adelante es una experiencia que se olvidara.

O no?

Sigue adelante, paso a paso.

Vive.

Vive intensamente.

Vive como si en un instante fueras a perder el equilibrio.

Vive.

Vive dando ganas de vivir a quienes te acompañan.

Vive y lo aprendido me lo cuentas mañana.

Vive y sueña.

Vive dando ganas de soñar a quienes te acompañan.

Vive.

Porque es lo único que puedes hacer cuerdo hasta el momento en que de un traspiés en esa fina cuerda pases a ser nada.

Reino del miedo

miedo

Amanece un día más en el reino del miedo.

Miedo al futuro.
Miedo a perder el trabajo.
Miedo a no poder acceder a una vivienda.
Miedo a ser juzgado por ser como eres.
Miedo a salirte del camino establecido.
Miedo a que no se respete todo aquello que has luchado por conseguir.
Miedo a la inseguridad.
Miedo a lo desconocido.
Miedo a lo que conoces.
Miedo a la responsabilidad.
Miedo a expresar las ideas.
Miedo a que se entiendan.
Miedo a la oscuridad.
Miedo al vecino.
Miedo a la sociedad.
Miedo a la soledad.
Miedo a perderte.
Miedo a perderme.
Miedo a vivir con miedo.
Miedo a aquellos que no tienen miedo.
Miedo de saber que interesa que tengas miedo.
Miedo de ser uno de los que no sienten miedo.

Anochecerá un día más en el reino del miedo, y me acostaré sabiendo que mañana sea un día exactamente igual:

Regido por el miedo.

La energía del futuro

Energía limpia
Energía que nace del propio hombre
Con una simple hora al dia sentado
Haciendo lo que más te guste
Chatear, ver series o pornografía
Incluso si te va lo raro, leer

Ganarás el salario completo de un día
Y tú energía llegará a millones de hogares
Alimentará televisores y ordenadores
Cargará teléfonos móviles
Iluminará la oscuridad
Llenarás de alegría millones de hogares

Por supuesto tiene su aquel

¿Que trabajo no lo tiene?

Lo bueno es que el coste de éste
Realmente no lo notarás
Hasta que llegue el final

¿Acaso importa el futuro?

Vive el presente

Una hora de trabajo te restará
Un día completo de vida
De un futuro incierto
Insignificante coste
Comparado con el beneficio
Porque de eso hablamos

¿Cuánta vida te resta cualquier otro trabajo?

Por supuesto firmé el contrato

Andrómeda

Se abre la persiana metálica
Cuando sus ojos se acostumbran a la oscuridad
A través de los gruesos cristales
Es capaz de reconocer la inmensidad

El infinito océano de constelaciones
Sigue inmutable
Sin apenas variación.

Apoya la mano en el vidrio
Siente el frío tacto del vacío
Se empaña la visión
Las lágrimas comienzan a resbalar
Involuntarias por sus mejillas
La respiración se entrecorta
Suspira
Llora desconsolada en la soledad del infinito.

Año: 2754 D.C.
Lugar: Galaxia de Andrómeda

Han pasado ya tres años
Desde que el último pasajero falleció
Hay víveres y oxígeno para una eternidad
No así manera de mover el transbordador
Desde que el motor principal estalló
Estoy paralizada
Encadenada por siempre a Andrómeda
Nadie responde mis llamadas
Estoy sola en mitad de la nada
No quiero estar sola

Este mensaje es el mismo que ayer
Este mensaje será el mismo mañana

¿Hay alguien ahí fuera que diga al menos hola?

¿Hay alguien ahí?”

“Intentando recuperar conexión con red interestelar…”