Somewhere in Providencia

Esta isla del tesoro perdida y olvidada en el inmenso océano es para ti

Categoría: música

Relato – Llegó con la lluvia

Portada llego con la lluvia

I

La clásica historia. Un oscuro antro oculto en los suburbios que vivió épocas mejores. Paredes cubiertas de grafitis que ocultan otros grafitis. Una destartalada placa de metal con las letras medio borradas que dejan intuir de qué tipo de local se trata: «J. Detective privado».

El interior huele a humedad. A la humedad que cubre la agrietada pintura y la tiñe de malsano y verdoso moho. Una decaída planta de interior intenta dar ambiente a la improvisada sala de espera con desgastadas sillas de madera de tapicería pasada de moda que jamás hizo méritos para ganarse ese miserable título. La poca luz de la sala, la aportan unos perezosos rayos de sol otoñal que se infiltran por los huecos entre las lamas de aluminio de un «store» a medio subir.

Se encuentra en la habitación adyacente. Envuelto en las tenues sombras que proyectan los incontables archivadores con informes de casos ya olvidados que se apilan descolocados en las esquinas. Tiene los pies sobre la mesa. En la comisura de sus labios, un cigarrillo con un centímetro de ceniza que lucha encarnizadamente con las leyes de la gravedad emite un finísimo hilo de humo que forma una etérea neblina. En un perchero cercano a la puerta descansa su raída gabardina de paño coronada con un sombrero gris de aspecto anticuado. Suena en la radio el murmullo de una emisora de rock ochentero en exclusiva para su único oyente.

A J. no le importa nada. Se concentra en el Sudoku difícil de un diario gratuito de hace dos días. Frunce el ceño mientras realiza sus cábalas numéricas, lo que ocasiona que las arrugas se le marquen como surcos en la tierra. La edad comienza a hacerle mella, pero cuando te paras a observarlo puedes deducir que en su juventud debió haber sido un hombre muy atractivo.

Alto, de algo más de metro ochenta. Ojos claros de un color indeterminado situado entre el azul celeste y el gris plateado. Mandíbula prominente abrigada con barba de tres o cuatro días. El rostro salpicado con alguna que otra cicatriz que se hizo durante alguna reyerta de bar. Con pelo abundante color castaño claro, con corte de galán de manual sacado de alguna película de los años cincuenta, solo que treinta años desfasado.

Deducciones al fin y al cabo, pues en realidad se trata de un hombre hueco y roto por dentro. Al menos desde que hace un año perdió a la que pensaba que podría haber sido la mujer de su vida. Clásica equivocación producida por la ceguera de una explosión de pasión que llegó tal y como se marchó, de forma totalmente casual e imprevista.

II

Todo comenzó un lluvioso día de otoño.

Tintineó la campanilla de la puerta, chirriaron los goznes, sonó un portazo y la sala se llenó con el susurro de una respiración rápida y sin pausa.

—Buenos dí…

Enmudeció al ver a la visitante. Delicada y pálida como una flor de invierno en un recóndito valle cubierto de escarcha. Ataviada con un ceñido y elegante vestido color negro y zapatos a juego. En su cabeza, un gorro de lana con un pompón en su cima, alicaído por la fuerte lluvia que no cesaba de caer en el exterior. Ojos color miel. Infinitas pestañas. Labios carnosos y ligeramente rosados; casi blancos. Melena castaña que caía ondulada por su espalda como la cascada del borde del fin del mundo. Pechos pequeños pero insinuantes. Cintura de curvatura imposible a la que seguía la zona de obligada deceleración por peligro de accidente que eran sus caderas. Piernas infinitas. Parecía un ser de fantasía huido de un sueño.

Paralizada ante la puerta, cogió aliento y poco a poco se comenzó a calmar su respiración. Escaneó a J. con la mirada. Lo atrapó sin haber pronunciado aún ni una palabra. Y la pronunció.

Buenas tardes, señor. Perdone que haya hecho una entrada tan abrupta, pero fuera hace un tiempo de perros y desde que he llegado a este barrio me ha dado la sensación de que un grupo de matones iba siguiéndome… —Su voz, como un canto celestial, iluminó lo lúgubre de aquel lugar, y J. Se quedó unos segundos sin palabras. Los segundos que tomó su corazón en acelerar y superar el límite establecido.

Pasa chiquilla, no te quedes ahí parada, que estás empapada y vas a pillar una pulmonía —dijo J. mientras a toda prisa se dirigió al aseo para coger una toalla—. Siéntate donde quieras y dime: ¿Qué te trae hasta este lugar?

III

Sin saber muy bien como ocurrió, ella acabó durmiendo en su cama, mientras él intentaba acomodarse en un sofá monoplaza dentro del pequeño y destartalado apartamento céntrico que tenía alquilado.

El nombre de la ninfa era Iris, y apenas llegaba a los veinticuatro años de edad. Sobre su pasado, J. solo pudo sacar en claro que había llegado a Madrid desde un origen desconocido el mismo día en que sus caminos se cruzaron. Al parecer buscaba a alguien, pero tras su fortuito encuentro parecía haberlo olvidado, o quizás ya no la importaba. No tenía dónde alojarse, así que él se vio en la obligación de otorgar refugio a aquel ángel surgido de la nada. Lo que estaba claro es que haberse conocido había sido fruto de la más absoluta casualidad. El azaroso destino a veces tiene esos caprichos.

Habían pasado ya dos semanas desde que Iris se había instalado en su habitación, y cada vez que compartía algún instante con ella, su presencia iba conquistando un poquito más de terreno dentro del marchito reino de los pensamientos de J., quien, de forma inconsciente, se veía dejando pasar el tiempo en su lúgubre despacho mientras miraba ensimismado el lento avance de las agujas de un viejo reloj de pared, y deseando que llegase la hora de echar el cierre para regresar a casa y poder verla de nuevo.

Cuando al fin llegaba el ansiado momento, J. se levantaba de su escritorio, salía corriendo del despacho como arrastrado por una fuerza invisible y todo a su alrededor se desenfocaba, a excepción del punto de fuga que era la puerta del apartamento.

Al llegar, la encontraba sentada leyendo alguna revista, viendo algún programa televisivo acurrucada en el sofá o encerrada en la habitación escuchando música y cantando por encima con una pésima pronunciación del inglés, que en su voz sonaba encantadora. Un día, la sorprendió dormida en el sofá. Parecía la viva imagen de una princesa de cuento de hadas y al sentir como se cerraba la puerta, Iris se despertó y J. pudo verla desperezarse y sonrojarse al verle, algo que a él le resultó encantador.

Cuando coincidían, ella siempre le saludaba y dedicaba una preciosa sonrisa capaz de alegrar el día más triste. Le decía:

—¡Holis J.! —Dándole un beso en la mejilla, y en ese instante él moría y renacía. Pero a pesar del amor que crecía en su interior, J. no era capaz de sacar el valor para decirle a Iris lo que realmente sentía.

Después, ella solía encerrarse en su habitación, canturreando entre dientes siempre una canción cuya letra decía:

«I can hear your heart. Can hear your heart…».

IV

Un día, casi sin darse cuenta, la vida de J. dejó de pertenecerle. Llegó como todos los días desde que se había mudado Iris, flotando hasta el apartamento, y al sacar el llavero, escuchó en el interior la música sonando a un volumen superior al habitual.

«The sky was bible black in Lyon». *

Ella, vestida con un short vaquero y un top, bailaba en mitad del salón iluminada por la tenue luz de unas velas.

«When I met the Magdalene». *

Sobre la mesa reposaba una botella de vino tinto abierta con dos copas a su lado: una de ellas llena y la otra a medio beber.

«She was paralyzed in a streetlight». *

Ella se acercó a J. con caminar insinuante, lo saludó con un húmedo beso en la mejilla y le agarró las manos.

«She refused to give her name». *

Lo arrastró despacio hacia el sofá, balanceando sus caderas como el caer de una pluma.

«And a ring of violet bruises». *

Lo invitó a sentarse con un guiño y le tendió la copa que estaba llena de vino. Él aceptó el ofrecimiento, ella elevó la suya y sin mediar palabra las tintineó.

«They were pinned upon her arm». *

Se mojó los labios tintándolos de rojo purpúreo mientras le clavó una mirada nada inocente en los ojos.

«Two hundred francs for sanctuary». *

Ella se levantó y se dirigió despacio hacia el centro del salón, donde continuó su hipnótica y sensual danza.

«And she led me by the hand». *

Iris se volvió hacia J., levantó de nuevo la copa y vació de un solo trago el contenido. Perfiló con la lengua sus labios y le señaló con el dedo índice, ordenando sin pronunciar palabras que se acercara hasta ella.

«To a room of dancing shadows». *

La marioneta sin voluntad que era J. en ese instante obedeció. Se aproximó a Iris con baile torpe y ella le correspondió extendiendo los brazos alrededor de su cuello.

«Where all the heartache disappears». *

Dejó de haber espacio entre los dos cuerpos que comenzaron a moverse acompasados como una sola entidad. Ella apoyó la cabeza en su hombro, y él vibró al sentir la cálida respiración recorriendo su cuello.

«And from glowing tongues of candles». *

Se aferró a la cintura de ella y sus manos comenzaron a deslizarse hacia abajo, anhelando el tacto de nuevos territorios inexplorados. Los delicados labios de Iris entraron en contacto con su piel, y los dos cuerpos se estremecieron al unísono.

«I heard her whisper in my ear». *

Los brazos de J. elevaron a Iris con la pretensión de que se produjera la colisión entre sus labios, y esta se sucedió como un estallido. Una explosión que hizo que ambos se apretaran buscando fundirse en un único elemento: aleación de pasión.

«‘J’entend ton coeur’». *

Habían llegado a un punto de no retorno. Sexo. Pasión. Atracción animal. Puro instinto primario, y la tarima acogió dos cuerpos entrelazándose. Retorciéndose. Enmarañándose.

«‘J’entend ton coeur’». *

Respiraciones profundas. Jadeos. Sudor. Saliva. Flujos. Semen. Gemidos. Gritos. Silencio.

«I can hear your heart». *

Los dos cuerpos desnudos se quedaron abrazados como si no hubiese un mañana. Ella acomodó su cabeza sobre el tórax de J. y susurró canturreando: «Puedo escuchar tu corazón. Escuchar tu corazón. Escuchar…».

«Can hear your heart». *

La escena finalizó con un fundido a negro cuando se extinguió la llama de la última vela.

«I hear your heart…». *

 

* Letra de la canción «Blue Angel», de Marillion.

V

Al despertar a la mañana siguiente, Iris había desaparecido de igual forma que se había cruzado en su vida un mes atrás: sin previo aviso. La cabeza de J. gustaba de revivir aquella última noche como un sueño recurrente. Una y otra vez agudizaba el oído deseando escuchar otra vez el tintineo de la campana anunciando su regreso, aunque este fuese imposible. La oficina y su apartamento se habían convertido en los lugares más lúgubres y grises del mundo. Pozos de miseria que absorbían cualquier resquicio de luz y vida.

La radio sigue sonando, aunque nadie presta atención a su emisión. J. apoya el diario sobre el escritorio y se ve a sí mismo llorando. Inevitables lágrimas al recordar el día que siguió a su noche de ensueño.

Un puente sobre el río Manzanares.

Un ángel cayendo al agua con las alas rotas y sin arnés.

El último pétalo de la flor más hermosa del universo flotando río abajo arrastrado por la corriente.

Nadie más parecía saber de su existencia. Apareció. Dejó un suceso entre tantos otros en los telediarios y un corazón destrozado. Se marchó dejando atrás un mundo aún más triste. Un mundo que seguiría girando, aunque imperceptiblemente más lento.

Comienza un día más

Al ritmo lento
De una canción triste de «post rock»
Mientras espero como cada mañana
El autobús
Veo los demás rostros pasar con indiferencia.

Parsimonioso observo
El mundo como una postal.
Una melancólica postal
Con mensaje de despedida detrás

Las finas líneas de vapor
De los aviones dibujarse sobre el azul
La luna en cuarto creciente
Acunando la nada
Cantando su nana
Y al otro lado del cielo
Las incipientes llamas del Alba
Calcinando el horizonte

Nosound – Scintilla

NOSOUND – SCINTILLA

A scintilla sparked in my soul
I don’t know how it started on its own
It didn’t set my heart on fire
Maybe it will, now I know you’re a liar

Our love was beautiful and cold
like that brisk white winter dawn
when the innocence melted like snow
even before we came back home

Sunshine is something I should never miss
You made it feel like a stolen bliss
Reaching down to pull me out of your abyss
I know I knew you were never in this

A scintilla sparks in my soul
I don’t know how it starts on its own
I’ll make sure there’s wood for the fire
To go through the night and wake up to desire

NOSOUND – CHISPA

Una chispa chisporroteo en mi alma
No sé cómo comenzó por si misma
No prendió fuego a mi corazón
Tal vez lo haga, ahora sé que eres una mentirosa

Nuestro amor era hermoso y frio
como ese amanecer blanco invernal
cuando la inocencia se derritió como la nieve
incluso antes de regresar a casa

El sol es algo que nunca se debería perder
Lo hiciste sentir como una dicha robada
Alcanzando para sacarme de tu abismo
Sé que sabía que nunca estuviste

Una chispa chisporrotea en mi alma
No sé cómo comienza por si misma
Me aseguraré de que haya leña para el fuego
Para pasar la noche y despertar al deseo

___***___

Después de Marillion, Nosound ahora ocupa el segundo puesto de mis bandas favoritas… Esa ambientación y melancolía que desprende su música es única.

Espero que os guste este tema de su quinto álbum «Scintilla«.

Este es el siglo XXI

niños

Este es el siglo XXI
A un paso de chocar y arder
Nadie va a darte nada
A no ser que tu devuelvas el favor
Hay un hombre en lo alto de un brillante rascacielos
Acaba de comprar el mundo.

¿Acaso lo que deseas es
tener hijos y
verlos crecer
en un lugar como este?

Ella señaló su cabeza
Dijo: ¿No puedes verlo?
El mundo es tuyo
El mundo es mio

Fragmento de «This is the 21st Century» – Marillion

Giancarlo Erra – Ends I – VII

Hacia muchísimo tiempo que no realizaba una entrada puramente musical, pero esta semana me llegó el primer disco en solitario de este Italiano líder de la banda «Nosound» y quería compartir con vosotros la maravillosa música que se saca este hombre de la manga.

El disco llamado «ENDS I – VII» lo titula así porque los finales son la posibilidad de nuevos comienzos. (¿El fin de «Nosound»?… ¡Espero que no!)

Musicalmente hablamos de un disco puramente instrumental. Consta de siete temas nombrados con números romanos y un epílogo llamado CODA.

En ellos se recrea formando preciosistas y melancólicos pasajes a piano acompañado de un cuarteto de cuerda y en alguna ocasión arreglos electrónicos.

Es un álbum para escucharlo de principio a fin y sumergirte en esos finales que espero que sean como el pretende: Un nuevo comienzo.

La edición física está realmente currada, con fotos que parecen extraídas de la misma música.

Escúchalo en Spotify… ¡Espero que os guste!:

Marillion – Mi colección

Marillion, mi banda favorita con clara diferencia y posiblemente la mejor banda de rock de la historia (Aunque la mayoría solo la conozca por una canción). Por mi cumpleaños he añadido algun elemento más a la colección y seguirá creciendo. Aquí voy poniendo el listado completo.

Por supuesto no es el único grupo que escucho. Si quieres conocer muchos grandes discos puedes seguirme en Instagram donde subo fotos de mis discos  con fragmentos de algunas de las letras de sus canciones.  Mi Instagram:

ramiroluisalvarezmoreno

Última actualización: Brave live 2013 (CD & Blue Ray) e Isildur’s Bane & Steve Hogarth- Colours not Found in Nature

DISCOS DE ESTUDIO (VINILO)

  • (MF) – Misplaced Childhood – 1985

DISCOS DE ESTUDIO (CD)

  • (MF) – Script for a Jester Tear – 1983
  • (MF) – Fugazi – 1984
  • (MF) – Misplaced Childhood – 1995
  • (MF) – Clutching At Straws – 1987
  • (MH) – Seasons End’s – 1989
  • (F) – Vigil In A Wilderness of Mirrors – 1990
  • (F) – Internal Exile – 1991
  • (MH) – Holidays In Eden – 1991
  • (F) – Songs From The Mirror – 1993
  • (MH) – Brave – 1994
  • (F) – Suits – 1994
  • (MHU) – River – 1994
  • (MH) – Afraid Of Sunlight – 1995
  • (MH) – This Strange Engine – 1997
  • (MH) – Radiation – 1998
  • (MH) – Marillion.com – 1999
  • (F) – Raingods With Zippos – 1999
  • (M) – Anoraknofobia – 2001
  • (F) – Fellini Days – 2001
  • (MH) – Marbles – 2004
  • (MH) – Somewhere Else – 2007
  • (MH) – Happiness Is The Road: Essence – 2008
  • (MH) – Happiness Is The Road: The Hard Shoulder – 2008
  • (F) – The 13th Star – 2008
  • (MH) – Sounds That Can’t be made – 2012
  • (F) – Feast Of Consecuences – 2013
  • (MH) – F.E.A.R. – 2016

DIRECTOS (CD)

  • (MF) – Live From Loreley – 1987
  • (MF) – The Thieving Magpie – 1988
  • (MH) – Live At Cadogan Hall – 2010
  • (MH) – Sunday Night above The rain – 2013
  • (MH) – The Gold – 2017
  • (MH) -Marbles in the Park – 2017
  • (MH) – All One Tonight – Live At Royal Albert Hall – 2018

RECOPILATORIOS (CD)

  • (MF) – B-Sides Themselves – 1988
  • (M) – A Singles Collection – 1992
  • (MH) – Less Is More – 2009

EDICIONES ESPECIALES (CD)

  • (SR) – Ghosts Of Prypiat – 2013
  • (F) – Farewell to Childhood – 2015
  • (MH) – Marbles – 2004
  • (MH) – Unplugged At The Walls – 2017
  • (MH) – Brave – 2018
  • (MH) – Brave Live 2013
  • (MF) – Clutching At Straws – 2018

DIRECTOS (DVD)

  • (MF) – Recital Of The Script – 1983
  • (MF) – Live From Loreley – 1987
  • (MH) – Somewhere In London – 2007
  • (MH) – Out Of The Box – 2015

DIRECTOS (BR)

  • (MH) – All One Tonight – Live At Royal Albert Hall – 2018
  • (MH) – Brave Live 2013

COLABORACIONES CON OTRAS BANDAS (CD)

  • (H) – Isildur’s Bane & Steve Hogarth- Colours not Found in Nature – 2017
  • (F) – Ayreon – The Electrical Castle – 1999
  • (H) – Glev Kolyadin – Glev Kolyadin – 2018


LEYENDA

MF: Marillion con Fish
MH: Marillion con Hogarth
F: Fish
SR: Steve Rothery
H: Steve Hogarth
MHU: Michael Hunter
M: Marillion

Resaca en 6 portadas

Comic collage explícito con 6 portadas musicales (Discazos por cierto). En honor a todos los que las sufrirán en estos días, en especial tras las cenas de empresa.

CRÍTICA – RELATO – Marillion – All One Tonight – Live At The Royal Albert Hall

-Señor juez. Me declaro culpable.- Digo agachando la cabeza y cerrando los párpados en el mismo gesto como si el peso de la conciencia hubiese encontrado la gravedad en ese instante y estuviese cayendo sobre mis hombros. Continúo tímidamente: – Quisiera confesar…-

El súbito sonido de los murmullos es aplacado rápidamente por los golpes del martillo del juez llamando al orden la sala. – ¡Silencio en la sala! Escuchemos lo que quiere declarar. Después el tribunal dictará sentencia. Comience su declaración y no se ande con rodeos. Cíñase a los hechos. Comience.-

– Hace dos días compré en CD el directo de Marillion «All One Tonight – Live At Royal Albert Hall» que fué grabado en la gira del 2017. Y era la primera vez en los casi 40 años de la banda qué tocaban en tan ilustre recinto. El caso es que …- Paro unos segundos para coger aliento y valor para la confesión:- Lo compré aún teniéndolo desde hace pocos meses en Blu-ray y haberlo visionado al menos media docena de meses.-

Un sonido de asombro se escapa de la boca de los asistentes al juicio que es acallado por el respetuoso martillar-¡Eso no tiene ningún sentido! Por favor, diga a este tribunal las razones qué le han llevado a ello.-

-No puedo dar una razón concreta. Es un cúmulo de características únicas. Pero haré el esfuerzo e intentaré mostrarlas como usted ha solicitado:

– La primera parte del concierto la banda toca al completo su último álbum de estudio F.E.A.R. (Fuck Everyone And Run). Una maravilla que critica está maldita sociedad que parece seguir el dogma que reza el título. Lo tocan y además lo hacen increíblemente bien. No como en los directos de otra bandas que suenan a lata. Hay partes que incluso superan el sonido de estudio por la calidez y emotividad de la interpretación y la entrega del público asistente.

Solo por esa parte ya merece la pena el desembolso, pero lo que realmente me llevo a la perdición fue su segunda parte…-

-Recuerde que esta bajo juramento. Esa segunda parte no tiene ni uno de los éxitos que hicieron famosa a la banda allá por los 80. ¿Me va usted a contar que después de todo este tiempo rechazan tocar sus mejores canciones ante su publico?… No hay duda de que estamos ante un caso muy grave de psicopatía emocional. Continúe…-

-Como contaba, la segunda parte fue mi caída a los infiernos. Mi rendición ante algo tan grande que es difícil de explicar. Silencio, la melodía de violines y flauta que te arrastran hacia todo lo desconocido de la galaxia… Comienza con «The Space» y al grupo le acompañan un cuarteto de cuerda, una flauta y una trompeta francesa. Le dan una nueva dimensión a la excelente música que ya de por si compone este grupo.

Ese comienzo fue simplemente eso. Un aperitivo para el oyente que no puede imaginar lo que se le viene encima. Sin duda el que selecciono las 9 canciones que forman esta segunda parte quería remover entrañas a quien lo escucha…

«Afraid of Sunlight», «The Great Scape», «Easter», «Go!», «Man of a Thousand Faces», «Waiting To Happen»

Y el remate para el final, cuando ya no queda aliento ni se pueden exponer mas los sentimientos… Campanillas y cascabeles anuncian que el viaje a Nunca-jamás comienza. Agarras la mano a tu yo interior y te sumergen entre las nubes de «Neverland». Ese piano que va uniendo al resto de instrumentos hasta que explosiona la magia a mitad de canción con un mágico solo de guitarra. Este tema debe de ser uno de los grandes hitos de la humanidad. Una obra a guardar en una capsula del tiempo para que los que nos sucedan como especie dominante comprendan la grandeza de lo que fue el ser humano.

Y cuando termina solo hay tiempo para un bis. Repiten una parte de uno de los temas de F.E.A.R.,  «One Tonight» que ya ha sonado esa noche. Esta vez con el acompañamiento sonoro como despedida. ¡Y que despedida! Ese fragmento va creciendo en intensidad hasta que te dan ganas de aplaudir en su apoteósico final… Y entonces todo termina y tienes la necesidad de que vuelva a comenzar.

Su señoría, doy por finalizada mi declaración.-

-De acuerdo, el jurado puede reunirse a deliberar antes de emitir su veredicto-

Se hace el silencio en la sala y un grupo de los asistentes se reúne a deliberar. Los minutos se hacen interminables y la tensión se hace tan palpable que ahoga.

Finalmente el grupo vuelve a su sitio. Y el vocal habla: – Estamos listos para sentencia.- Se aclara la garganta frente al micrófono, y lo que sigue es difícilmente explicable, ya que escapa a toda lógica.

Justo antes de decirla, se apaga la luz. Y súbitamente la abarrotada sala al completo se pone en pie. En la oscuridad comienzan a iluminarse pequeñas lucecitas de colores que danzan de un lado a otro en un rítmico va y ven. En los dedos de los asistente hay lamparas LED multicolor y poco a poco  comienza a escucharse un canto al unísono que va contagiando a todo el que lo escucha…

«Wide awake on the edge of the world»

«Wide awake on the edge of the world»

«Wide awake on the edge of the world»

___***___

Si quieres entender este extraño final visualiza el siguiente video:

Mi biblioteca musical

Aquí mi biblioteca musical en fotos. Viene a sustituir las anteriores entradas que además de requerir muchas fotos, eran poco prácticas al estar en varias entradas.

¿Quieres mi opinión de alguno de los discos?

Simplemente pregunta estaré encantado de responder.

Somewhere in the Planet Marzipan

20180821_222453.jpg

Finalmente llego el día en que el último disco de estudio que me faltaba de Marillion llego a ocupar su merecido lugar en mi colección de discos. Y para celebrar este hito traigo una «playlist» de Spotify en la que incluyo entre 1 y 3 temas de cada disco. En concreto las canciones que personalmente prefiero. Horas y horas de grandiosa música en orden cronológico para que se pueda apreciar la increíble evolución a lo largo de los casi 40 años de vida del Mejor grupo de la historia.

¡Enjoy!