Somewhere in Providencia

Esta isla del tesoro perdida y olvidada en el inmenso océano es para ti

Categoría: fotografía

La noche de los juguetes zombie

En la penumbra podía ver una horda de rostros bien conocidos. Recuerdos de su infancia caídos. Pepito Grillo, Balou, Mogli, Jafar, Ariel, Heidi, Clara, David el Gnomo y su esposa Lisa, Snorkels, Mickey, Maléfica, Bambi, Blancanieves, Lilo, Stich…

Eran todos ellos pero en las tinieblas sus rostros tenían algo siniestro mirándolo con ojos vacíos e inertes. Un escalofrío de auténtico horror recorrió su espinazo.

¿En que se habían transformado todos aquellos recuerdos de la infancia?

Sintió un leve movimiento entre las filas. Una masa rechoncha y deforme dió un torpe paso al frente, lo justo para que un fugaz rayo de luz iluminará su rostro. Un rostro bien conocido que ahora era la auténtica representación del terror. Don Pimpón emitió un gorgoteante gruñido y el resto de muñecos comenzó su procesión para devorarle.

Había comenzado la noche más larga.

___***___

Vale, este texto es una excusa para dar contexto a la foto que hice junto a mi hija Minerva en la que el pitufo bateador se enfrenta a “The night of the living Toy Zombies”. El contraste hace que los rostros queden siniestros (Si amplias ves que caras como la de Clara la amiga de Heidi parezca sacada de una peli de terror japonesa)… Y si… A esto me dedico a jugar con mi hija XD

Anuncios

Fugaz recuerdo IV

De mis tiempos de niño apenas guardo recuerdos. Era un niño feliz, y la felicidad tiende a difuminar sus hechos concretos en tierna nostalgia por ese pasado que luchamos por recuperar.

Los pocos que me quedan están en un viejo álbum de fotos en algún cajón de la casa esperando ser recuperados. La última vez que los repasé, me quedé con una única imagen de aquel niño alegre y sin preocupaciones.

Un niño risueño de entre dos y tres años entre la hierba que aquel año creció excepcionalmente alta, al menos en la sierra de Gata donde fué tomada. Lleva un jersey de lana de rojos, verdes y blancos. El pelo dorado y despeinado mecido por sus cautos pasos sobre el campo húmedo. En su manita extendida agarra lo que parece una bellota como si fuese su mas preciado tesoro. Posiblemente aquel soleado día de primavera lo era, y se lo muestra entusiasmado a la figura que le mira más allá de lo que la cámara llegó a capturar. Una madre que en aquel preciso momento atrapado en el tiempo era feliz, al igual que el padre que recogía ese instante.

¿En qué instante años más tarde comenzó a retorcerse todo?

Ahora prefiero no recordarlo.

Este es el siglo XXI

niños

Este es el siglo XXI
A un paso de chocar y arder
Nadie va a darte nada
A no ser que tu devuelvas el favor
Hay un hombre en lo alto de un brillante rascacielos
Acaba de comprar el mundo.

¿Acaso lo que deseas es
tener hijos y
verlos crecer
en un lugar como este?

Ella señaló su cabeza
Dijo: ¿No puedes verlo?
El mundo es tuyo
El mundo es mio

Fragmento de “This is the 21st Century” – Marillion

Mirada afortunada

image

“Yo he visto cosas que vosotros no creeríais. Atacar naves en llamas más allá de Orión. He visto Rayos-C brillar en la oscuridad cerca de la Puerta de Tannhäuser. Todos esos momentos se perderán en el tiempo como lágrimas en la lluvia. Es hora de morir”.

Dijo Rutger Hauer (“Blade Runner” – 1982)

Calma

image