Somewhere in Providencia

Esta isla del tesoro perdida y olvidada en el inmenso océano es para ti

Categoría: crítica

CRÍTICA – RELATO – Marillion – All One Tonight – Live At The Royal Albert Hall

-Señor juez. Me declaro culpable.- Digo agachando la cabeza y cerrando los párpados en el mismo gesto como si el peso de la conciencia hubiese encontrado la gravedad en ese instante y estuviese cayendo sobre mis hombros. Continúo tímidamente: – Quisiera confesar…-

El súbito sonido de los murmullos es aplacado rápidamente por los golpes del martillo del juez llamando al orden la sala. – ¡Silencio en la sala! Escuchemos lo que quiere declarar. Después el tribunal dictará sentencia. Comience su declaración y no se ande con rodeos. Cíñase a los hechos. Comience.-

– Hace dos días compré en CD el directo de Marillion “All One Tonight – Live At Royal Albert Hall” que fué grabado en la gira del 2017. Y era la primera vez en los casi 40 años de la banda qué tocaban en tan ilustre recinto. El caso es que …- Paro unos segundos para coger aliento y valor para la confesión:- Lo compré aún teniéndolo desde hace pocos meses en Blu-ray y haberlo visionado al menos media docena de meses.-

Un sonido de asombro se escapa de la boca de los asistentes al juicio que es acallado por el respetuoso martillar-¡Eso no tiene ningún sentido! Por favor, diga a este tribunal las razones qué le han llevado a ello.-

-No puedo dar una razón concreta. Es un cúmulo de características únicas. Pero haré el esfuerzo e intentaré mostrarlas como usted ha solicitado:

– La primera parte del concierto la banda toca al completo su último álbum de estudio F.E.A.R. (Fuck Everyone And Run). Una maravilla que critica está maldita sociedad que parece seguir el dogma que reza el título. Lo tocan y además lo hacen increíblemente bien. No como en los directos de otra bandas que suenan a lata. Hay partes que incluso superan el sonido de estudio por la calidez y emotividad de la interpretación y la entrega del público asistente.

Solo por esa parte ya merece la pena el desembolso, pero lo que realmente me llevo a la perdición fue su segunda parte…-

-Recuerde que esta bajo juramento. Esa segunda parte no tiene ni uno de los éxitos que hicieron famosa a la banda allá por los 80. ¿Me va usted a contar que después de todo este tiempo rechazan tocar sus mejores canciones ante su publico?… No hay duda de que estamos ante un caso muy grave de psicopatía emocional. Continúe…-

-Como contaba, la segunda parte fue mi caída a los infiernos. Mi rendición ante algo tan grande que es difícil de explicar. Silencio, la melodía de violines y flauta que te arrastran hacia todo lo desconocido de la galaxia… Comienza con “The Space” y al grupo le acompañan un cuarteto de cuerda, una flauta y una trompeta francesa. Le dan una nueva dimensión a la excelente música que ya de por si compone este grupo.

Ese comienzo fue simplemente eso. Un aperitivo para el oyente que no puede imaginar lo que se le viene encima. Sin duda el que selecciono las 9 canciones que forman esta segunda parte quería remover entrañas a quien lo escucha…

“Afraid of Sunlight”, “The Great Scape”, “Easter”, “Go!”, “Man of a Thousand Faces”, “Waiting To Happen”

Y el remate para el final, cuando ya no queda aliento ni se pueden exponer mas los sentimientos… Campanillas y cascabeles anuncian que el viaje a Nunca-jamás comienza. Agarras la mano a tu yo interior y te sumergen entre las nubes de “Neverland”. Ese piano que va uniendo al resto de instrumentos hasta que explosiona la magia a mitad de canción con un mágico solo de guitarra. Este tema debe de ser uno de los grandes hitos de la humanidad. Una obra a guardar en una capsula del tiempo para que los que nos sucedan como especie dominante comprendan la grandeza de lo que fue el ser humano.

Y cuando termina solo hay tiempo para un bis. Repiten una parte de uno de los temas de F.E.A.R.,  “One Tonight” que ya ha sonado esa noche. Esta vez con el acompañamiento sonoro como despedida. ¡Y que despedida! Ese fragmento va creciendo en intensidad hasta que te dan ganas de aplaudir en su apoteósico final… Y entonces todo termina y tienes la necesidad de que vuelva a comenzar.

Su señoría, doy por finalizada mi declaración.-

-De acuerdo, el jurado puede reunirse a deliberar antes de emitir su veredicto-

Se hace el silencio en la sala y un grupo de los asistentes se reúne a deliberar. Los minutos se hacen interminables y la tensión se hace tan palpable que ahoga.

Finalmente el grupo vuelve a su sitio. Y el vocal habla: – Estamos listos para sentencia.- Se aclara la garganta frente al micrófono, y lo que sigue es difícilmente explicable, ya que escapa a toda lógica.

Justo antes de decirla, se apaga la luz. Y súbitamente la abarrotada sala al completo se pone en pie. En la oscuridad comienzan a iluminarse pequeñas lucecitas de colores que danzan de un lado a otro en un rítmico va y ven. En los dedos de los asistente hay lamparas LED multicolor y poco a poco  comienza a escucharse un canto al unísono que va contagiando a todo el que lo escucha…

“Wide awake on the edge of the world”

“Wide awake on the edge of the world”

“Wide awake on the edge of the world”

___***___

Si quieres entender este extraño final visualiza el siguiente video:

Anuncios

CRÍTICA: 13th Star – FISH

13th Star

Voy a comenzar esta crítica comentando una cualidad personal: Soy poco objetivo con las cosas que me apasionan. Con este dato y siendo consciente de ello está el porqué pocas veces hago críticas al uso.

El caso con este disco (Música, no podía ser de otra manera) respecto a las “Críticas” que recibió en castellano es tan sangrante que me voy a permitir hacer una 10 años después de que saliera a la venta.

En el caso de este personaje llamado artísticamente FISH hago un inciso en el término “apasiona”. Como ex-cantante
de Marillion (Mi banda favorita) me encantan los discos en los que participo, aunque prefiero los sacados con su sustituto (H). Lo que tengo claro respecto a comparar es que son artísticamente como el día y la noche. Uno puro sentimiento y el otro delicadeza.

El caso es que tras abandonar Marillion comenzó una larga carrera en solitario llena de altibajos. Por mucho que existan exaltaciones de eruditos musicales de sus primeras obras, no dejan de ser discos dispares con buenas canciones mezcladas con piezas mediocres en un batiburrillo de estilos que hacen que el conjunto no sea consistente artísticamente hablando.

Es por eso que cuando saca discos que apuntan en una clara dirección y comienza a abrir su interior al oyente acierta en la diana. Pasó con “Raingods with Zippos” tras pasar una época de esas que todos los pasos son en falso. Y pasó con este “13th Star” tras ser abandonado por la qué iba a ser su esposa poco antes de la boda ya preparada.

“13th Star” es un viaje tan personal del escritor / cantante que creo que hay que estar en antecedentes de su creación para poder entender y apreciar lo que allí nos lega.

La búsqueda de la estrella numero trece. Su treceava relación amorosa con la esperanza de que pueda acabar en un final feliz. después de todo las mas grandes historias son búsquedas.

De esta manera vamos paseando entre 9 poemas de desamor que muestran los sentimientos y vivencias de esa ruptura y 1 epílogo en el que navega hacia un futuro incierto con un lejano objetivo. La lejana estrella.

Musicalmente hablo de su trabajo mas consistente ya que aunque no es un álbum que entre en la primera escucha, poco a poco te va atrapando y resulta muy difícil no escucharlo de principio a fin. Aconsejo especialmente hacerlo en un entorno intimo y tranquilo para apreciar esta travesía en su mayor parte cargada de soledad como un niño abandonado pero con momentos puntuales de rabia.

¿Quien no se ha sentido así alguna vez?

Como conclusión te invito a dar una oportunidad a esta obra sin dejarte llevar por prejuicios sobre lo que es o deja de ser. tómalo como un tormentoso y hermoso viaje junto a un confidente que te esta mostrando sus mas profundos sentimientos.

¿Quien dicta las leyes?

Y ayer después de meses de deliberación salió a la luz la sentencia del caso de “La Manada”. Una condena no exenta de polémica por la denominación del crimen sexual perpetrado por cinco animales. 3 jueces, 2 de ellos de acuerdo en el delito de acoso sexual con agravante, y 1 que califica el acto como sexo en estado de jolgorio.

Puedo intentar razonar el acto pero no puedo entenderlo.

Penetración grupal sin protección. Superioridad numérica y fisica. Miembros de las fuerzas de seguridad del estado entre ellos (Esto de por sí debería ser agravante. ¿Quien cojones vela por nuestra seguridad?). Sometimiento y humillación de la víctima. Vídeos para jaztarse del “logro” ante su piara. Abandonó de la víctima en el lugar de los hechos (Un portalucho sin salida). Situación de shock. Robo de un medio para poder pedir ayuda. Investigacion a víctima para ver su comportamiento después de los hechos. Sin remordimientos… Unos santos… ¡JA!

Sí esto no está tipificado en la ley como violación, está debería cambiarse para que lo sea y que no hubiera lugar a duda. Si no es así ya tienen las pautas esa raza humana no evolucionada a la que pertenecen los cinco para realizar lo que quieran sin sanción proporcionada al crimen.

El resto debemos luchar para que así sea. Cambiar mentalidades para que evolucionen a un estado de igualdad y respeto.

Llámame soñador. Pero me gustaría en un futuro poder decirles a mis hij@s cuando salgan “Pasarlo bien” y no un “Cuidado”.

¿Distopía músical?

Cerrojo

Ayer me acerqué a comprar un par de discos a uno de los pocos establecimientos donde aún los venden. Mi necesaria “dosis” de música. Fueron 2 discos, una novedad (“Mariposas y Torneos de Verano”) y un clásico de los 70 (“Nursery cryme”). Hablo de 16 y 18 Euros respectivamente. Hace 20 años el segundo de ellos no me habría costado más de la mitad que la novedad.

Hoy en el periódico matinal uno de sus reportajes hablaba de como los “algoritmos” cada vez más nos condicionan y guían el comportamiento sin que apenas te des cuenta. Te dicen de manera subliminal lo que debe o no debe gustarte según los datos que tienen sobre ti.

Ayer hablando con un compañero salió a relucir esa recurrente conversación de si es o no necesario comprar cultura en formato físico o si es mejor el digital por su comodidad a la hora de elegir lo que quieres. ¿Eliges realmente lo que quieres?

Hoy mi hija de 2 años se ha acercado a la biblioteca de casa y ha sacado un libro para ver los dibujos. Me ha dicho “esta es la A”. Después me ha dicho “Papá pone musiquita. El disco del nene”. He sacado el “Misplaced Childhood” y lo he puesto. Minerva reía. ¿Habría reído si no tuviera esos objetos?

Con estos cuatro supuestos entre las manos voy a sacar unas conclusiones lógicas

Dentro de unos años y si sigue la tendencia actual, existira como mucho 1 o 2 tiendas donde se venda música en formato físico. El precio de esos productos harán que los potenciales compradores seán personas de edad superior a 30 años con trabajo estable y un nivel cultural academico medio/alto. El resto de perfiles consumirán música y tendrán un gran abanico de ella de manera gratuita, pero un altisimo porcentaje solo escuchará aquello que le sea accesible mediante las recomendaciones que le dén los propios programas que permitan consumir música. Estas recomendaciones  irán realizandose por las necesidades de venta de la industria, lo que relegara a un segundo plano todo aquello que no interese por beneficios compartir. Debido a que este sistema esta pensado para que lo consumido sea “fast food” musical (¿Alguien cree que dentro de 3 años se seguiran escuchando cosas como el “Despacito” salvo en fiestas “Remember”?) millones de canciones de calidad excepcional (Con el número no exagero) dejaran de escucharse, y si no se escuchan ¿Para que conservarlas?.

Es por esto que encuentro tan importante tener a mano cultura y que mis hij@s la tengan a mano, posiblemente es la única manera de que lleguen a conocer ciertas cosas (Algo muy distinto es que les guste, pero por lo menos entra en la ecuación esa variable). ¿Formato físico obsoleto? Yo creo que no… ¿Y tu?