Las ruinas del paraíso

por Bufón loco


Llegamos al planeta y comenzamos a sobrevolar sus verdes campos, profundos bosques y tupidas selvas. Vimos desiertos sin vida bañados por la luz del alba. Montañas brumosas perfilarse ante océanos de estrellas. Planicies heladas asoladas por silbantes vientos. Ondulantes mares reflejando la luna llena. Violentas tormentas de agua, hielo y arena arrasando la tierra y su posterior calma. Aves en formación migrando hacia donde la temperatura permitía mejor vida.

Vimos el paraíso y vimos sus ruinas. Restos aquí y allá de alguna civilización olvidada.

Pequeños pueblos, monstruosas ciudades, estructuras imposibles e interminables carreteras devorados por la maleza y la propia naturaleza desencadenada. De cómo llegó la extinción de esa especie alienígena no encontramos ni rastro, pero nos fuimos de aquel fantástico lugar con la amarga sensación de que aquel fatídico destino podría habernos ocurrido alguna vez a nosotros.

Anuncio publicitario