Somewhere in Providencia

Esta isla del tesoro perdida y olvidada en el inmenso océano es para ti

Mes: noviembre, 2020

Microrrelato – Tardes de Whisky barato y besos

Llegaron para quedarse las tardes de Whisky barato y besos. Acompañadas de noches de pasión y sexo. Su otra cara eran las mañanas de jaqueca y mareos pero con risas y sonrisas. Llegaron tiempos felices que quise atesorar hasta que un día sin previo aviso la cama amaneció completamente desierta.

Anuncio publicitario

B – Lo que perdimos

A veces me pregunto porque estamos fabricados de pasado. De vivencias que nuestras mentes manipulan para acomodar nuestras acciones del presente y moldear un futuro siempre incierto.

¿Por qué pasamos la vida añorando lo que perdimos?

Nuestro juguete favorito.

Nuestro mejor amigo del colegio.

Nuestras vacaciones en el pueblo.

Nuestra inocencia.

Nuestras tardes en la calle simplemente conversando.

Nuestro valor hacia el mundo.

Nuestros temores nocturnos.

Nuestro primer amor.

Nuestro primer desengaño.

Nuestra infancia.

Nuestros abuelos.

Nuestros santuarios.

Nuestros padres.

Nuestros hijos.

Nuestro hogar.

Nuestros aciertos y éxitos.

Nuestra imaginación.

Nuestros fracasos y errores.

Nuestra felicidad.

Nuestra pasión.

Nuestras esperanzas y sueños.

Cada vez que leo un «Vive el presente» no puedo hacer más que sonreír. Pues su significado en realidad es «Recupera lo que perdiste».

¿Dónde lo habremos perdido?

B – Mensaje en una botella

Hasta estas blancas costas en ocasiones llegan botellas de vidrio con un mensaje en su interior. En muchas ocasiones la sal los hace ilegibles tras filtrarse a través del corcho, pero a veces el papel está intacto y permite leer su contenido. Este breve escrito apareció esta mañana semi enterrado entre la arena tras bajar la marea:

«No puedo parar de recordar la noche de pasión y posterior separación que disfrutamos juntos. Si tan sólo pudiera escuchar de tu boca estas mismas palabras podría saber que sientes como yo. Que sea el destino quién decida si este mensaje llega a tus manos, y que seas tú quien decida si merezco una segunda oportunidad.»

Ni un solo nombre, ni destino.

¿Podrías ser tú?

Cantos de rana

-¡Croac!-

Canta una rana entre los juncos a la orilla de un estanque con la luna como un queso reflejada en la quietud de sus aguas.

-¡Croac! ¡Croac!-

Una de sus hermanas acude a la llamada y juntas comienzan un dueto.

-¡Croac! ¡Croac! ¡Croac!-

Una pareja más de batracios escucha el recital y decide qué tal vez unos coros no vendrían mal.

-¡Croac! ¡Croac! ¡Croac! ¡Croac!-

En algún lugar en mitad del estanque en una preciosa agrupación de nenúfares cuatro ranitas jovencitas se animan con el croar que se escucha desde la orilla y comienzan a replicar los cantos como un eco en la distancia.

-¡Croac! ¡Croac! ¡Croac! ¡Croac! ¡Croac!-

Al otro lado del estanque, junto a un viejo y llorón sauce una reunión de ranas se ve interrumpida por el canto, sus coros y su eco. Deciden por unanimidad no ser menos y cantar con energía su propia melodía.

-¡Croac! ¡Croac! ¡Croac! ¡Croac! ¡Croac! ¡Croac!-

El caos sonoro agita las aguas. Corre el rumor por el bosque y ranas que cazan moscas en el río abandonan su tarea para unirse a aquella serenata nocturna.

-¡Croac! ¡Croac! ¡Croac! ¡Croac! ¡Croac! ¡Croac! ¡Croac!-

Se aglomeran los cantos en una algarabía difícil de describir. Y más aún cuando el sonido comienza a traspasar las lindes del bosque, donde una enorme charca acoge una inmensa congregación de ranas de todas formas, tamaños y colores.

-¡Croac! ¡Croac! ¡Croac! ¡Croac! ¡Croac! ¡Croac! ¡Croac! ¡Croac!-

Cada segundo que pasa una rana se une a la gran fiesta del croar hasta que no existe en el mundo otro sonido, ni una sola rana sin colaborar con su canto al singular concierto.

Desde el hueco de un árbol seco una pequeña sombra escucha el estruendo con semblante preocupado –Creo que está no es una buena noche para salir a cenar, es el momento para comenzar a cuidar la figura. ¡Hoy comenzaré el ayuno y descanso!- Se da la vuelta y se vuelve a meter en su reconfortante cama. A los pocos minutos y a pesar del insoportable ruido el mosquito se queda dormido.

Esta noche soñará con terroríficas ranas de ojos saltones e insoportable canto.

¡CROAC!

Entre el cielo y el mar – 366 Haikus y Senryus para un año bisiesto cualquiera

La cubierta de mi nuevo libro de Haikus y Senryus

Justo un año despues la creación de mi otro blog «Haikus estacionarios» (Que hace bastante tiempo no publica entradas, pero tiene mas de 600 Kaikus y Senryus en los borradores), he publicado en Amazon esta extensa selección de poemas, uno por cada dia de este cuanto menos excentrico 2020.

Como suele ser habitual en mis escritos, manteniendo la estructura clásica de este tipo de micro poesia japonesa (3 versos de 5 – 7 – 5 silabas respectivamente), me he adentrado en numerosas ocasiones en micro historias de fantasía y ciencia ficción…Como se suele decir: «La cabra tira al monte».

Acompañando los poemas divididos por estaciones, he incluido además 16 fotografias que he ido tomando a lo largo de los años en diferentes lugares de Chile, Amsterdam y España, presentadas como bocetos a lapiz como la siguiente.

Como siempre, al haber hecho yo todo el diseño y maquetación, el precio es ridiculamente bajo. 4,99 € la edición impresa (En esta ocasión de momento no he preparado e-book ).

Espero que os animeis a haceros con una copia y que lo disfruteis tanto como yo escribiendolos.

CONSIGUE «ENTRE EL CIELO Y EL MAR» AQUÍ