Somewhere in Providencia

Esta isla del tesoro perdida y olvidada en el inmenso océano es para ti

Mes: agosto, 2020

Novela corta “Esperanza” a partir de mañana en el blog

A comienzos de año, comencé a publicar una novela corta en el blog por capítulos titulada “Esperanza”. Cuando llegó la pandemia dejé de publicar capítulos, pero eso fué debido a que lo compilé e hice numerosos cambios para autopublicarlo en “Amazon” (Una mini edición muy chula por cierto como podeis leer en las críticas), por lo que lo publicado en el blog quedó obsoleto.

Como siempre he comentado, la idea de publicar mis escritos no tiene nada que ver con un afán económico, si no por aprovechar mis conocimientos de edición y tener mis propias obras en papel. Es por ello que voy a comenzar a subir en el blog por capitulos la edición publicada de la novela.

Lo haré a razón de un capítulo diario a partir de mañana mismo.

Aquí os dejo la engañosa sinopsis:

“La esperanza, al igual que el miedo o la locura, habita en el interior de todos nosotros”

Un virus letal amenaza la existencia de la humanidad.

Cuando los gobiernos se dan cuenta de que la extinción de toda vida en la Tierra es inminente, deciden poner en marcha un plan desesperado que habilite la posibilidad de perpetuar la especie humana en algún otro lugar del universo.

Los elegidos, para hacer brillar esa tenue esperanza, se embarcan en un viaje sin destino a través de las estrellas con consecuencias imprevisibles.

¿Lograrán que esa esperanza sea realidad tangible?

—***—

Espero de corazón que os guste, y agradeceré cualquier comentario al respecto… Solo aviso que la historia no trata de lo que en un principio pudiera parecer…

Bajo un frío sol de invierno

Lo miraba en la distancia
Al otro lado del camino
Hiciera sol o nevara
Día y noche
Por su imagen suspiraba

Triste vida de enamorados
Qué ven en sus anhelos
Un utópico imposible
Pues por designios del destino
Sus cuerpos son inmóviles
Y están separados
A merced de los caprichos
De cíclicas estaciones
Y un polvoriento camino

Más las raíces son profundas
Y su deseo imparable
Y se extienden hasta acariciarse
Y entrelazarse

Vientos helados soplan
Zarandean sus esbeltos tallos
Y al son de su incesante silbido
Bajo un frío sol de invierno
Extienden hasta agarrarse
Sus esqueléticas ramas
Para formar cuando el tiempo temple
Anudados a sus cuerpos y almas
Nuevos brotes verdes
Flores de delicados colores
Y frutos de mil sabores

Como ratas

Vivimos como ratas.
Hacinados en nuestros agujeros
Refugiados en nuestras cloacas
Esperando ansiosamente qué
De algún estercolero nos lleguen las migajas.

Vivimos como ratas
En un naufragio buscando
Ahogarnos en mar abierto
Pisando la rata pequeña y débil
Dejando atrás sus restos
Para que las ratas rezagadas
Los devoren hasta los huesos.

Vivimos como ratas
En colonias de miles de miembros
Todas iguales,
Con el mismo pensamiento:
Vivir un día más
Olvidando nuestra condición de seres infectos.

Vivimos como ratas
Pero vivimos.

¿Realmente vivimos?

El portal

Y ahora mi querido Álvarez hacemos un círculo en el suelo con este pedazo de cristal estelar y… ¡Voilà! ¡Tenemos un portal dimensional directo a los abismos insondables del universo!– El profesor con los ojos brillantes de la emoción siguió su discurso:- Y pensar que este conocimiento arcano siempre estuvo ahí, al alcance de la mano de quien se parase a mirar entre las pertenencias de un viejo vagabundo en mitad del puerto. ¡Cinco miserables dólares para que los gaste en vino barato y a cambio nos llevamos una copia original del mítico “Necronomicon”! Eso es lo que se llama un auténtico golpe de suerte.

El círculo comenzó a resplandecer emitiendo destellos de todo el espectro cromático, y en su superficie comenzó a vislumbrarse un vacío rociado de estrellas difícil de explicar.

-Pero Profesor, no cree que existen conocimientos que el hombre jamás debería llegar a conocer? Ahora Sabemos que esto funciona, pero … ¿Y si lo que aguarda al otro lado es algo que prefiere no ser molestado? Ya sabe usted que el tomo hablaba de Dioses informes e imbéciles, Caos reptantes y otras descripciones cuanto menos inquietantes…-

-Álvarez, he reflexionado mucho sobre ello, y pienso realmente que unos hombres de ciencia como nosotros no deberíamos pararnos a recapacitar sobre temas alejados de los dictados de la física que rige el universo. Este portal interestelar es posible debido a una apertura en la materia oscura que nos rodea, la cual no contempla el tiempo ni el espacio. Lo mismo es estar aquí que a millones de años luz de distancia. Esto es un simple tubo de esa materia compactada. Pero los Dioses… Eso son el refugio de los ignorantes. ¡Preparese para adentrarse en el portal! Sabe usted que lo haría yo mismo pero es necesario que recopile los datos que me trasmita yo mismo. ¡No podemos permitirnos errores! Adentrese y narre con todo lujo de detalles lo que allí sea capaz de ver. ¡Y no tenga miedo! Le sacaré tirando de esta cuerda en cuanto haya terminado. ¡Vamos a ser los primeros en demostrar al mundo está maravilla de la ciencia!-

Álvarez se ajusto el pesado casco de astronauta y comprobó antes de lanzarse al vacío los niveles de oxígeno y la correcta sujeción de la cuerda que le ataría al mundo material una vez que traspasará el portal. Respiró profundamente y se adentro hacia lo desconocido de un salto. El profesor miraba fascinado.

-¿Ve algo mi querido Álvarez?- Preguntó al comunicador por el que estarían en contacto ese breve tiempo de incertidumbre y maravilloso descubrimiento.

La respuesta tardó unos interminables segundos en llegar.

-¡Esto es increíble profesor! Estoy flotando en la nada. Parece que todo es cambiante y a la vez inamovible. Las formas se desfiguran y se remueven como aceite en agua turbia. A mí alrededor no hay más que colores imposibles, brillos lejanos y … Espere… ¿Sonido de flautas?-

-No diga tonterías y céntrese Álvarez, en el vacío no puede transmitirse el sonido. Observe bien y siga narrando todo lo que vea allí. Y recuerde, ante cualquier problema avise y le sacaré de ahí ipso facto.-

Profesor si pudiera usted ver esto. Al fondo hay una enorme masa informe que parece crecer continuamente extendiendo obscenos tentáculos en todas direcciones. ¡Oh es horrible! – Se produce un silencio

-¡No se detenga ahora Álvarez! ¡Continúe!-

Acabo de observar con mis propios ojos como uno de esos horrendos pseudopodos devoraba un planeta entero en lo que dura un parpadeo. Se abrió una apertura rodeada de gargantuescos dientes y una serpenteante lengua rodeo un planeta que a su lado parecía del tamaño de una canica. Un planeta verde y azul como el nuestro. ¡Dios profesor, espero que todo esto no sea más que una horrenda pesadilla! Un momento… Profesor… Creo que esa horrible masa devoradora de mundos se dirige hacia aquí… ¡Profesor sáqueme de aquí inmediatamente! ¡Profesor se lo pido por favor!

El profesor al escuchar esa súplica comenzó a tirar con energía de la cuerda.

Tiro y tiro, pero está parecía no tener fin. A sus pies comenzó a arremolinarse una cuerda muchísimo más larga de lo que recordaba.

¿Era posible que se hubiese alargado tanto como la distancia que separaba los dos puntos a cada lado del portal?

Era posible. En ese momento supo a ciencia cierta que Álvarez acabaría su existencia en aquel lugar alejado del tiempo y el espacio.

-¿Qué hace profesor? ¿Porque no me saca de aquí? Esa cosa está cada vez más cerca…- Su voz era la definición del miedo y la angustia.

El profesor no pudo responder a causa del nudo que se le había formado en el estómago. Lo que si hizo fué borrar apresuradamente el portal interdimensional pintado en el suelo, mientras el comunicador emitía insoportables gritos de dolor y súplica. Cuándo finalizó de borrar el portal la luz desapareció y el comunicador se silenció como muerto.

El profesor respiró aliviado y comenzó a recoger apresuradamente todo el material de aquél experimento. Ahora tenía la certeza de que lo escrito en aquel terrible libro era cierto. Por suerte cerrando el portal había cortado de raíz el posible camino de llegada a la tierra de aquello que en aquel lugar existiera.

O eso creía.

De repente el comunicador comenzó a emitir un insoportable ruido blanco. El profesor se quedó petrificado cuando le pareció distinguir la voz de Stanley como cantando una indescifrable canción de cuna.

-¿Álvarez? ¿Sigue usted ahí?-

El comunicador se silenció de nuevo, pero antes de poder reaccionar una voz gutural e inexplicable surgida de algún lugar indeterminado de aquella sala le respondió: – ¡Idiota! ¡Stanley está muerto!-

En ese mismísimo instante el profesor enloqueció.

___***___

Repito protagonistas que se meten en líos por la ciencia. El profesor y Álvarez se introducen de lleno en una historia de Lovecraft casi calcada (Incluso su final). Un homenaje de este bufón al maestro del terror.

¡Espero que lo disfrutarais!

Ciudad Esperanza – Acróstico

Esperando al otro lado del mundo
Se yergue Ciudad Esperanza
Poesía hecha de acero y cemento
Escenario de acristalados muros
Rociado de haces luminosos
Aguardando brillante al solitario
Niño perdido en mitad del sueño
Zagal que encuentre su hueco
Allí donde todos acaban huyendo

___***___
Este Acróstico complementa al de La ciudad Sin Esperanza. Al final todo tiene su reverso y ambos se necesitan para existir.

La gran conspiración

Nos creíamos tan inteligentes y míranos. Esclavizados por el orgullo de no querer reconocer la existencia de ese plan absurdo que fueron tejiendo a nuestro alrededor, hasta que finalmente nos atrapó irremediablemente en su intrincada red.

Todo comenzó con la tormenta solar que corto todas las comunicaciones: teléfonos, televisión, radio e internet. Quedo el morse, pero eso lo habíamos olvidado. Se desató el caos.

Antes de que nos diésemos cuenta, de todo el alcantarillado de las grandes ciudades comenzaron a surgir hordas de anunakis que habían estado ocultas en megalópolis secretas en el subsuelo a lo largo y ancho del mundo.

Incluso en esa situación desesperada habríamos podido luchar o incluso ganar si no hubiese estado mermada nuestra capacidad de reacción.

Años expuestos a productos químicos diseñados para perturbar nuestros pensamientos, esparcidos en la atmósfera en cada vuelo de avión a través de esas estelas de vapor que dejaban tras de sí.

Uno de cada diez humanos había sido suplantado por un reptiliano que en esos momentos de pánico aprovecharon para sembrar más miedo en la población.

Habíamos estado expuestos constantemente en los últimos tiempos a ese ritmo creado para menoscabar voluntades llamado Reguetón.

Desde siglos atrás los Illuminati habían manejado la información y educación desde las sombras para insertarnos conocimientos falsos de como se comporta la realidad para que erráramos a la hora de intentar plantarles cara.

Cuando miles de ovnis aparecieron súbitamente desde todas direcciones, comprendimos que en un mundo esférico como nos habían enseñado siempre, eso no habría sido posible. La tierra siempre había sido plana. Ese cambio de perspectiva nos desorientó aún más.

Ni siquiera teníamos tecnología suficiente avanzada como para poder haber luchado. Con meticulosidad habían estado eliminando cualquier posible avance armamentístico que hubiese podido oponer resistencia. Crearon a la carta una segunda guerra mundial bajo el pretexto de un supuesto genocidio judío para evitar la investigación y avance en el desarrollo de nuevas armas por la Alemania nazi. Asesinaron a JFK por sus conocimientos y el no querer colaborar en el plan. Inmolaron las torres gemelas para inculpar a Irak y deshacerse de sus armas nucleares. Propagaron enfermedades de laboratorio en los países más pobres y poblados para evitar que pudiesen resurgir como amenaza para sus planes. ¡Si ni siquiera era real que hubiésemos pisado la luna!

No habían dejado cabos sueltos, y al final nos sometieron sin apenas resistencia.

Había comenzado el Nuevo Orden Mundial.

Pasamos de ser especie dominante a ganado. Nos tienen hacinados en granjas donde nos crían. Nos ceban. Nos procesan. Nos ordeñan. Nos descuartizan. Nos devoran. Nos utilizan como animales de laboratorio…

Unos pocos agraciados como yo tenemos la suerte de estar en zoos para su divertimento y disfrute. Nos miran a través de las verjas. Se ríen y burlan de nuestros comportamientos y reacciones.

Por el camino veo que se está acercando una familia. Debo dejar de escribir para acercarme. Tengo hambre. Con un poco de suerte lograré saborear hoy uno de esos cacahuetes que nos tiran, aunque lo ideal sería que fuese una de esas deliciosas y nutritivas galletitas que devoran sin descanso. Galletitas fabricadas con los restos de nuestros hermanos humanos.

___***___

Aprovechando las manifestaciones absurdas por lo que los conspiranoicos llaman “plandemia”, resubo este relatillo sobre… La auténtica realidad… ¡MUAHAHAHAHAHAHAHA!

Como curiosidad, todas las conspiraciones nombradas por extrañas que suenen tienen una cuanto menos curiosa cantidad de seguidores. ¿Qué ocurriría si todas fuesen reales?

La llave

Siendo niño encontré una vieja y oxidada llave de extraños bajorrelieves escondida en un hueco bajo un madero carcomido en el desván.

Año tras año busqué obsesivamente la cerradura que guardaba los secretos que la llave me servía en bandeja de plata. Recorrí hasta la extenuación los emplazamientos más olvidados, las ruinas más ocultas y los templos más impíos, pero la búsqueda parecía ser en vano hasta qué una noche de luna nueva me tope de bruces con el portón.

Fué recorriendo la más oscura galería de unas criptas ancestrales devoradas por el tiempo a la tenue luz de una antorcha. Al final de un corredor tapizado de telarañas una pesada puerta de piedra labrada con retorcidas figuras de otras eras. Las mismas figuras retorcidas que daban forma a la preciada llave que me acompañaba siempre encadenada a mi cuello.

La llave encajaba perfectamente en el ojo de la cerradura. Giró con el crujir y el temblor de unos pesados engranajes, y la puerta se abrió ceremoniosamente con el chirrido de sus goznes y levantando una nube de polvo. Cuándo el polvo se disipó, el descubrimiento de lo que se hallaba al otro lado me horripiló.

Me horripiló y me enamoró. Por eso mis últimos actos conscientes fueron cerrar la puerta con llave a mis espaldas, desnudarme y entregarme al gélido abrazo de la palpitante y obscena oscuridad que allí había estado encerrada durante eones esperando mi llegada.

La ola

Ola 2

Hola.

Naciste mar adentro, donde el infinito azul del mar se codea con el cielo.

Hija de la luna y de las mareas.

Naces para avanzar siempre, sin detenerte.

Saltas sobre las aguas haciendo cabriolas.

Vestida con una corona de blanca espuma y un vestido de burbujas sorteas los navíos dejando tu plateada estela.

Saludas a las gaviotas cuando te acercas a la costa.

Regalas un último brindis al sol cuando acaricias la playa.

Llega el fin.

Te mezclas con la arena.

Desapareces dejando un fugaz y húmedo legado.

Adiós.

___***___

Re-subo este pequeño escrito. De él, me gusta la sencillez de su propia historia, perfecto como cuentillo infantil.

¡Disfrutarlo!

Las ruinas del paraíso

Llegamos al planeta y comenzamos a sobrevolar sus verdes campos, profundos bosques y tupidas selvas.

Vimos desiertos sin vida bañados por la luz del alba.  

Montañas brumosas perfilarse ante océanos de estrellas.

Planicies heladas asoladas por silbantes vientos.

Ondulantes mares reflejando la luna llena.

Violentas tormentas de agua, hielo y arena arrasando la tierra y su posterior calma.

Aves en formación migrando hacia donde la temperatura permitía mejor vida.

Vimos el paraíso.

Y vimos sus ruinas.

Restos aquí y allá de alguna civilización olvidada.

Pequeños pueblos, monstruosas ciudades, estructuras imposibles e interminables carreteras devorados por la maleza y la propia naturaleza.

De cómo llego la extinción de esa especie alienígena no encontramos ni rastro pero nos fuimos de aquel fantástico lugar con la amarga sensación de que aquel fatídico destino podría habernos pasado alguna vez a nosotros.

Ti Tu Tortilaz

edificio derrumbado

A través de la desconchada pared
Del viejo edificio de apartamentos
Que se derrumbó en la mañana
Con extraños ruidos en los cimientos,
Escuché por primera vez los versos.

Una voz lejana, aguda.
De niña que parecía reír al pronunciar.
¡Ti Tu Tortilaz!
Repetía una y otra vez.
¡Ti Tu Tortilaz!
Repetía sin parar.

Al principio me reía.
¿Que es “Ti Tu Tortilaz”?
Lo repetía.
¡Ti Tu Tortilaz!
¿Que significa “Ti Tu Tortilaz”?

2:34 de la madrugada
Y la voz continuaba
¡Ti Tu Tortilaz!
Mis ojos no se cerraban.
La frase ya no tenía gracia.
Rogué que se callara.
Más al contrario
No descansaba

¡Ti Tu Tortilaz!
Golpeé la pared
No sirvió de absolutamente nada
La voz desesperaba
¡Ti Tu Tortilaz!

Las seis de la mañana
Seis minutos pasan
Tic. Tac. Tic. Tac. Tic. Tac…
La voz se silencia.
El edificio tiembla.
Escucho gritos por todas las plantas.
Salgo corriendo con diligencia.
Según avanzo, tiemblo de miedo.
Una voz gutural surge de las profundidades de la tierra.

¡Ti Tu Tortilaz!
El mal está hecho
Lo que estaba en letargo ahora está despierto.
Digamos adiós a todos nuestros sueños.

___***___

Re-subo Este poema/cuento basado en una ocurrencia de mi hija Minerva recién cumplidos los 2 años. La dió por repetir constantemente “Ti Tu Tortilaz” (reproducción fonética)… Y pensé… ¿Y si es algún tipo de invocación?… Y lo era XD

Espero que lo disfrutéis.