Llamada de socorro

por Bufón loco

La señal no habia dejado de sonar desde hace horas. Para el grupo de expertos encargados de analizar y dar respuesta a las informaciones que enviaban desde todas las colonias del universo era desesperante saber que por más que doliera, en esta situación en concreto no podian hacer absolutamente nada.

No era cuestión de distancia, ya que desde el desarrollo del transportador cuántico el espacio había dejado de tener fronteras, y en cuestión de horas se podía estar en cualquier punto del inmenso vacío. Tampoco era cuestión de voluntad, el equipo de rescate allí reunido era la élite de todas las civilizaciones que poblaban el vasto universo. Se trataba de prevención.

Hacia siglos ocurrió una situación de emergencia similar en una galaxia muy lejana, y la misión de rescate solo consiguió la completa aniquilación de la vida de varios sistemas solares cercanos. Después de aquel horrible incidente se llegó a la conclusión y acuerdo de que en casos similares se debía ignorar la llamada desesperada. Perder un único planeta era un mal menor. Cuando “Eso” hubiese terminado con todo rastro de vida del planeta volvería a su letargo en lugar de seguir el rastro de los rescatadores y continuar la masacre.

Aunque dolorosa la decisión, aquella destrucción en cierto modo serviría como recordatorio al resto de poblaciones intergalácticas de la importancia de seguir las leyes ancestrales y no dejar que caigan en el olvido. Aquella joven colonia había hecho caso omiso a la norma básica que rige el universo.

Hay conocimientos que es mejor no llegar a conocer jamás

Anuncios