Somewhere in Providencia

Esta isla del tesoro perdida y olvidada en el inmenso océano es para ti

Mes: mayo, 2019

Frases célebres VI – Cualquier mañana

“¡Buenos días princesa!”

La vida es bella – 1997

Reino del miedo

miedo

Amanece un día más en el reino del miedo.

Miedo al futuro.
Miedo a perder el trabajo.
Miedo a no poder acceder a una vivienda.
Miedo a ser juzgado por ser como eres.
Miedo a salirte del camino establecido.
Miedo a que no se respete todo aquello que has luchado por conseguir.
Miedo a la inseguridad.
Miedo a lo desconocido.
Miedo a lo que conoces.
Miedo a la responsabilidad.
Miedo a expresar las ideas.
Miedo a que se entiendan.
Miedo a la oscuridad.
Miedo al vecino.
Miedo a la sociedad.
Miedo a la soledad.
Miedo a perderte.
Miedo a perderme.
Miedo a vivir con miedo.
Miedo a aquellos que no tienen miedo.
Miedo de saber que interesa que tengas miedo.
Miedo de ser uno de los que no sienten miedo.

Anochecerá un día más en el reino del miedo, y me acostaré sabiendo que mañana sea un día exactamente igual:

Regido por el miedo.

La energía del futuro

Energía limpia
Energía que nace del propio hombre
Con una simple hora al dia sentado
Haciendo lo que más te guste
Chatear, ver series o pornografía
Incluso si te va lo raro, leer

Ganarás el salario completo de un día
Y tú energía llegará a millones de hogares
Alimentará televisores y ordenadores
Cargará teléfonos móviles
Iluminará la oscuridad
Llenarás de alegría millones de hogares

Por supuesto tiene su aquel

¿Que trabajo no lo tiene?

Lo bueno es que el coste de éste
Realmente no lo notarás
Hasta que llegue el final

¿Acaso importa el futuro?

Vive el presente

Una hora de trabajo te restará
Un día completo de vida
De un futuro incierto
Insignificante coste
Comparado con el beneficio
Porque de eso hablamos

¿Cuánta vida te resta cualquier otro trabajo?

Por supuesto firmé el contrato

La visita

Extendí la mano cordialmente. Ella extendió tímidamente la suya y me rozó. Se quedó hipnotizada con su mirada de otro mundo clavada en mis ojos. Un pestañeo y ella y su aeronave desaparecieron.

Su segunda visita no fue tan pacífica

___***___

VERSIÓN EXTENDIDA

Entregué la mano en señal de concordia y ella tímidamente extendió la suya y me rozó. Se quedó como hipnotizada con su mirada de otro mundo clavada en mis ojos. Cuando me quise dar cuenta ella y su aeronave habían desaparecido dejando un rastro de humo que se desvaneció en cuestión de segundos.

Por desgracia para nosotros la segunda visita no fué tan pacífica.

___***___

Otro de los microrelatos que me han publicado en microcuento.es con extensión de Twit. La versión extendida que incluyó es por curiosidad de como recorté un ya microrelato para que tomara la extensión necesaria.

¡Espero que os guste!

Frases célebres V

Princess Bride

“Aquel día fue en el que descubrió con asombro que cuando él decía: como desees, en realidad significaba: te amo.”

Frase extraida de “La princesa Prometida”

Work in Progress

Trabajando en la portada del que será mi segundo libro… Saldrá para Septiembre.

¿Que detalle más añadiriais a la portada en la pared de las letras, la de los ladrillos y los planetas? (Me falta hacer que el público este entre llamas para completar mi concepto original)

¿Que os parece?

Microcuento – Vuelta a casa

Levantaba nubes de polvo a cada paso mientras miraba con ojos empañados el yermo en que se había tornado su hogar. Lloró y se marchó desolado.
Trás el dejó para la eternidad en el suelo una lata arrugada y un montón de cleanex usados.

___***___

Uno de los Microcuentos con tamaño de Twit que me publicaron en Microcuento.es. (Estoy todo crecido porque ya tengo 12 publicados)

¡Espero que os guste!

Y si os gusta… ¿Porque no echar un vistazo a mi primer libro? Puedes conseguirlo a precio irrisorio en el siguiente enlace. Te adoraré si te haces con una copia.

Compra Crónicas de un bufón loco aquí

En una clase del pueblo de Otar

Juan y Javier, dos experimentados policías no pueden imaginar el horror que van a encontrar al echar la puerta abajo de la clase de segundo de primaria del único colegio del casi olvidado pueblo de Otar.

Un brusco empujón y la puerta cae pesadamente reventados sus goznes.

Bastan unos segundos para asimilar la escena y que los dos fornidos hombres caigan rendidos. Juan siente náuseas y vomita contra el suelo como jamás lo hizo. Javier siente su cabeza dar vueltas y se apoya en el marco para no caer ante los temblores involuntarios de sus piernas.

Cascadas de sangre chorrean por las paredes ocultando con su espeso fluir los dibujos infantiles. Del techo caen goterones del líquido carmesí sobre el lago sembrado de restos de cadáveres descuartizados aún frescos de lo que debían ser los niños y la profesora. Y en mitad de aquélla repulsiva escena un cuerpo menudo bañado completamente de sangre está erguido iluminado por la rojiza luz que entra a través de los cristales. Mira hacia el infinito con los ojos idos y sonríe mostrando lo único blanco y brillante en aquel escalofriante escenario: una hilera de afilados y antinaturales dientes.

Cuando logran recuperarse del shock los dos policías se acercan al niño y lo alejan cuidadosamente del escenario del brutal crimen. Ellos no son nadie para juzgar los sanguinarios actos de la encarnación del Dios del mal que la vecindad había aceptado adoptar y proteger, y menos cuando lo ha hecho por miedo a suspender uno de esos estúpidos exámenes sorpresa.

Microcuento – El fin del Juicio Final

En mitad del caos del Juicio Final, Dios y Diablo se volvían a ver las caras.

Cuanto tiempo… Yo…

Repetían al unísono exactas palabras.

Lo siento

Se miraron perplejos y se fundieron en el abrazo que habían aguardado una eternidad.

___***___

Uno de los Microcuentos que he enviado a microcuento.es con longitud de Twit… Cuánta épica en tan pocos caracteres XD (Lo publiquen o no, me gusta cómo quedó.)

Otro anochecer

anochecer.

Mira desde el interior de su refugio como la luz del día se desvanece de la inmensidad helada.

Las sombras de las lejanas montañas van alargándose mientras el sol se oculta lentamente, dejando tras de sí nubes de espuma ardiendo con colores imposibles: Naranja, rojo, morado y azul profundo.  Graznidos lejanos dan las buenas noches. Saludan a la emergente primavera del infinito campo de estrellas que como cada día acompañan a una silenciosa y clara luna que sonríe. Nos sonríe.

Mira el exterior hasta que la oscuridad se torna absoluta. Hasta que duele como las largas noches de vigilia en la soledad de este páramo en el fin del mundo.

Regresa la mirada hacia la mesa iluminada por una triste y oscilante lámpara incandescente.

Ha llegado la hora de apilar cerillas hasta que el sueño lo cobije otra vez.

Trece años después de la primera vez.

-Inspirado en las imágenes e historia que se narran en un reportaje del diario “El País” sobre Slava, un meteorólogo del Ártico