Somewhere in Providencia

Esta isla del tesoro perdida y olvidada en el inmenso océano es para ti

Mes: abril, 2019

El final de todas las historias

Llegó el fatídico día en que ya no podían crearse más historias nuevas. Todas las combinaciones posibles de palabras, frases, diálogos, argumentos, géneros, héroes, villanos, escenarios, estilos, idiomas, recursos, metáforas, sinónimos y antónimos habían sido conjugadas entre sí de una forma u otra.

Había quien lo intentaba, es cierto, pero era poner su texto en cualquier comparador de textos y el porcentaje de coincidencia con otros textos ya escritos era superior al noventa y nueve por ciento.

Y así, casi sin darnos cuenta fuimos dejando de intentar escribir nuevas historias, pues ya todas habían sido narradas. Y al no existir nada novedoso se perdió el interés en las historias en sí, y estás día a día se fueron olvidando, hasta que no quedó el registro de ninguna obra en ningún tipo de formato.

Llegado a ese punto a nadie le importó esa nimiedad. Bastante teníamos con pisarnos unos a los otros y acelerar nuestra decadencia como supuesta especie animal inteligente.

Mientras tanto la evolución presenciaba como una pequeña y repugnante cucaracha en un agujero excavado en una galería del alcantarillado escribía con un cachito de tiza entre sus oscuras patas:

“Érase una vez …”

Microrrelato – Justicia eterna

Cuando falleció nadie fue a llorarle al cementerio, más ni de lejos estaba solo. En la otra vida las almas de las cientos de muertes que había cargado a su espalda le esperaban pacientemente. Tenían la eternidad para hacerle pagar por todo el sufrimiento que había generado.

Épica retirada

Campo de batalla

Estruendo de batalla
Choque de espadas
Esquirlas que saltan
Sangre que resbala
Gritos ahogados
Cuerpos mutilados

Después el silencio
Lágrimas al alba
Cuervos graznando
Buitres desayunando
Criaderos de gusanos
Rebañando el olvido

Después la calma
Lo observó apartado

¿Morir por nada?

La épica de una retirada.

___***___

Re-subo este pseudo poema que andaba por ahí perdido en algún lugar del blog. ¡Espero que os guste!

Crazy Jester Chronicles E-book for FREE Saturday 27 and Sunday 28

img_20190426_093748_2673877494346423009065.jpg

Finally the English version of my first book has arrived. A selection of 35 writings of all shapes and colors (many unpublished in this language) whose download in e-book this weekend is free. You can download them in the following link, and if you like do not hesitate to recommend it and give your opinions to reach the largest number of people.

DOWNLOAD “CRAZY JESTER CHRONICLES” HERE

¡Enjoy & Thanks for yours readings!

Microcuento – El plan

Era un plan tan absurdo que valía la pena intentarlo.

___***___

Compra Crónicas de un bufón loco aquí

Buy Crazy Jester Chronicles here

Microcuento – El primer tren III

En algún momento sonó una tonadilla y una voz surgida de los abismos dijo con tono gutural:

“Última estación. Abandonen el tren en orden y diríjanse a la ventanilla de admisión”

Formamos una larga fila y comenzó a avanzar lentamente. Siglos después llegó mi turno. Al Atro lado del cristal me sonreía una despampanante mujer.

-Lo siento mucho no constas en nuestra base de datos-

No dijo nada más y yo me quedé paralizado hasta que me empujaron a un lado. Tenían prisa por ocupar su parcela en el infierno.

Y así es como acabé malviviendo entre cartones a las puertas del averno. Suplicando las migajas de las legiones de condenados y aguantando su eterna indiferencia.

Microcuento – Amaneceres solitarios

Acabó cansada de tantos amaneceres sola a su lado.

___***___

Consigue hoy gratis el e-book “Crónicas de un bufón loco” aquí o si lo prefieres la edición en tapa blanda en el mismo enlace.

Frases célebres II – Libertad

‘Sí, desde luego. Todo el mundo quiere ser libre, sí… pero una cosa es hablar de ello y otra muy diferente es serlo. Es muy difícil ser libre cuando te compran y te venden en el mercado. Claro qué no les digas jamás que no son libres, por que entonces se dedicarán a matar y a mutilar para demostrar que lo son. Sí, sí… están todo el día dale que dale y dale que dale con la libertad individual. Y ven a un individuo libre… y se cagan de miedo.’

Easy Rider – 1969

Microcuento – El primer tren II

En aquel viaje interminable veía pasar estación trás estación. En cada una de ellas tristes reflejos de decadencia y desesperación se agolpaban a las puertas para ocupar los asientos vacíos.

El viaje continuaba siempre con los vagones repletos y el incesante traqueteo interpretando una siniestra marcha fúnebre.

¿Pasión?

mano

Me duelen todos los músculos del cuerpo. La sangre no deja de manar de las heridas. El sol de justicia inmóvil sobre mí deshidrata la carne. Quisiera suplicar agua pero mi boca reseca lo impide. No serviría de nada. Escucho los buitres graznar alegremente por un nuevo banquete. Son buenos tiempos para combatir su hambruna.

No aguanto más el sufrimiento.

Dejo que los músculos se relajen. Caigo unos milímetros. Emito un grito sordo y cuelgo con todo mi peso sostenido por tres clavos oxidados en esta cruz rodeado de condenados.

¿Y si resulta que después de todo este sufrimiento en tres días resucito?