Le llamaban monstruo

por Bufón loco

Desde que podía recordar todo el mundo se refería a él como «monstruo». Es posible que fuera por lo amorfo de su complexión física, sus rasgos perturbadores, por la insalubre pestilencia que desprendía, por el antinatural tono de voz que tenía al emitir cualquier tipo de sonido o una mezcla de todas esas desagradables características.

El día que devoró viva su primera víctima y disfrutó con los gritos de desesperación y el sabor de la sangre fresca supo con certeza que no se trataba de un apodo infundado.

Anuncio publicitario