Microcuento – Después de la tormenta

por Bufón loco

Estalló la tormenta solar y la tierra se silenció y oscureció. Sin comunicaciones para la población fué como si todo hubiese viajado a un lejano pasado en el que la tecnología no era más que ciencia ficción.

Y así en mitad de la más absoluta negrura encendimos una vela, y a la luz de su débil y juguetona llama y sin más distracciones observé de nuevo tu rostro. Habían pasado años desde la última vez que lo miré realmente sin una pantalla ni filtros absurdos de por medio y seguía siendo tan hermoso como recordaba.

En ese momento di las gracias a la naturaleza porque con aquella nuestra de nuestra insignificancia me hizo hallar de nuevo ese amor que creí extinto tras la jungla de pantallas tras las que habían girado nuestras vidas.

Anuncio publicitario