Siete Cartas

por Bufón loco

muerte

“Qué curioso es el destino. Desde siempre hemos creído poder cambiarlo, y sin embargo, un simple gesto como es barajar unos pocos pedazos de cartón nos hace plantearnos si este está ya escrito. ¿Será el desconocimiento de lo que nos depara, el que nos origina el miedo? ¿Miedo a que? Una vida representada por siete cartas. Un inicio. Un fin. Y entre medias… ¿Qué importa?”

Sus manos barajan con seguridad las cartas. Su rostro envuelto en penumbra muestra autentica concentración. Ante él una mesa de madera con dos velas que iluminan un simple cuchillo. Termina de mover las cartas, y las apoya con respeto sobre la mesa tal y como dicta el ritual que tantas veces ha realizado. Una a una extrae siete cartas y las coloca en forma de “V”. Las siete cartas que decidirán el destino de la mujer que se haya frente a él amordazada.

Con la voz como un susurro dice: -Concéntrate… ¿Qué carta quieres que destape?

Ella con las manos fuertemente atadas a la espalda se revuelve e intenta emitir un desesperado grito.

-¿Te ocurre algo? ¿Tienes miedo?- El mira fijamente sus llorosos ojos hace una breve pausa y continúa: -Ya sé lo que te pasa… Estas ansiosa por conocer lo que te deparan los hados…-

La mujer niega con la cabeza y sigue intentando zafarse.

-Tranquila, esto lleva su tiempo… ¿Notas como las energías místicas nos rodean?… Si… Empiezo a notarlo…- Mientras dice esto extiende su mano y da la vuelta a una de las cartas del borde. Se desvela “IX. El ermitaño”- ¿Quién lo diría? ¿Sabes lo que significa esta carta?… Para que luego digan que el destino no está escrito…-

Una breve pausa que a ella se le antoja una eternidad, mientras mira a su alrededor. Una pequeña y oscura habitación sin ventanas, con una única puerta como posible escapatoria.

– El Ermitaño… ¿No te resulta gracioso? Esta carta indica que debes aceptar tu soledad… Pero no te preocupes. El que sea la primera carta indica que esta situación va a finalizar… ¿No te intriga saber qué es lo que te está pasando?…- Una mano levanta la carta contigua. “VII: El carro”. -¿Has visto? Hoy es tu día de suerte. ¿Sabes porque te lo digo?… Esta es una de las mejores cartas. Promete un cambio inminente que te dará una feliz mejora en tu vida… ¿No te sientes afortunada de haberme conocido?… Pero espera… Aún hay más…-

“X: La fortuna”.

-¡El futuro! ¿Imaginas cuanto pagaría cualquiera por conocer lo que le depara el futuro?…- Una sonrisa se esboza en su lúgubre rostro, mientras ella clava su mirada en la rueda que aparece representada en la carta.-“La Fortuna es un buen futuro… Un milagro va a cambiar tu vida. ¿Sabes lo que estaría bien?… Tal vez te parezca una tontería…-

Una de sus manos acaricia el filo del cuchillo y finalmente se apoya en el mango.

-¿Y si yo soy ese milagro?

La mano se aparta grácilmente del cuchillo y desvela el siguiente cartón. “VI: Los amantes”.

-Los amantes… No sé porque pero sabía que saldría esta carta… Desde luego, hoy no eres la única afortunada…-Su lengua moja los resecos labios y continua hablando mientras la mujer vuelve a retorcerse.- ¿Te imaginas? Los dos amantes… jajá jajá…-

El cuchillo pasa a ocupar su mano izquierda, mientras con la derecha desvela la quinta carta. “XVIII: La luna”.

– La llamada de lo desconocido… La luna… Nuevas experiencias…- Él no logra evitar que una sonora carcajada se escape de la garganta. Hace una pausa hasta que se calma. Su rostro se transforma en una horrible mascara de carnaval y como el sesear de una serpiente escupe sin apenas mover los labios – ¿No encuentras esta velada especialmente divertida?… No, no respondas… Ambos sabemos la respuesta…-

El cuchillo baila en el aire como una batuta dirigiendo un tenebroso vals, mientras la sexta carta se da la vuelta. “XIII: La muerte” y los ojos de la mujer se clavan en la imagen de “La innombrable” impregnando de miedo la escena.

-¿De qué tienes miedo?…- Él se levanta de la silla cuchillo en mano, y con paso tranquilo se sitúa detrás de la mujer. Ella tiembla al percibir la oscura presencia, y sus ojos se llenan de lágrimas cuando uno de los brazos de su némesis la abraza y el otro cuchillo en mano acaricia sus cabellos envueltos en sudor.-Tranquila… no tienes nada que temer… Esta carta representa tus mayores temores… ¿Quién no teme perder algo o alguien querido?… Mira, esa última carta sin voltear representa el fin, el resultado, la conclusión, la clave de todo este juego… No temas, la levantare desde aquí para que no sientas miedo…-

Deja de abrazarla. Extiende su mano y toca suavemente el reverso de la séptima carta. Un reguero de sangre salta sobre la mesa. Una tétrica lluvia carmesí acompañada de los últimos suspiros de la inocente victima sirven de telón de fondo para las palabras del asesino. Unas palabras susurradas al oído que poco a poco se transforman en silencio.

-Lo más divertido de todo, es que nuestro destino final siempre es el mismo… ¿Te das cuenta de lo afortunada que has sido?…-

___***___

Re-subo este relato que en algún momento quise que fuese un cortometraje casero conmigo de tipo siniestro XD

Anuncios