Somewhere in Providencia

Esta isla del tesoro perdida y olvidada en el inmenso océano es para ti

Mes: febrero, 2019

Le llamaban monstruo

Desde que podía recordar todo el mundo se refería a él como «monstruo». Es posible que fuera por lo amorfo de su complexión física, sus rasgos perturbadores, por la insalubre pestilencia que desprendía, por el antinatural tono de voz que tenía al emitir cualquier tipo de sonido o una mezcla de todas esas desagradables características.

El día que devoró viva su primera víctima y disfrutó con los gritos de desesperación y el sabor de la sangre fresca supo con certeza que no se trataba de un apodo infundado.

Hay en la oscuridad de la noche – Acróstico

Hay en la oscuridad de la noche
Algo parecido a un milagro
Y que desprende ilógica magia

Entra por las ventanas
Navega entre las sábanas

Lo sientes yacer en la almohada
Atando los sueños con redes de araña

Orando por permanecer a tu lado
Sacudiendo tus entrañas
Conociendo tu yo interior
Usando tus olvidados recuerdos
Rodeándolos de onírica gracia
Inscribiendolos en la tablilla
De historias sepultadas
Acaba diciéndote adiós
Dejando una atrás una semilla

Desvaneciente simiente
Esperando seguir viva

Latiendo
Aunque su tiempo sea finito

Nada queda al despertar
Oscuridad y vacío
Cuándo quieres darte cuenta
Ha desaparecido
En algún lugar más allá del sueño

Valiente (Brave)

Pasaba las horas perdidas
Perdida mirando la corriente
Al fondo la ciudad respiraba
Mostraba sus afilados dientes
Indiferente

Desde lo alto del puente acerado
El mundo parece diferente
Diferente es quien lo mira
Oteando nuevos horizontes
Inalcanzables

El rio murmuraba en la distancia
La invitaba a dar el paso
El último paso
El que dice adiós a una existencia
Inalterable

Ella echa una última mirada
Despliega sus blancas alas
Y planea sobre las aguas
Dejando surcos de plata
Inolvidables

___***___

Vale, no he podido evitar comprar la edición limitada del «Brave live 2013» y claro, me inspira… La historia músical de una chica que se encuentra en lo alto de un puente con intención de acabar con su vida. Un disco conceptual que entra en mi personal TOP 3 de discos (Todos de Marillion por supuesto). Un viaje músical que homenajeo con estas líneas. Os invito a escuchar «Brave» al completo (En el disco recomiendan volumen alto y luz tenue… Estoy completamente de acuerdo por la atmósfera que desprende)… Si no lo conocéis puede que os sorprenda ese viaje.

Espero que os haya gustado.

¡Nos leemos!

Microcuento – Demasiada calma

El Dios de la Destrucción levantó la cabeza y miró melancólico el horizonte. Alargó su pálida mano, bebió un último sorbo de sangre fresca y se levantó de su trono de cráneos.

Había llegado su momento.

La tierra llevaba tranquila demasiado tiempo.

___***___

Uno de los microcuentos enviados a microcuento.es

The key

As a child I found an old rusty key of strange bas-reliefs hidden in a hole under a rotten wood in the attic.

Year after year I searched obsessively for the lock that kept the secrets that the key served me on a silver platter. I traversed until the extenuation the most forgotten sites, the most hidden ruins and the most ungodly temples, but the search seemed to be in vain until one night of new moon hit me with the gate.

It was through the darkest gallery of an ancient crypts devoured by time in the dim light of a torch. At the end of a corridor covered with  spider webs a heavy stone door carved with twisted figures from other eras. The same twisted figures that shaped the precious key that accompanied me always chained to my neck.

The key fit perfectly in the keyhole. It turned with the creaking and shuddering of heavy gears, and the door opened ceremoniously with the creaking of its hinges and a cloud of dust. When the dust dissipated, the discovery of what was on the other side horrified me.

It horrified me and I fell in love. That’s why my last conscious acts were to lock the door behind my back, undress and surrender to the cold embrace of the throbbing and obscene darkness that had been locked there for eons waiting for my arrival.

Microcuento – La creación

La Diosa miró con desconfianza su creación.

«En su pecho un corazón que guíe los impulsos.

En su cabeza un cerebro que aplique lógica.

¿Porqué siempre terminan chocando

Buscó durante eones resolver ese problema sin fruto. El día que el primer humano vio la luz, para que no se notaran demasiado los errores y conflictos de los dos dones que le había dado, la «obsolescencia programada» fué su último don.

Crossing between stars

Lights in the distance
Dancing lights in the dark
What gives life to diffuse shadows
Shadows under lonely feet
Like yours or mine
Lights that blink and turn off

Could it be stars?

Lighthouses that guide the forgotten
Hiding the most unknown fears
Fear that goes from our hand
As faithful and violent dogs

Lights that are left behind
After passing quickly by your side
Followed by one more
And another …

Does anyone else feel them?

Lights visible from space
Splashing the globe
Like a disease
That is infected by the look

Have you ever seen the stars?

A grandfather asks his grandson
We travel between them
Although such a useless knowledge
This condemned to oblivion
Like you
Like me
How the world what
We know

(Or that we once knew)

Microcuento – Después de la tormenta

Estalló la tormenta solar y la tierra se silenció y oscureció. Sin comunicaciones para la población fué como si todo hubiese viajado a un lejano pasado en el que la tecnología no era más que ciencia ficción.

Y así en mitad de la más absoluta negrura encendimos una vela, y a la luz de su débil y juguetona llama y sin más distracciones observé de nuevo tu rostro. Habían pasado años desde la última vez que lo miré realmente sin una pantalla ni filtros absurdos de por medio y seguía siendo tan hermoso como recordaba.

En ese momento di las gracias a la naturaleza porque con aquella nuestra de nuestra insignificancia me hizo hallar de nuevo ese amor que creí extinto tras la jungla de pantallas tras las que habían girado nuestras vidas.

La silla

Ella siempre había sido una silla de madera normal, con el respaldo abierto, y con el asiento sin ningún tipo de tapizado ni cojín. Estaba alojada desde hacia varios años en un triste despacho de la comisaria de West Valley, y sobre ella se habían sentado multitud de culos de diferentes cargos. Vamos, para cualquiera se trataba de una silla normal, y era usada para los usos normales que se les dan a las sillas. De escalera para alcanzar innumerables objetos colocados sobre altos armarios, de columpio, uso por el cual había recibido algún golpe que en alguna ocasión la había causado que se le saltara alguna esquirla, de asiento normal y corriente, de original lugar sobre el que alguna pareja de policías se habían puesto a hacer el amor, llenándola luego de sudor, incluso en una ocasión en una discusión entre un policía y su superior había servido de arma arrojadiza… Y ella se sentía contenta por ser usada para tan normales fines, hasta que un día…

Aquí tenéis el presupuesto para cambiar todo este mobiliario obsoleto que tenemos en la oficina- Le dijo un hombre gordo con las manos grasientas mostrando un sucio papel al jefe de la comisaria.

-¡Menos mal!, has tardado mas de dos semanas en darnos ese presupuesto… ¡Estos viejos muebles ya huelen a rancio!- Le respondió el hombre que durante los últimos meses se había sentado sobre ella cogiendo a su vez el papel y echándole un vistazo. A los pocos segundos le dijo – Veo que no has olvidado poner mi sillón que sustituirá a esta incomoda silla. ¡Menos mal, un poco mas de tiempo sentado sobre ella, y habría sufrido una lesión irreversible en la columna!

La silla al oír esto, se alarmo, y su mente se nublo, hasta el limite de que por sus extraños e incomprensibles sentidos no llego ningún tipo de información mas allá de aquellas palabras que acababa de escuchar. “Estos viejos muebles ya huelen a rancio” Se repitió para si misma… ¿Por qué decía aquello? ¿Acaso no había servido a todo tipo de fines solo por el bien de todo aquel que se hubiera sentado sobre ella?. “sillón que sustituirá a esta incomoda silla” ¿Se había referido a ella? Sustituirla… ¿Por qué? ¿Por qué? ¿Por qué? ¿Por… Sus sentidos se nublaron haciéndose una y otra vez esa pregunta, y todo para su hasta ahora feliz vida se volvió oscuro…

El hombre grasiento salió por la puerta, cerrándola tras de si. Y el jefe de policía se acerco al Viejo Gramófono que tenia sobre un armario para poner como todos los días el “Claro de Luna” de Beethoven. A la silla siempre la había gustado aquella pieza de música, la cual la transmitía una fuerte carga de melancolía, Y la hacia pensar en que su “vida” podría cambiar. Pero aquel día la sonó especialmente triste, como si su compositor hubiera querido hacer de ella un réquiem por todas las cosas insignificantes y a las que no se las da la importancia que se merecen… Y con esa música recorriendo todos sus sentidos se le ocurrió una idea… Comenzó a imaginar que todas las fibras que formaban su cuerpo, comentaban a moverse, hasta hacerla parecer que tenia vida, al menos de la forma en la que nosotros conocemos como vida… Eso habría querido en esos instantes. Y no se sabe si fue por su fuerza de voluntad al negarse a que la trataran como un trasto viejo, o por que en el fondo de todas las cosas , aunque estas sean inanimadas existe un poco de vida, El caso es que noto que crujiendo, su cuerpo comenzó a moverse…

Unas pocas hora después se formo un enorme revuelo por todo el pueblo, cuando en el periódico de las noticias locales de la tarde se dio una extraña pero espeluznante noticia, la cual rezaba así:

MISTERIOSO ASESINATO EN LA COMISARÍA

Nos ha llegado la noticia de última hora en la que nos informan de que Wilbrun Halwey el jefe de policía local, a aparecido muerto en su despacho de la comisaria en extrañas circunstancias. Al parecer un compañero encontró el cadáver en el suelo con la cara desencajada por el terror, y con la silla de su despacho atravesándole con una de sus patas el estomago, bañando todo el suelo con la sangre aun fresca. La policía ha detenido de manera cautelar al principal sospechoso, Brian Palmer un comercial de la famosa cadena de mobiliario para oficinas “Maderas Office S.A.” que según dicen los testigos fue el ultimo en verle con vida. De confirmarse que hubiera sido el autor de tan atroz asesinato, le seria impuesta la pena máxima. Nuestras más emotivas condolencias para la familia de ese gran defensor de la ley. Le recordaremos siempre

___***___

Uno de los primeros relatos que escribí hace ya… La tira de años. No sé si se puede decir que es aceptable, pero le tengo cariño.

¡Espero que lo disfrutarais!

Gárgolas

gargolas

Deja que cuente la historia de esas sombras que nos observan. Escucha atentamente las palabras que nunca escucharas de sus inmutables muecas.

Horribles bestias de piedra agrietada que sonríen, se burlan, lloran y gritan pero no sienten. Erigidas hace mucho tiempo cuando aún se creía. Yo sigo creyendo que nos observan aunque su mirada no es más que eso, una grabación eterna en sus inmóviles retinas pétreas que jamás se cierran. Soportarán heladas con afilados témpanos colgando de sus serpenteantes lenguas o garras. Resbalará la lluvia por sus impenetrables escamas. El sol y la luna formarán grotescas sombras sobre los muros que las sostienen. Vivirán mi vida o la tuya como han vivido las de infinidad de generaciones, sin importar rangos o clases. Pero al final caerán y serán olvidadas, como tantas efigies de olvidados dioses cayeron.

¿A quién le importa?

___***___

Re-subo este escrito de los inicios del blog. Apenas ha tenido lecturas (2 o 3 en cuatro años) y a mi personalmente me gusta al ser completamente del estilo de escritos que me gusta escribir.

¡Disfrutarlo!