Somewhere in Providencia

Esta isla del tesoro perdida y olvidada en el inmenso océano es para ti

Mes: diciembre, 2018

Bajada a los trasteros

La fuente de mis terrores se haya en los trasteros.

El típico miedo a lo desconocido.

A lo que puedan ocultar trás sus puertas el resto de vecinos. Esos largos y laberínticos pasillos recorridos por tuberías cubiertas de polvo y telarañas. Esas hileras de puertas metálicas corroídas por el óxido. Esas parpadeantes y ténues luminarias fluorescentes con temporizador que te dejan vendido a la oscuridad cuando menos lo esperas. Ese sepulcral silencio que magnífica el sonido de las goteras o el eco de mis pasos. Cualquier paso. El horror de sentirte observado. De no saber que habrá tras cada recodo de estas criptas de trastos inútiles.

Pero mi mayor temor en estos sótanos es que alguna vez se descubra la demencial criatura informe y tentacular que alimento y cuido con cariño trás la puerta oxidada de mi propio trastero.

Anuncios

Mientras duermes

Observo tu carita
Mientras duermes

Esa paz que trasmites
Respirando plácidamente
Con tus pestañas entrelazadas

¿Qué sueños estarás viviendo
En el Interior de tu cabecita?

Deseo que puedas atesorarlos
Y que no los pierdas
Condenandolos al olvido

Lo deseo
Lo deseo tanto…

Tal vez así el futuro
Sea como alguna vez soñamos
Aquellos que perdimos
Con la inocencia de la niñez
Toda esperanza

Microrrelato – Séptimo día trás el solsticio de invierno

Amaneció soleado. Brillante. Un día que sonaba a coros de aves y zumbidos de abejas. A saltos de agua entre las rocas rodeados por almendros en flor.

Un triste veintiocho de diciembre, séptimo día trás el solsticio de invierno. El clima estaba gastando una broma pesada y esperé sentado en un banco al sol que llegará la helada y las nubes salieran de sus escondrijos riendo a carcajadas.

Cruce de caminos

Ocurrió en el breve lapso de tiempo
Qué sucede en el cruce de caminos
De dos perfectos desconocidos
En direcciones opuestas

Le miraste a los ojos
El té devolvió la mirada
Ambos sonreísteis
Se sonrojaron vuestras mejillas

Hay quien lo llamará magia
y quién dirá que fue química
Destinos cruzados
Tonterías al fin de al cabo

Después de todo
Continuasteis vuestro camino
Como si nada hubiese pasado

La mayor desventaja de ser su único hijo

Se despertó emocionado antes de que el sol asomará sus rayos en el horizonte y que los gallos se limpiarán las legañas. Se calzó y corrió hacia el salón donde estaba plantado el árbol de Navidad y colgaban los calcetines. En el breve camino que separaba la habitación de su destino se preguntó si estaría todo lo que había pedido. Había hecho todo lo posible por ser un niño bueno durante el año así que sus expectativas eran grandes.

Al llegar su decepción fué enorme. Bajo las ramas del árbol no aguardaba ni un solo paquete mientras a lo largo y ancho del mundo millones de niños hacían realidad sus ilusiones. Su padre aún no había regresado de trabajar. Esa era la mayor desventaja de ser el único hijo de Papá Noel.

El árbol sin estrella

Como cada año en estas fechas llegó el día de montar el árbol de Navidad. Bajamos al trastero a rebuscar las cajas con los adornos entre los cachivaches sin utilidad que almacenamos para reutilizar algún día que nunca llegará. Finalmente nos pusimos a colocar en familia bolas plateadas y cintas doradas sobre las ramas de plástico.

¿Alguien ha visto la estrella?

La caja estaba vacía y la vieja estrella de madera pintada de blanco era lo único que faltaba para coronar el colorido y brillante árbol de Navidad.

Nos miramos unos a otros con cara de interrogante, pero nadie parecía saber el posible paradero de la estrella.

-No os preocupéis por eso. ¡Aquí está mamá! Os traeré una estrella en menos de un minuto- Dijo mi madre colocándose unos guantes y dirigiéndose a la puerta del jardín con prisa.

Efectivamente en menos de un minuto estaba de vuelta con una cegadora estrella entre sus manos. Había dejado la escalera apoyada en la fachada y en la estrellada bóveda nocturna un hueco oscuro justo en mitad de la nebulosa bola de nieve azul.

—***—

¡Feliz Navidad a todos!

With gorgon’s eyes

Look, I was warned
And here I am lost forever.
For pursuing a dream
An utopia
With swirling hair
Latent of life
And organic forms
Of serpentine movements

Look, I was warned
For the oracles
And the old wise men
And the tavern patrons
And children’s stories
What they take away from sleep
On the darkest nights
When the flames fade
In volatile smoke threads

Look, I was naive
For believing that magic did not exist
For thinking that
Those worn bodies
Petrified
They would be something of a past
Far
So far

And now here I am
Seeing my bones turn
Organs, Muscles and skin
Cold inert stone
And all for looking directly
The eyes of the gorgon
And try to say without words
What escape from my paralyzed lips
A simple
“I need you”

Microrrelato – Tardes de Whisky barato y besos

Llegaron para quedarse las tardes de Whisky barato y besos. Acompañadas de noches de pasión y sexo. Su otra cara eran las mañanas de jaqueca y mareos pero con risas y sonrisas. Llegaron tiempos felices que quise atesorar hasta que un día sin previo aviso la cama amaneció completamente desierta.

¿Why you do not talk to me?

I strike your chest with all the strength

¿Why you do not talk to me?

My eyes do not stop flowing
What is spilled in waterfalls of frustration 

¡Wake up fuck! ¡Awake!

I support my head on your frozen thorax
While I beg to feel
What moves inside you
Inert silence
No heartbeat or breathing

¡Tell me something please!

Your crystalline pupil returns me
A decadent reflection
The one of a desperate man
For feeling life
In a body that was always dead.

¿Why did you have to drain your battery?

Breve encuentro

Me das un pequeño beso en el cuello
Cerca del nacimiento de la oreja

– Esto es un juego qué tengo con mis amigos

Me dices susurrando.

– No sé cómo serán tus amigos
Pero yo no soy de piedra
Y mi límite contigo creo que es ínfimo…-

Te digo mientras observo
Tus carnosos y brillantes labios
Tan pícaros

– Ji ji ji ji ji –

Repites la jugada
Y a tu contacto me estremezco
Mi reacción es besar tus labios
Fugaz beso

Mi única intención
Demostrar que voy en serio.

– ¿A eso le llamas beso? –

Dices en tono burlón
Atacas mi ego
Y yo que no soy de piedra
Te agarro la cara y fusiono
Mis labios con los tuyos

Tu respuesta es tan clara
Como mi reacción

Nuestras lenguas se enlazan
Y comienzan a jugar
Mientras mis brazos
Por iniciativa te acomodan
Sobre mi regazo
Tu hábitat natural

Ya no hay palabras
Sólo besos y magreos
Mis manos acarician tu trasero
Y no se detienen ahí
Incursionan tu cintura
Tus perfectos y pequeños pechos

Tú en sintonía
Te amarras a mi cuello
Y entre profundas respiraciones
O jadeos
Tus oscilantes caderas
Otorgan vida
A lo que no debía ser despertado

Se escucha un ruido arriba
Nos quedamos paralizados
Para el resto del mundo
Esto no está pasando

En silencio me arrastras a tu cuarto
Cierras la puerta
Me tumbas sobre tu colchón
Te tumbas sobre mí

Continúa la función
Segundo acto

En este punto se necesita protección
Más allá de simples besos

Tu sobre mí
Cabalgando
Y yo sintiendo tu cálida humedad
Fluyendo y resbalando
Los dedos de mi diestra
horadando tus orificios
La otra mano silenciosa
No detiene las caricias

Finalmente estallamos

Caes rendida sobré mi
Apoyas tu cabeza sobre mi pecho
Te arropo con un abrazo
Sincronizamos latidos y respiraciones
Beso tus cabellos

Me miras a los ojos
Tu sonrisa continua ahí
Tan linda

-Necesito más de tí –

Dices susurrando, mi chica
Me arqueo con avaricia
Para continuar
Bebiendo insaciable de tu boca
Tan rica

Rodamos en la cama
Tiemblan las sábanas
Tu suave piel es ahora la mía
Y chiquilla
Ya no hay mas caricias
Solo cuerpo a cuerpo
Sin reglas
De mutuo acuerdo

¿Como acabó la noche?

No lo sé
No lo recuerdo
Y no quiero recordarlo

Se ha quedado esta escena
De nuestro breve encuentro
Instalada en mi cerebro
En ese pequeño arcón
Donde guardo
Mis más ardientes secretos