Somewhere in Providencia

Esta isla del tesoro perdida y olvidada en el inmenso océano es para ti

Mes: julio, 2014

La montaña

santiago_2Dde_2Dchile

A través de la ventana se puede ver la montaña

Inmensa, solitaria, inmóvil, serena.

Con sus grises riscos cubiertos de un manto blanco

Con sus ocultos y polvorientos senderos olvidados.

Amaneceres, ocasos, lluvias de estrellas, cielos nublados

Lluvias, tormentas, el sol destellando,

y rompiendo el silencio el viento silbando.

En algún lugar cercano bajo la sombra de su falda

Ríe un niño jugando, cierra los ojos un anciano expirando

Sobre las ramas de un ciprés un jilguero cantando

Y en una oficina un hombre observa impasible, pensando.

Anuncios

Leyendas oscuras de Providencia: Triple asesinato en el cerro

na17fo01

De entre todos los crímenes sin resolver acaecidos en Santiago, del que menos se suele hablar por lo macabro de los hechos es del triple asesinato ocurrido entre la silenciosa arboleda que cubre el cerro que se haya al norte del curso del rio Mapocho.

Los cuerpos descuartizados hallados en la mañana el 24 de Abril del año 1997 causaron un gran revuelo entre los paseantes que se congregaron alrededor de la anciana que gritando y con un ataque de histeria hayo los cuerpos. Gabriela tras visualizar un reguero de sangre que goteaba entre las escaleras encontró entre los matorrales cercanos una cabeza de hombre decapitada y a la que le faltaba el ojo derecho. En la cuenca del ojo sobresalía un dedo de mujer con pintauñas y un anillo de oro. Cuando los primeros curiosos comenzaron a llegar empezaron a descubrir el resto de miembros de los tres cadáveres que serían el recuento final.

El examen forense certifico la muerte de las tres víctimas entre las 4 y las 6 de la madrugada de aquel día. Los cuerpos pertenecían a 2 hombres y una mujer caucásicos de edad comprendida entre los 27 y 38 años indocumentados. Las amputaciones habían sido realizadas con un objeto cortante de gran tamaño no localizado, y debido a la congregación de gente que hayo los cuerpos, resulto imposible dar con ninguna prueba que sirviera para resolver el terrible suceso ya que habian removido todo alrededor.

A pesar de los años transcurridos, se sigue recomendando a aquellos que acceden a la zona que presten atención cuando visiten el lugar y que se cuiden acudir a la zona en las horas que preceden al alba, porque aunque Providencia es posiblemente de los lugares más acogedores de nuestra gran ciudad, hay historias que es mejor no repetir jamás.