Somewhere in Providencia

Esta isla del tesoro perdida y olvidada en el inmenso océano es para ti

El mar de hierba

Campo florido

Navegante de un mar de hierba.
Verde de la esperanza de la primavera
Salpicado de coloridos veleros
con pétalos desplegados
capeando armónicas olas
al son de la brisa de la mañana.

Navegante hasta que las luces se desvanezcan
y solo la estrella del norte brille como una inmóvil luz guía
a la que poder seguir hasta que despunte un nuevo día
en tu largo viaje hasta tu destino.
Desconocida y fascinante eternidad
u olvido.

Microcuento – Ella

Etérea. Volátil como la bruma se movía grácil entre las flores. Reía. La alegría que desprendía era capaz de hacer latir con fuerza los corazones de piedra.

¿Qué fue de ella?

Desapareció sin más, como un sueño. Como un anhelo. Tal y como hiciste tú.

Microcuento – 22:22

Miro el reloj. ¿Cómo no? Las 22:22. Siempre que lo observo los mismos dígitos. ¿Estaré atrapado en un bucle temporal? ¿El cosmos querrá decirme algo? O… Quizá… ¿No se habrá agotado su batería?

Amanecer – Acróstico

Amanece.
Muere la noche.
Avanzo.
No hay más que hacer.
En el camino hacia el «tajo».
Caen gotas de sudor
En las calles vacías
Rodeadas de grúas.

B – Poema – Aves en el paraíso

Alegría primaveral.
Brotes verdes y cielos azules,
campos espigados
y pájaros;
un millón de pájaros
capeando los vientos
y entonando himnos
a la pura libertad.

Sombras entretejidas
en las aceras vacías,
tórtolas en la calzada,
mirlos en las ramas,
gorriones en la baranda
y erigiendo nidos de barro
en el alfeizar de la ventana
unas golondrinas.

Las nubes se tornan grises,
se oscurece el día.
Rayos y centellas.
Redoble de truenos
y bajo la tormenta
las aves juegan
como antes los niños,
a sortear gotas de lluvia.

Relato – La torre

Siempre, cuando el sol comienza a ocultarse en el horizonte, miro al cielo esperando vislumbrar de nuevo la torre. Una inmensa estructura de piedra blanca entre las nubes que reflejaba los últimos rayos de luz como trazos mágicos de plata. Una inalcanzable figura que se desvanecía como la niebla en las mañanas otoñales. Un sueño que anhelo repetir algún día, aunque en mi interior sé que se desvaneció para siempre al despertar aquella mañana del mes de mayo después de una noche de vanos intentos por traspasar sus oníricos muros.

Fue acompañante de mis solitarios paseos por el viejo camino que lleva al molino durante muchos años. Pasiva observadora de mis escarceos amorosos a la sombra de las encinas con aquellas mujeres que me enseñaron todo aquello que desconocía del amor. Silenciosa confidente a la que susurraba sinceros deseos de poder alcanzar sus muros. Un monumento a la soledad que hacía pensar que aguardaba imperturbable en su lecho de algodón blanco mi llegada. Una columna de marfil que incitaba a viajar a los años en que los cuentos para niños eran una bella y tangible realidad.

¿Podría alguien afirmar que estoy loco si digo que pasé buena parte de mi juventud mirando ensimismado esa torre que solo ante mis ojos era tangible? ¿Podría alguien reprochar mis vanos intentos por llegar a lo más alto, hasta las puertas del cielo para alcanzar mi único sueño?

Fueron horas de espera al ocaso que ahora se me antojan siglos, esperando a que sus majestuosas puertas se abrieran desplegando un puente de brillantes estrellas. Horas perdidas desde el momento en que dejando todo atrás, inicié el ascenso hacia lo desconocido. Hacia lo único que creía real en ese mundo interior que se había forjado bajo la atenta supervisión de la imperturbable torre.

Recuerdo con especial emoción, aunque con inmensa tristeza la tarde en que se disipó todo. Hilos de cálida luz se filtraban entre las verdes hojas de los árboles, mientras una suave brisa hacia bailar el manto de flores de mil colores desde el que observaba emocionado como todos los días a mi gloriosa acompañante. Al este, el cielo comenzaba a oscurecerse salpicado por unas pocas estrellas y el sol, lenta pero inexorablemente se ocultaba tras los lejanos riscos dejando en el ambiente un maravilloso contraste de luces y sombras.

Rememoro cómo un día más, me di por vencido y me dispuse a esperar impotente como los blancos muros se transformaban en filigranas de humo llevadas por el viento. Pero aquel día eso no ocurrió. El sol se ocultó dando paso a una noche de ensueño y pude ver como de las oscuras ventanas de la torre salía un resplandor de tenue coloración, acompañado del sonido de un sollozo que inundó el ambiente con un manto de profundo pesar. La luna llena hizo acto de presencia en la escena, desvelando con su brillo un puente de lágrimas que bien podrían haber sido perlas, que descendía desde el firmamento hasta escasos metros de la posición en que me encontraba.

Ante mí se abría el camino que había esperado durante tanto tiempo y mis músculos comenzaron a responder de manera acorde a la situación: temblando. Avancé tambaleante hacia el puente, temeroso de que su plateado firme no fuera más que una ilusión mostrada ante mis ojos por los deseos largamente macerados en mi interior. No fue así. El mero roce del pie con la perlada pasarela hizo que mi cuerpo comenzara a elevarse sujeto por invisibles filamentos en dirección al origen de mis más profundos sentimientos.

En unos instantes sobrevolaba la oscura extensión de tierra que era mi mundo, sabiendo que mi destino se hallaba cada vez más próximo. Me pareció sentir que las negras sombras de la realidad extendían sus oscuros miembros intentando atraparme, pero la fuerza de un sueño al borde de ser alcanzado logró imponerse, hasta depositar mi cuerpo ante los muros de la torre. Una sensación de júbilo recorrió todo mi cuerpo y corriendo entre el campo de sólidas nubes rodeé la torre buscando una puerta; el acceso al interior del nuevo mundo que me aguardaba. Finalmente la encontré, imponente como la boca de un titán clamando por su liberación, pero para decepción mía cerrada a cal y canto.

Golpeé y grité con todas mis fuerzas, pero no hubo respuesta a mis continuas llamadas salvo aquel lamento que inundaba el ambiente y que por momentos parecía aumentar su volumen hasta casi parecer un vendaval de melancolía. Mi cabeza comenzó a dar vueltas y continué golpeando la puerta hasta que el cansancio hizo que de mis labios surgiera un sollozo desesperado que se unió al triste canto que ya imperaba en el ambiente.

«¿Por qué mis llamadas no obtenían respuesta?»

«¿Por qué quien fuera que habitara la torre no hacía caso a mis ruegos?»

«¿Por qué la espera que había sufrido durante años había quedado condenada a convertirse en una ilusión como tantas otras perdidas?»

«¿Por qué…?»

Al despertar supe que no vería nunca más la torre. Que no contemplaría nunca más sus muros de piedra blanca sostenidos por ilusorias nubes. Que no observaría nunca más los últimos rayos de sol reflejando destellos de oro y plata sobre su argentina superficie. Porque el último paso lo había dado sin llegar a alcanzar la cima de mis deseos. Porque he perdido la capacidad de soñar como sueña un niño perdido con viajar surcando los cielos al país de Nunca Jamás.

Pequeña fábula de Minerva

Minerva

Sentada sobre un tocón en un bosque olvidado,
descansa Minerva de su madrugador paseo.
Los pies descalzos sobre hierba con perlas de rocío.
El murmullo de un riachuelo manando.
Chispean hojas de cobre, plata y oro.
Se mecen.
Danzan un último vals ante la inminente llegada del frío.
Tocan el suelo y descansan.

Desde lo alto de una vieja rama
un mochuelo la observa, la llama.

«No te duermas Minerva,
pues se acerca el alba.
No te duermas Minerva,
vive la mañana.
Escucha Minerva, el silencio romperse.
No dejes que el despertar del nuevo día
se lleve consigo los sueños,
las alegrías,
el resplandor de las estrellas,
su reflejo en las calmas aguas,
las caricias de la brisa,
el canto de los grillos,
el bostezo de los niños…»

El sol se asoma tímido entre las ramas.
El mochuelo cierra los ojos y sueña.
Minerva se despereza,
se pone de pie
y camina,
abrazando un nuevo día.

La ola

Ola 2

Hola.

Naciste mar adentro, donde el infinito azul del mar se codea con el cielo.

Hija de la luna y de las mareas.

Naciste para avanzar siempre, sin detenerte.

Saltas sobre las aguas haciendo cabriolas.

Vestida con una corona de blanca espuma y un vestido de burbujas, sorteas los navíos dejando tu plateada estela.

Saludas a las gaviotas
cuando te acercas a la costa.

Regalas un último brindis al sol
cuando acaricias la playa.

Llega el final del viaje.

Te mezclas con la arena.

Desapareces dejando un fugaz y húmedo legado.

Adiós.

B – Necesitamos guerra

Una simple chispa y comienzan a crepitar las incontrolables llamas de la guerra. Necesitamos guerra para vivir. Coger un fusil de asalto colgado y atado con telarañas a nuestro sombrerero y salir a disparar. Disparar indiscriminadamente. Al cielo o a tu vecino, lo mismo da. Sembrar de cuerpos inertes las calles, los bares, los parques y hacer que fluya la sangre. La sangre que alimente el nuevo renacer del hombre.

La solución a todos nuestros problemas es la guerra. Siempre lo ha sido y lo será. Fuente de nuestra evolución. Evolución forjada a fuego, sangre, acero, pólvora y lágrimas. Mares de lágrimas. Necesitamos guerra porque todo se acaba. Porqué sin guerra guerreamos y echamos bilis sobre todo lo que alguna vez construimos pensando en un futuro.

¿Quién quiere un futuro cuando se puede respirar y saborear la guerra?

___***___

Cada día que pasa crece en mi cabeza la idea de que inminentemente va a estallar una catastrófica guerra. Las piezas están ahí colocadas y solo falta ordenarlas. Terrorismo, desinformación, odio al vecino, crisis, trabajos precarios, descenso demográfico, egoísmo generalizado, indiferencia, cambio climático, aumento de la desigualdad…

Son tantos factores confluyendo en una única dirección que a la mínima puede saltar la chispa. Sobre todo porque la guerra siempre ha salido al paso para solventar todos los problemas. Todos los problemas del equipo vencedor.

¿Que opinas de esto?

Publicado el 10 de Octubre de 2020

Relato – La fuente

Buscando santuario en un paraje apartado de miradas ajenas, llegué a una plazuela olvidada por el tiempo, situada al final de una intransitada callejuela tras las irregulares líneas de viejas edificaciones en ruinas. Allí, inmutables, reposaban las aguas de la fuente.

Una fuente de piedra entre las sombras de enmarañadas hiedras y milenarias higueras, cuyas ramas enroscadas elevaban a la categoría de arte la caprichosa arquitectura de la naturaleza. Formando cúpulas y arcos de tonos verdes imposibles acompañadas de la orquestación de las hojas silbando al son del viento y el murmullo del fluir del agua.

Casi se podía palpar la tranquilidad que manaba de las cristalinas aguas reflejando aquel templo que invitaba al culto, al pensamiento contemplativo y la meditación. Invitación que acepté gustoso, saciando la sed con sus heladas aguas y quedándome sentado en su borde, respirando la espiritual ambientación de aquel lugar que parecía extraído de algún antiguo cuento o leyenda.

Me dejé arrastrar por las ensoñaciones que incitaba, y ante tanta calma en estado puro, me pareció sentir alrededor la inusual presencia de todas aquellas criaturas que sabiamente nos ocultan su existencia. Hadas y duendes observando tras el follaje. Bailando, cantando, saltando, haciendo cabriolas y el amor entre las ramas, como si este mágico refugio estuviese apartado del mundo y aquellos seres mitológicos no tuviesen nada que temer del despiadado ser humano.

Cuando desperté de aquel místico sueño estaba ya muerto. El ancestral veneno diluido en las aguas de aquella fuente me había arrebatado la vida sin dolor ni castigo. Dejando a su vera, un cuerpo que parece eternamente dormido y un espectro que intenta advertir al viajero sediento para que no sucumba al cautivador embrujo de este paraje de ensueño en el que han perecido tantos incautos como yo.